martes, 6 de diciembre de 2016

Volumen 14 Capítulo 4

Volumen 14 Capítulo 4
El Comandante que inquieta
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por AMarauder

Weed decidió comprar la estatua de El murciélago vampiro de la Cueva Shaspin. El dueño de la tienda no pedía casi nada por la escultura, ni siquiera cubrió el valor de los rubíes. “Solo son 3 monedas de oro. Espero que ayudes a Gudolph a cumplir sus sueños.” Gracias a la historia de Weed sobre la escultura, el dueño de la tienda lo veía con buenos ojos. “No sabía que tus esculturas eran tan buenas; con mucho gusto compraré las esculturas que hagas por el doble del precio.” A pesar de que el doble del precio original no era demasiado, podría ganar dinero después de descontar el precio de los materiales. Incluso podría ser capaz de vivir de la creación de esculturas. “¿Seguro que puedes permitirte comprarlas a ese precio?” – preguntó Weed cortésmente. La actitud arrogante de Guldeon había desaparecido a partir del momento en que se ofreció a pagar el doble del precio que había ofrecido originalmente. “¡No es un mal trato, ManoVirtuosa! Si haces trabajos ordinarios, ¡no te lo perdonaré!” “Todavía tengo mucho que mejorar para llegar a ser un buen escultor, pero gracias por el cumplido.” – dijo Weed con modestia. La humildad es siempre una virtud, pero el comerciante ya estaba habituado a tratar con otros escultores, por lo que sabía cómo tratar este tipo de conversaciones. “¿Cómo no podría entender el corazón de un artista?” “……” “Los artistas tienen el hábito de subestimarse a sí mismos, por eso tengo la convicción y el orgullo como comerciante para dar siempre un precio justo. Me gustas, estaría encantado de vender tus esculturas en mi tienda.” “……” Al final, Weed compró la escultura de El murciélago vampiro de la Cueva Shaspin y recibió una nueva misión. ¡Ding!

Nueva misión: [Los murciélagos vampiro de la Cueva Shaspin].
Hay que reparar el agravio que crearon los murciélagos vampiro al quitar la vida del maestro artesano Gudolph.

Todos los guerreros enanos están obligados a participar en la batalla.

El enano que recogió la voluntad de Gudolph no debe morir.

Dificultad: ‘B’.
Recompensa:

Honor entre los enanos.
Restricciones:

Todos los enanos deben participar.

Misión obligatoria de raza.
Weed se sorprendió al ver el texto de la misión. Al mismo tiempo, todos los enanos de Kurueso recibieron un mensaje que contenía el objetivo de la misión.

Ayuda al sucesor del enano Gudolph a luchar contra los murciélagos vampiro de la Cueva Shaspin.

Si decides no prestar ayuda en la misión, serás deportado de Kurueso y la raza enana se volverá hostil.
Los enanos eran una raza muy orgullosa; si alguien decidía no vengar un agravio dejarían de tratarlo como a uno de los suyos. “Quiero participar.” “Conquistemos la cueva de los murciélagos vampiro.” Los guerreros enanos juraron y aceptaron la búsqueda lo más rápidamente que pudieron entre gritos. “¡Encontremos al sucesor del Maestro enano Gudolph!” “¿Quién es el sucesor?” “Somos una compañía de enanos, que alguien marque el camino.” La ciudad de Kurueso estaba frenética, en unos momentos todo el mundo se dispersó pegando gritos mientras buscaban a Weed.
* * *
¡La conquista de la Cueva Shaspin! Los guerreros enanos corrían todo lo que podían mientras recogían suministros y preparaban sus equipos. Al mismo tiempo, los herreros enanos prestaban sus excedentes de armas y armaduras a todo el que lo necesitaba. “Úsalo bien y devuélvelo.” “Que tengas éxito en tu misión.” Todos los enanos de Kurueso mostraban una actitud favorable. A diferencia de otras ciudades, Kurueso contaba con muy pocos jugadores, por lo que los herreros enanos o sus guerreros no pensaban que los problemas de los demás no les incumbían. “Una misión de raza… En comparación con los seres humanos o el resto de razas, esto puede crear muchas posibilidades, ¿no crees?” “Una misión de escultores, ¡que sorpresa!” En esos momentos llegaba corriendo Herman. “Estaba haciendo armas, la mayoría no son muy buenas, pero podéis tomar prestadas todas las que necesitéis.” – dijo Herman portando un puñado de armas. En su mente eran una chapuza, pero en realidad eran muchísimo mejores que las que hacían el resto de artesanos enanos. “Nos volvemos a encontrar de nuevo, supongo que no tendrás tiempo libre para mí.” “No importa, quizá en otra ocasión.” “Eso suena bien, en cualquier caso está pasando algo grande, es la búsqueda de un escultor.” Weed se reunió con los otros artesanos enanos. Exper y Bambi eran considerados como parte de los cinco artesanos más famosos de Kurueso. Herman también era uno de ellos. A través de un representante, Fabio le regaló una de sus armaduras. Era una armadura de nivel 200 que no tenía limitaciones de clase, por lo que permitía que fuera usada por Weed. “Esta es la mejor armadura que tengo para tu nivel.” ¡Un equipo de protección especializado en la defensa y que no valía para la batalla! Era de nivel bajo, imposible de usar sin tener una [Fuerza] elevada, extremadamente pesada y reducía su [Agilidad] lo suficiente como para frustrar a cualquiera. Con ella se sentiría como un hipopótamo grande y gordo. Fabio pensaba que una armadura fuerte y con resistencia mágica era esencial para sobrevivir. “Esto no será necesario.” – dijo Weed negando con la cabeza. “¿Eh?” “No voy a morir.” La verdad era que su muerte sería una catástrofe enorme. Aunque, por supuesto, al morir su habilidad de [Transformación escultural] se disiparía y reviviría gracias a [El poder para negar a la Muerte]. Pero si los guerreros enanos veían esto, estallarían alborotados porque solo el Legendario Weed tenía esta habilidad. ‘Tengo los recuerdos de los últimos momentos de Gudolph.’ Gracias a Gudolph, había aprendido la localización y patrones de ataque de los murciélagos vampiro de la Cueva Shaspin. No estaba dispuesto a correr ningún riesgo.
* * *
“¡Adelante!” Al entrar en la cueva, Weed caminaba dando grandes pasos como si estuviera dando un paseo. “ManoVirtuosa, ¿te has vuelto loco?” – dijeron asombrados los enanos. “¿Has bebido demasiadas jarras de cerveza?” Los enanos estaban preocupados; para que la misión tuviera éxito, Weed debía sobrevivir. ¡Tenían que luchar bajo el liderazgo de Weed! Sin embargo, su confianza vacilaba al ver que su líder parecía ser muy inexperto y no paraban de mirar a su alrededor buscando dónde se encontraban los murciélagos. Pero Weed ya sabía dónde encontrarlos. “Hemos llegado.” – dijo Weed cuando se encontraba a unos 500 metros del nido de murciélagos levantando la mano. “¿Eh? ¿Qué dices?” – respondió Bindel, un guerrero enano. Bindel era un guerrero experto en más de cuatro tipo de armas; además había dominado varias habilidades de combate. Era el mejor guerrero de toda la misión. “La batalla tendrá lugar aquí.” “¿A qué te refieres? ¿Dónde están los monstruos?” “Ahora los traigo.” – respondió Weed confiado. En ese momento, todos los enanos empezaron a fruncir el ceño. “Esto es una tontería, somos expertos en batallas, a partir de ahora tomamos el mando.” “Busca un lugar seguro y descansa.” “¡Tsk! No sabes nada de los movimientos rápidos de los murciélagos, además los guerreros no tienen arcos.” A partir de ese momento, los enanos no mostraron ningún respeto por Weed, toda su confianza se había esfumado. ¡A ver qué tal luchaban cuando lleguen todos los monstruos! Cazar murciélagos era mucho más difícil que intentar cazar monstruos comunes, por lo que era importante poseer experiencia en al menos una docena de diferentes tipos de caza de monstruos. Sin embargo, todos los enanos ignoraban el pasado de Weed. “¡¿Qué haces?!” – gritó Bindel cuando vio a Weed que sacaba el Cuchillo de tallar de Zahab y se lo clavaba en el brazo. ¡Todos los enanos pensaron que intentaba suicidarse porque nadie le hacía caso! Si Weed moría, toda la misión fallaría y sufrirían una gran pérdida por todos los equipos que habían comprado. “¡Enanos, preparaos para la batalla!” “¿Eh?” – respondieron todos los enanos con sorpresa ante las palabras de Weed. “¿Qué dices?” “Los murciélagos vampiro se encuentran dispersos a lo largo de unos 200 metros dentro de la Cueva Shaspin, y además detectan la sangre que se encuentra a 600 metros desde su posición, por lo que me perciben como su comida.” – respondió Weed totalmente frustrado. “……” “La cueva tiene muchas bifurcaciones, pero de aquí en adelante solo tenemos que caminar en línea recta para encontrarlos. Además, esta zona tiene el techo bajo y una gran cantidad de estalactitas por lo que no pueden volar a máxima velocidad. ¡Enanos, preparaos para la batalla!” La voz segura de Weed hizo que los enanos sacasen sus armas y se preparan para la batalla. ‘¿Qué demonios es ese sonido?’ ‘Parece que los murciélagos están acercándose…¡Plaf! ¡Plaf! ¡Plaf! Una bandada de murciélagos volaba a través de la oscuridad. “Realmente vienen.” “¡Es el enemigo!” Los guerreros enanos que se encontraban listos para pelear golpearon violentamente a los murciélagos con sus hachas y martillos, mientras que los murciélagos aprovechaban sus alas y la oscuridad de la cueva para intentar asaltar por sorpresa a los enanos desde todos los ángulos. Aunque la magia sagrada de los sacerdotes causaba algún daño, su [Salud] era lamentable y no estaban equipados de forma correcta, por lo que eran incapaces de proporcionar mucho apoyo. En cambio, los guerreros contaban con gran [Resistencia], una gran [Vitalidad] y una armadura con altos valores de [Defensa], por lo que pensaban que estaban a salvo de los ataques en bandada de los murciélagos. «Cambio de formación, ¡formad líneas de a cinco!» – rugió Weed. ¡ROOOOOOOAR! ¡El [Rugido del León] sonó por toda la cueva!

La [Moral] ha aumentado en 276 puntos.
La [Suerte] ha aumentado en 6 puntos.
Todos los estados de confusión han sido eliminados.
Mientras cada enano formaba un grupo nuevo para luchar, apareció un mensaje delante de ellos. La [Moral] en un grupo es importante; cuando es baja influye en el daños y los ataques mágicos, pero gracias al [Rugido del León] la [Moral] casi se había duplicado y el estado de confusión creado por los ataques sorpresa de los murciélagos también había desaparecido. ¡Incluso la [Suerte] había aumentado! “¡Formad líneas de a cinco!” – gritaba Weed una y otra vez. Aunque los efectos del [Rugido del León] no se superponían, creaba un tremendo ruido dentro de la cueva, haciendo que las palabras resonaran una y otra vez. “¡Formad líneas de a cinco!” “Formad líneas de a cinco, ¡rápido!” Aunque los enanos estaban en medio de una batalla y no sabían qué iba a ocurrir, empezaron a juntarse formando líneas de cinco personas, siguiendo las órdenes de Weed. Incluso los guerreros enanos veteranos estaban sorprendidos por los mandatos que recibían. “¿Está usando una habilidad de [Liderazgo]?” “El efecto de esta habilidad… nunca había oído hablar de una habilidad que aumentara la [Moral] de un grupo.” Mientras estaban de pie formando líneas de a cinco en la estrecha cueva, los guerreros enanos pronto se dieron cuenta. ‘Hay una gran diferencia.’ Aunque no era fácil formar esas líneas en medio de la batalla, dado que carecían de experiencia para hacerlo, al final consiguieron reunirse y luchar como uno solo. A partir de ese momento y con su destreza en el ataque, la batalla se desarrolló suavemente, lo contrario que ocurría cuando peleaban individualmente. El tamaño de las líneas se reestructuraba en función de la zona donde se estuviera desarrollando la pelea. En ocasiones estaba formado por cuatro guerreros y en otras ocasiones por seis. Cada vez que cambiaban de formación, Weed usaba el [Rugido del León]. «Tercera línea, ¡avanzad! Segunda línea, ¡mantened la posición!» La primera línea veía que los murciélagos se encontraban a solo tres pasos de distancia, pero de repente apareció una brecha. Aprovechando la situación, las bandadas de murciélagos vampiro pronto se dirigieron hacia el enano más alejado del primer grupo. “Segunda línea, ¡cubrid la primera línea!” Los enanos del segundo grupo blandían sus armas ante los murciélagos cada vez que una bandada se acercaba a su posición. Durante la batallas, ¡la prioridad más alta de un guerrero es asegurar la vida de sus aliados! Las órdenes de Weed eran fáciles de seguir gracias a la gran familiaridad que había entre los enanos. “Que la primera línea cierre filas, la segunda línea avance. Tercera línea, ¡mantened la posición!” Los enanos pronto se dieron cuenta de que la situación se estaba volviendo repetitiva y que cada vez eran mejores lidiando con ella. Era importante mantener la formación y permanecer unidos mientras luchaban contra los murciélagos vampiro. Debido a que los enanos confiaban ciegamente en sus aliados, eran capaces de mantener la formación sin perder la calma. Cuando eran heridos, se retiraban lejos de los murciélagos para curarse, y una vez con la salud recuperada volvían a la batalla. Con la formación de Weed era bastante fácil luchar contra los vampiros. Finalmente consiguieron que los murciélagos que habían sobrepasado la sexta línea fueran aplastados por la séptima. A parte de eso, la oscuridad de la cueva no daba ningún problema a los vampiros, y debido a su naturaleza se enganchaban cada vez que podían en los pobres enanos creándoles cada vez más ansiedad. ‘Podemos ganar, tenemos que pelear más duro.’ ‘Luchar para ganar.’ Los ojos de los enanos brillaban como linternas en la oscuridad mientras avanzaban con nuevas energías. «Avanzad hacia delante, ¡CARGAD!» Los enanos empezaron a mover sus pies rápidamente sin dudar. ¡Bom! ¡Bam! ¡Bum! Todas las líneas luchaban contra los murciélagos sin pausa mientras un escalofrío recorría las espinas de los enanos. ¡Era una batalla que nunca habían experimentado antes! Era común que cinco o seis personas se unieran para formar un grupo de caza, pero era muy difícil ver un grupo de cientos de enanos luchar al unísono. Al formar parte de una acción colectiva para combatir a los enjambres de murciélagos, sentían un enorme orgullo creciendo en su interior. Al mismo tiempo, la emoción de la batalla aumentaba en sus cuerpos al encontrarla emocionante y divertida. «¡Mas rápido!»– ordenó Weed con su habilidad. Tenían que aumentar el ritmo. «¡Más rápido! ¡De prisa! ¡Acelerad!» Los enanos se repetían esas palabras para mantener el ritmo mientras manejaban sus armas. Los murciélagos vampiro que se encontraron con la primera línea finalmente fueron derrotados, aunque algunos sobrevolaron la amenaza para finalmente chocar contra la tercera y la quinta línea y terminar muriendo de un solo golpe. Aunque, a pesar de todos sus esfuerzos, los enanos también sufrieron pérdidas. «¡MÁS RÁPIDO!» – gritó Weed utilizando el [Rugido del León] para aumentar de nuevo la [Moral] de sus tropas y permitir a los enanos que atacaran a los murciélagos con más brío. “¡Rápido!” “¡Rápido!” “¡RÁPIDO! ¡RÁPIDO!” Los enanos no dejaban de repetir la orden al unísono. ¡Era la batalla más emocionante que habían tenido! Jamás habían pelado en una cueva estrecha y oscura de esta manera. «De la primera a la tercera línea, pegaos a los flancos izquierdo y derecho de la cueva. Cuarta línea, avanzad ignorando todo lo que ocurre a los lados. ¡Que la fuerza principal una sus fuerzas al equipo del líder y refuerce la retaguardia!» En un primer momento, los enanos se habían preocupado por cómo se enfrentarían a la batalla. Dado que peleaban contra enjambres de vampiros cara a cara, experimentaron una gran pérdida de [Resistencia] y [Salud]. Sin embargo, debido a que no querían perderse el momento, evitaban expresar sus molestias y continuaban peleando tanto como podían en esta emocionante batalla. Aunque se movían con confianza, toda la formación podía ser destruida si la línea primera línea se derrumbaba. Por ello, Weed, como si pudiera leer las mentes de los enanos que estaban en primera línea, los reemplazaba siempre que sentía que no podían aguantar más. Los enanos que se movían a los laterales de la cueva intercambiaban sus miradas con los enanos que avanzaban. ‘Bien hecho.’ ‘Buen trabajo.’ ¡Sus ojos estaban llenos de confianza! Los corazones de todos los enanos estaban unidos como si fueran uno solo. «¡Avanzad!» Una vez que las unidades de primera línea fueron reemplazadas, las órdenes de Weed comenzaron a cambiar. Al instante, los enanos corrieron a través del enjambre de murciélagos vampiro acabando con todos los que quedaban. El número de criaturas de la Cueva Shaspin era enorme. ‘Si hubiéramos luchado de la forma habitual nos habrían masacrado.’ ‘Solo alterando la formación de batalla hemos conseguido luchar así.’ Todos los enanos estaban perplejos. Para cuando intercambiaron por quinta vez la primera línea, habían arrasado a través del enjambre de murciélagos. Y los enanos aún tenían fuerzas más que suficientes. Todo era gracias a los reemplazos que iban ocurriendo en la vanguardia. «Todo el mundo, ¡media vuelta!» Los enanos se volvieron sin dudarlo. En este momento Weed tenía totalmente el control. Una vez que habían comprobado la eficacia de las órdenes de Weed, sus reticencias iniciales habían sido completamente aplastadas. «¡Cargad!» Del mismo modo que antes, cargaron a través de los murciélagos matándolos de uno en uno. Solo después de la batalla, cada grupo recogía el botín que caía a lo largo de la batalla. “¿Cómo vamos a distribuir el botín?” – preguntó Bindel a Weed. Normalmente, el grupo que conseguía la mayor parte de la experiencia ganaba un parte mayor del botín pero, sin embargo, en esta batalla todos se intercambiaban de forma continua, lo que complicaba las cosas. Además, tratándose de enanos había muchas características que no podían pasarse por alto, los enanos eran codiciosos por naturaleza. “Que cada uno recoja lo que pueda del botín. Pero en caso de que coja más de lo que pueda manejar y su velocidad de movimiento se ralentice o su capacidad de combate sufra, tomaré medidas para forzarle a retirarse en el acto.” – dijo Weed tras tener una idea. “……” “Las batallas en esta cueva serán realizadas de manera similar a la anterior, y continuarán hasta que estéis hartos de luchar. Es por eso que recomiendo que saqueéis con moderación para que no sufra vuestra capacidad de combate ni vuestra velocidad.” Con esto, los enanos asintieron con la cabeza. Era mejor saquear menos y poder seguir peleando, que ser avaricioso y acabar pisoteado por tus compañeros. Dado que iban a pelear un montón de batallas como estas, era mejor seguir disfrutándolas. Además, siempre estaba la oportunidad de seguir saqueando más adelante.
* * *
¡La caza de los murciélagos vampiro en la Cueva Shaspin! A medida que los guerreros enanos acumulaban más y más experiencia de combate, se iban volviendo más eficaces. «¡Más rápido! ¡Más rápido! ¡Más rápido!» «Adelante, ¡cargad!» «¡Aplastadlos a todos!» Los enanos barrieron la cueva con un fervor enloquecido. ¡Habían llegado al nido principal de los murciélagos vampiro! Estaban en cuevas oscuras y estrechas que normalmente los seres humanos, incluso los enanos, evitarían. Estaban repletas de ruidos extraños, como si se encontrasen en una cueva completamente diferente. Hasta ahora, nadie había experimentado ni imaginado una batalla semejante. Algunos enanos no paraban de compartir sus emociones. “Si ponemos todo esto en los foros de Royal Road, crearemos un gran revuelo.” “Pondría las cosas del revés.” Entre los altamente cualificados guerreros enanos de Kurueso, había algunos jugadores del Salón de la Fama, y no podían esperar a subir el vídeo. En ese sentido, Weed sabía que no había forma en la que sacar tajada de la situación. No podía monopolizar la comisión del vídeo, ya que todos estaban ayudando en su misión. Además, Weed se encontraba en una situación en la que no podía hacer pública su apariencia. Si daba a conocer que estaba dirigiendo una hueste de enanos mientras tenía forma enana, el secreto de su profesión y de sus habilidades saldrían a la luz, por lo que al final decidió dedicarse a saquear solo los artículos más importantes. “¡Mmm! Estas Lágrimas de vampiro… creo que son un buen componente de hechizos para los magos.” Para no quedar sobrecargado, solo seleccionaba y saqueaba los elementos más ligeros y valiosos. El resto, cuando el reparto del botín era un problema, recurrían a las amenazas para repartir los objetos equitativamente. Pero las palabras de Weed reforzaban cada vez más su autoridad y control sobre los enanos. En un primer momento, los enanos fueron cuidadosos con lo que recogía Weed, pero a medida que pasaba el tiempo y como era un escultor y no tenía que participar en las batallas, los otros enanos al final cambiaron de parecer. ‘¿Cuánto puede cargar un escultor?’ ‘Se ha distinguido en la batalla y todos estamos aquí gracias a su misión… siento pena de que sus ganancias sean demasiado pequeñas.’ Incluso recibía cierta simpatía. ¡Zas, zas, zas, zas, zas! Sin embargo, no sabían que Weed estaba llenando sus bolsillos secretos con todo lo que podía. ¡Mucho más de lo que podía caber en una mochila! La diferencia entre la perspectiva de Weed y la suya era enorme. Ver a un enano saqueando una gran cantidad de cosas hacía que pareciera muy codicioso, mientras que Weed solo echaba un vistazo por encima a lo que había. Se sentía desolado. Sus ojos revisaban continuamente los objetos tirados por el suelo sin prestarle atención a dónde estaban los objetos comunes. Aunque parecía que daba consideración a los otros enanos dándoles tiempo para saquear, iba seleccionando y recogiendo los objetos más valiosos cuando estaban distraídos. Incluso entre todo este caos, la velocidad de batalla no disminuía, y pronto lo más profundo de la Cueva Shaspin estuvo a la vista. “¡Ahí está!” – gritó un enano de la primera línea cuando descubrió un cadáver enano. Era un cadáver seco, como el de una momia tras serle drenada toda la sangre por los murciélagos vampiro; solo quedaba el Broche de rubíes que Gudolph había creado. ¡Ding!

Has descubierto el Broche de rubíes de Gudolph.
“Gracias, hemos terminado. ¡Volvamos a Kurueso!” – gritó Weed volviéndose hacia los enanos. Los guerreros enanos habían completado con éxito la misión.
* * *
Buscaron a la enana con el nombre de Jenna en Kurueso y le dieron el broche. Dado que Weed era el líder de la misión, era el responsable de devolver el broche, aunque otros enanos se reunieron a su alrededor para no perderse ningún detalle. “Por desgracia, esto no terminó bien… Gudolph nunca dejó de amarte y al final dejó esto para ti.” “¡Buaaaaaa!” La mujer enana recibió el Broche de rubíes y sollozó. “Gudolph, y pensar que moriste de esta manera…” ¡Ding!

Has completado la misión [El sueño de Gudolph].
El sueño más grande del artesano Gudolph se ha completado.

Dado que has vengado el agravio de los murciélagos vampiro y has devuelto el Broche de rubíes a la joven dama Jenna, el artesano puede descansar en paz.
Recompensas:

[Fama] ha aumentado 120 puntos.

Tu amistad con los enanos de Kurueso ha aumentado 10 puntos.

Te has convertido en el mejor amigo y confidente de la enana Jenna.

Has subido de nivel
Has subido de nivel
Una ventana apareció al resto de los enanos indicando que habían completado con éxito la misión. Weed no prestó atención al resto de los enanos mientras observaba a Jenna con una mirada de dolor. ‘Nadie sabe lo doloroso que es quedarse atrás… hasta que lo experimenta por sí mismo.’ El dolor que sufrió tras la muerte de sus padres, unos padres que no podrían haber descansado en paz después de partir dejando solos a sus hijos. “No debería ser así, Gudolph no querría que estuviera llorando.” – dijo Jenna, levantándose mientras limpiaba sus lágrimas. “¿Y bien?” “Este broche es la prueba de su devoción hacia mí, y mientras viva seré conocida como la mujer de Gudolph.” Las mujeres enanas tenían ese lado cabezota con ellos. “La mina de rubíes de la Cueva Shaspin que descubrió Gudolph es mi regalo para ti. Rezaré para que puedas excavar hermosos rubíes mientras explotas la mina.” – dijo Jenna con una sonrisa.

Has adquirido los derechos de explotación de la mina de rubíes de la Cueva Shaspin.
¡La adquisición de derechos de explotación de una mina de rubíes!
* * *
Weed registró la mina en la oficina administrativa. ¡La mina de rubíes de ManoVirtuosa en la Cueva Shaspin! Reclutó a huérfanos y soldados en la oficina administrativa de Kurueso para trabajar en la explotación minera. Aunque tenía que pagar el 60% del valor de los rubíes para emplear a obreros y mercenarios para el trabajo y la protección, todavía obtenía un beneficio enorme. Además, poco a poco se iría restableciendo el orden público de la zona, por lo que podría contratar menos mercenarios y así el beneficio de la mina aumentaría con el tiempo. “Buen trabajo.” “Esta será recordada como la realización más rápida de una misión de los últimos tiempos. Si hay más trabajos en el futuro, llámanos en cualquier momento, incluso si el salario es más bajo.” Sorprendentemente, los enanos que habían participado en las batallas estaban satisfechos mientras se iban dispersando.



domingo, 4 de diciembre de 2016

Volumen 14 Capítulo 3

Volumen 14 Capítulo 3
El Secreto Oculto de la Estatua
Traducido por Koltis
Corregido por DaniR y Tars
Editado por AMarauder

Weed salió del centro administrativo y echó un vistazo por los alrededores de Kurueso. Tanto los herreros enanos y como otros tipos de artesanos estaban por la calle creando objetos incesantemente. Podían verse tiendas con carteles como estos: 'La Herrería de Fabio', 'La Fragu” de Bambi' o 'La Fundición de Exper'. Esos carteles probablemente indicaban el nombre de herreros que ganaban mucho dinero vendiendo artículos increíbles que ellos mismos creaban. Había que tener en cuenta que una vez que se había realizado la suficiente contribución al Reino, era posible ser caballero y ser el propietario de una casa en la ciudad o tener villa en el campo. ‘En Kurueso la gente se diferencia por su habilidad en la [Herrería].’ No ocurría lo mismo con la [Sastrería] u otras actividades artesanales. Debido a su naturaleza, los enanos amaban conseguir materiales de altísima calidad y usar lo mejor posible su habilidad de forja para crear cosas nuevas. “Soy el enano Heins. El plazo es algo corto, pero ¿nadie quiere aceptar el desafío de forjar 100 Marcos de ventana conmigo? Se trata de una misión del taller de herrería.” Hasta en Kurueso eran necesarios los amigos para terminar las misiones. “Vaya pasada de petición. Tenemos que forjar 20 Piezas de armadura, pero las condiciones son difíciles de cumplir. Buscamos expertos con una habilidad mínima de [Fundir] a Principiante – 8. Además, cada uno deberá conseguir sus propios materiales, que costarán unas 300 monedas de oro. ¡Este trabajo solo es apto para enanos que estén interesados en el crecimiento de sus habilidades!” “Han aparecido monstruos en ocho túneles mineros, haciendo extraer materiales de ellos. Tenemos que reconquistar esos túneles y restaurar la paz. El pago es de 20 monedas de oro por barba.” “Cada una de las armaduras ha de estar bien forjada, ya que es un encargo del dueño de la tienda de armaduras. Para ello, tengo que hacer y entregar escudos con más de 30 puntos de [Defensa]. Enanos, ¿deberíamos hacer esta misión juntos?” Habitualmente, en cada castillo o pueblo hay una plaza situada a las afueras para reclutar compañeros y comprar o vender objetos para las misiones. En este caso, dentro de la misma plaza, los enanos se dedicaban a crear sus propias mercancías, por lo que era posible encontrar muchas misiones de búsqueda para los materiales necesarios. Cuando el objetivo de una misión es la de recolección, siempre era preferible reclutar compañeros antes que tratar de completar la misión por uno mismo. Por tanto, había varias personas encargando misiones continuamente, y así los enanos de bajo nivel siempre tenían la posibilidad de aumentar sus habilidades. ¡Kurueso! Era conocida desde los tiempos del Antiguo Reino de los Enanos, ¡una gloriosa ciudad para todos los artesanos enanos! Las casas de los enanos poseían entradas pequeñas y estrechas, pero los techos eran lo suficientemente altos como para que los humanos pudieran entrar. Dentro de las variadas tiendas, podían verse docenas de diferentes tipos de armas y armaduras a la venta. Y situada entre todos los edificios, delante de una tienda de herrería, siempre había una taberna donde los enanos bebían alcohol. “En mi opinión, el arma que he creado esta vez está bastante bien. Es adecuada para aplastar las cabezas de esos orcos.” “Si eres un herrero, has de vivir en Kurueso.” “Tenemos la mejor tecnología de todo el Continente de Versalles; debemos estar orgullosos.” A las puertas de la taberna podían escucharse las conversaciones de los jugadores enanos. Muchos de ellos habían llegado por túneles mineros abandonados, tal y como Weed había hecho. Entre ellos también había humanos y elfos. “¡Ahhhhh! ¿Por qué es todo tan caro?” – dijo una elfa con una cara preciosa mientras contraía el gesto. Acababa de encontrar un arco que se le adaptaba de manera perfecta. Sin perder un instante, el vendedor enano dijo de repente: “Yo no tengo la culpa de que este arco tenga un precio excesivo para un elfo. Si no quieres comprarlo, ¡esfúmate!” “Señor, pero la verdad es que lo quiero…” “Entonces, ¡dame el dinero que te pido!” “¿Qué deberíamos hacer? ¿Tienes suficiente dinero Lumiya?” “No, me faltan unas 1.500 monedas de oro. Desearía que nos hicieran un pequeño descuento, pero nunca los hacen.” ¡Enanos gruñones! Desgraciadamente, sus compañeros eran humanos y elfos. Los enanos nunca eran muy favorables ni hacia ellos ni con las otras razas en esos asuntos. Aunque entre ellos había cinco hermosas elfas, el precio no había sido rebajado ni una sola moneda de oro. Mientras tanto, Weed se acercó lentamente al lugar donde elfos y humanos estaban negociando. Sin embargo, Weed no tenía el menor interés en ayudar a las elfas. Simplemente se preguntaba qué tipo de calidad poseían los arcos que se vendían en ese local de Kurueso. Además, esta tienda había obtenido su pleno interés ya que estaba en el centro de Kurueso y era conocida por la gran calidad de los objetos que se vendían en su interior. Weed miró el arco que la elfa quería. “Me gustaría ver esto.” “Yo estaba mirándolo antes.” – dijo la elfa con un suspiro pero, como siempre, la expresión de Weed no cambió. “¿De verdad?” “Pero no tengo suficiente dinero...” “Entonces, ¿puedo mirarlo?” “Bueno…” – cuando la elfa asintió a regañadientes, recibió penetrantes miradas de sus compañeros. ¡Sus ojos brillaban como si quisieran matar a Weed! “Nuestra tienda estará más agradecida si un compañero enano usa este arco.” – dijo el dueño de la tienda entregando el arco con rapidez a Weed. Weed cogió el arco que le ofrecían y lo observó con cuidado. “¡[Identificar]!”

Homenaje al combate del enano Unoban
Se trata de un arco creado para la caza por el herrero enano Unoban.

Aporta una rápida puntería y precisión. Es un arma poderosa fabricada con una cuerda de arco que aumenta su velocidad.

Durabilidad: 40/40.

[Daño]: 65.

Rango: 14.
Restricciones:

Solo puede ser usado por arqueros o guerreros de nivel Intermedio.

Nivel 280.

[Destreza] 730.
Efectos:

Aumenta la Velocidad de ataque un 20%.

Mejora el daño de penetración.

Aumenta la puntería mientras se utiliza [Fuego Rápido].

Permite utilizar flechas de hierro, fuego o veneno.
No está mal.’ Weed había conseguido esta información gracias a su habilidad [Identificar] a nivel Intermedio. Pero la habilidad [Herrería] a nivel Intermedio era la que realmente le iba a ayudar a conocer más detalles sobre el objeto en cuestión.

Detalles de la fabricación del arma.

Este tipo de información solo puede ser vista por aquellos que hayan alcanzado el nivel Intermedio en [Herrería].
Si se usa este arco para apuntar a un blanco a 40 metros o más, la precisión y el alcance sufren una reducción del 20%.

El daño de las flechas puede variar un 23% aproximadamente.

Debido a que se trata de un arma que el herrero Unoban ha forjado con poca dedicación, el centro no está bien calibrado y tiene una desviación de 15 cm. cuando se dispara a más de 100 metros. Sin embargo, debido a que en su creación hubo algo de fe, puede emitir una luz que guíe la flecha en la trayectoria de vuelo adecuada.

Si un herrero más competente mejora el arco, existe una oportunidad de incrementar ligeramente el daño y el rango del arco.
Después de observar un rato el arco, Weed se lo devolvió a su dueño. “¿Cuánto pides por este arco?” “15.500 monedas de oro.” – respondió el enano. “¡Mmmm!” “¿Vas a comprarlo o no?” Weed retrocedió un paso. “No. No voy a comprarlo.” Weed ya poseía El Arco de un Alto elfo. La razón por la que buscaba objetos no era porque quisiese comprarlos, sino porque quería conocer el precio de dicho equipamiento. Ese era el único motivo por el que el buscaba entre las tiendas enanas. Weed no tenía absolutamente ningún deseo de comprar un arma. El enano chasqueó su lengua. “No es que sea malo, pero pensándolo bien está claro que los enanos no necesitamos un arco para ganar nuestras batallas.” La elfa se alegró. Era un arma que le gustaba y en el momento en que Weed dijo que no la iba a comprar, sintió cómo su esperanza de compra renacía. Entonces, Weed se giró y le dijo: “No compres ese arco.” “¿Qué?” – los ojos de la elfa brillaban. Aparte de ser hermosos por naturaleza, esta elfa era una de las personas más bellas que se podía encontrar por los alrededores. Tenía largos y redondos ojos, piel limpia y cuerpo delgado. Con sus orejas puntiagudas y el pelo verde, era natural que los hombres pensaran que era guapa. “Es un objeto ordinario.” “¿Qué? ¿Qué estás di…?” “Pequeño enano, ¡amigo! ¿¡Qué quieres decir con eso!?” – era normal que el dueño de la tienda explotara, pero Weed le ignoró y continuó hablando. “Este arma no ha sido creada con la suficiente consideración para su calidad. No está hecha para un elfo, sino que está fabricada para que la usen no enanos. Su centro no está bien calibrado y su daño y puntería promedio son insuficientes.” El arma no era suficientemente buena como para que la use un elfo… la cara del propietario de la tienda estaba ardiendo en llamas rojas y no era capaz de decir ni una palabra. “¿Eh?” “Los enanos tienen un fuerte orgullo, ¿por qué te enfadas?” – continuó diciendo Weed. – “La velocidad de disparo es rápida, haciendo que sea más caro, pero el centro del arco no está bien calibrado lo que es un auténtico desastre. Si quieres, dispara a un objetivo y prueba el arco tú misma.” Después de estas palabras, Weed se fue de la tienda rápidamente porque no tenía nada más que decir. Solo le había dado esos consejos a la elfa porque tenía una edad parecida a la de su hermana. El enano dueño de la tienda tenía la cara roja de vergüenza. Los enanos empezaban con la habilidad [Artesanía], lo que los convertía en excelentes artesanos. El enano sabía que Weed estaba diciendo la verdad y por eso no se había atrevido a responderle. “Elfa, vas a comprar el arco, ¿sí o no?” La elfa, cautelosa, puso el arco sobre la mesa y preguntó con voz nerviosa: “¿Cuál es el precio del arco?” “12.500 monedas de oro.” “Pero he oído que no está bien calibrado…” “Entonces no lo compres.” – respondió el arrogante enano guardando el arma. La elfa, entendiendo que Weed la había ayudado, corrió detrás de él para no perderlo de vista y registrarlo como amigo. “¡Petición de amistad!”

Tu petición de amistad ha sido rechazada.
“……” Desde su perspectiva como elfa, era la primera vez que un hombre rechazaba su amistad. En el campo de batalla, o realizando misiones, los elfos eran los personajes que alcanzaban mayor popularidad gracias a su destreza en el uso del arco. Además los hombres siempre habían adorado su cara y su figura. De hecho aunque su apariencia pueda ser simple, su figura era como la de una modelo adolescente que llenaría portadas en las revistas. Las elfas eran muy populares en Royal Road. Sin ser capaz de renunciar por orgullo, la elfa volvió a intentarlo. “¡Petición de amistad!”

Tu petición de amistad ha sido rechazada.
“¡Petición de amistad!”

Weed y tú habéis sido registrados como amigos.
Después de tres intentos de amistad por fin aceptaba ser su amigo. ‘¿El nombre de ese tipo era Weed?’ En ese mismo instante, la elfa Yidel le envió un susurro y precisamente como estaba esperando, las palabras que escuchó fueron muy contundentes. - Las habilidades y dedicación de los enanos… A medida que Yidel iba escuchando las palabras de Weed, empezó a negociar con el artesano enano. “No es que dude de las habilidades y calidad de los objetos enanos, pero ese arco es demasiado caro para su uso. Sé que los maestros enanos pueden hacer arcos como ese fácilmente.” “12.000 monedas de oro.” – respondió el armero enano. Una elfa intentando negociar con un arrogante enano dueño de una tienda, del que siempre se había dicho que era imposible negociar con él. Era un tema digno de mención. - Daño promedio… Yidel observó cuidadosamente la reacción del enano y dijo: “El daño promedio es insuficiente. Y que el daño de un arco sea insuficiente es un gran problema. Tengo que derribar a los malvados orcos antes de que se me acerquen.” De todos era conocido que los orcos eran el enemigo tradicional tanto de los elfos como de los enanos. Se podría decir que los enanos odiaban la mera existencia de los orcos. “11.000 monedas de oro. Es lo máximo que puedo rebajar.” “También su durabilidad es mala…” “10.500 monedas de oro.” Si el precio rondaba esa cantidad, Yidel podía comprarlo fácilmente con el dinero que poseía. “¡Guau!” “No sabía que Yidel tenía tanto talento para regatear.” Los compañeros elfos de Yidel aplaudieron, pero decidió seguir presionando. Aún no había comprado el arco porque todavía no tenía claro su precio real. Hizo una nueva pregunta para afinar aún más el precio. “La verdad... ¿qué te parece si disparo a un objetivo lejano para ver el resultado? Si se trata de un arco que ha creado un artesano enano, no debería haber ningún tipo de problema. Lo que pasa es que quiero ver cómo de bueno es el arco antes de decidirme a comprarlo. Si la flecha se desvía un poco del objetivo me harás un pequeño descuento, ¿verdad?” Por primera vez, la tez del enano cambió y se volvió pálida. “Dame 9.000 monedas de oro por él; aunque el arco es algo defectuoso, no sería malo para ti comprarlo por solo 9.000 monedas de oro.” Así fue como Yidel finalizó la compra por 9.000 monedas de oro. Existe una ligera desventaja cuando se usa un arco con un daño insuficiente. Sin embargo, ¡sus habilidades en [Arquería] deberían ser suficientes como para compensar tales deficiencias! Aunque el arco tuviera imperfecciones, si comparábamos los valores del arco con el precio final, la compra había sido buenísima. Al final, el día de hoy había sido increíble gracias a ese jugador, si todos fueran como él, el mundo sería un lugar más agradable. Yidel trató de mandar un susurro a Weed con algunas palabras de agradecimiento. - Muchas gracias por tu ayuda. He podido comprar el arco...

El jugador te ha bloqueado.
* * *
La mayoría de misiones que se encontraban en Kurueso eran para enanos en general o para herreros, pero aunque era raro encontrar alguna misión relacionada con la escultura, de vez en cuando se encontraba con una. “¡Ahh! Solo me he tomado cuatro cervezas y ya no tengo dinero para más. A pesar de que es muy desafortunado, no me queda otra que mendigar ante el resto de los enanos por una. Sé que a la tabernera le gustan las esculturas, ¿me harías una? No puedo pagarte, pero puedo darte mi viejo pico, aunque no lo puedas vender te puede servir para muchas cosas.” ¡Ding!

Nueva Misión: [Petición de un minero enano].
Haz una escultura para el enano, cuando la termines puedes conseguir un pico viejo.

Dificultad: ‘F’.
Recompensa:

Un pico viejo.
Restricciones:

Solo los escultores pueden aceptar la misión.
“Voy a hacer la escultura.”

Has aceptado la misión.
* * *
“¿Eres un escultor? Un escultor… cuando era joven vi grandes esculturas. ¿No me crees?” “Ridículo, solo los enanos son grandes aristas legendarios, capaces de crear cualquier cosa.” “Es verdad, los arrogantes humanos dicen que los enanos no tenemos ningún interés en el Arte, pero a diferencia de esos bastardos de orcos, hemos sido dotados de un gran sensibilidad y un fuerte intelecto. Incluso en nuestra ciudad Kurueso hay muchos guerreros que no conocen el significado de la palabra retirada… ¡Ah, que grandes recuerdos! Hazme una estatua con la que pueda sentirme orgulloso de ser un guerrero enano.” ¡Ding!

Nueva Misión: [El valor de los guerreros enanos].
Los enanos alardean que si van equipados con las armas y armaduras que fabrican pueden cortar y derrotar al Dragón Kaybern, incluso bloquear su aliento.

Esta es una de las razones por las que sus habilidades en la [Herrería] han mejorado tanto, ¡aunque las posibilidades de resistir el aliento son prácticamente nulas!

Esculpe la estatua de un guerrero valeroso.

Dificultad: ‘E’.
Recompensa:

Conjunto de armas creadas como entretenimiento.
Restricciones:

Solo los escultores pueden aceptar la misión.

Se debe crear una escultura de bronce.
“Voy a empezar ahora mismo.”

Has aceptado la misión.
Aún no había terminado la misión de grado ‘F’ y, ¡ya tenía una nueva misión! Tenía la esperanza de que siempre hubiera una misión para escultores en cualquier lugar de la ciudad. De esta manera fue recibiendo solicitudes aleatorias relacionadas con la escultura. ‘Kurueso es un lugar pequeño.’ Los enanos que vivían en la ciudad no eran más de unos cuantos miles, en comparación con la cantidad de gente que podía albergar la ciudad, había una gran cantidad de edificios vacíos. Si no hubiera aventureros humanos y elfos, el lugar sería bastante desolador. ‘Si continuo haciendo misiones de escultor, seguro que descubro alguna cosa importante.’ – pensó Weed deseando encontrar una pista sobre las voces. Sin embargo, después de resolver decenas de solicitudes, nunca encontró ninguna misión especial. Las misiones bajaban y subían de nivel, pero en ningún momento superaron el rango ‘D’. Las misiones en cadena eran difíciles de conseguir y, ¡normalmente requerían que otros enanos quisieran la ayuda de un escultor! ‘No puede ser que no haya más misiones para la escultura.’ – pensó Weed asustado. Si tuviera una profesión de combate sin más, solo tendría que irse de aventuras. No tendría la necesidad de hablar con tanta gente. Podría ir a saquear una tumba, a estudiar la fauna y flora local o simplemente dedicarse a capturar monstruos. Miles de aventuras que nunca tendrían final. Incluso en los templos, los sacerdotes tenían una gran cantidad de misiones que otorgaban experiencia adicional. Pero eso no era posible para los escultores. Primero tenían que buscar a alguien que les hiciera un encargo. ‘Hasta la misión para tallar la tumba en el Reino de Rosenheim necesitó que alguien me la encargara.’ ¡Esa había sido una misión de rango ‘B’! Si el nivel de dificultad de la solicitud era alto, podía dar lugar a grandes aventuras, con grandes recompensas que incluso podían dar influencia en el Continente de Versalles. Pero realizar este tipo de obras como la tumba del Rey había sido una ardua labor que había requerido de mucha mano de obra. ‘Son tareas que pueden hacerse con simples trabajadores; incluso cuando esculpí la Estatua de Freya no me topé con retos especialmente complicados.’ Weed era una persona competente y trabajadora, y donde sea que encontrara un trabajo lo empezaría con entusiasmo y optimismo. Aunque estaba preocupado por algunas misiones relacionadas con la escultura. Si le encargaban tallar miles de valiosas joyas para un collar o para crear una obra que sorprendiera al mundo tendría muchos problemas. Weed aceptaba siempre con alegría las labores más simples, desarrollando de esta forma la mayoría de sus obras. Sin embargo, tenía la sensación que mientras se dedicaba a resolver estas misiones nunca pensaba seriamente en las esculturas. ‘Sería una estupidez que existiese una misión de clase ‘S’ relacionada con la escultura.’ No encajaba con la imagen de un escultor el ir de aventuras, participar en grandes batallas o moverse en grupo. Era más bien como elegir un lugar y quedarse a hacer esculturas sin parar. Se podía decir que estaba en una situación similar a la de los sastres y los herreros, pero en cualquier caso Weed empezaba a tener dudas sobre si un escultor podía irse de aventuras. ‘Maldición, esta debe ser la realidad. No debe haber ningún escultor que se vaya de aventuras.’ – pensó Weed desesperado.
* * *
Cada día, los Depredadores de la Tierra y Deimond iban ganando más y más atención. La razón de que fueran conscientes sobre ellos era que se habían ido a cazar al Rey Grifo en la Garganta de Havelin. ¡Se consideraba que era imposible matar al Rey Grifo! Realizaron incontables aventuras por las tierras del Norte para intentar cazar a los grifos amarillos y dado que los grifos podían volar, tenían gran agilidad y un gran intelecto se consideraba un suicidio intentar cazarlos. La Garganta de Havelin era un lugar que había llevado a muchos aventureros hasta la muerte, pero Deimond y sus Depredadores de la Tierra entraron en la garganta sin miedo. Cuando los vieron, los grifos recibieron a los intrusos tirándoles rocas y ramas desde el cielo, pero sin acercarse hasta ellos en ningún momento. ‘Solo podemos verlos a lo lejos, no vamos a sobrevivir.’ Cada vez estaban todos más asustados, incluso cuando paraban a descansar por las noches estaban todos tensos mientras se encontraban rodeados por los grifos. Cuando llevaban recorrida una tercera parte del camino necesario para salir de la garganta, y dar la vuelta ya no era una opción, los grifos empezaron a atacar en serio. Al final, muchos fueron asesinados sin tener ninguna posibilidad de escapar. Nadie dudaba de que fueran a fracasar, hasta otros gremios se rieron de los Depredadores de la Tierra por su imprudencia. “A menos de que estén locos, no se puede desafiar a la Garganta de Havelin.” Había otros gremios con fuerzas militares mucho mayores que la de los Depredadores de la Tierra y no se atrevían a invadir un área tan peligrosa como la Garganta de Havelin, sobre todo cuando la derrota estaba garantizada. Ninguno de los grandes gremios estaba dispuesto a perder su prestigio en el Continente de Versalles, ni a dejar que sus mejores jugadores murieran por nada, que era lo que pasaría si fallaban en una aventura. Aunque los grandes gremios de vez en cuanto mostraban su fuerza militar, eran muy cautelosos en la manera de mostrarla, por lo tanto los Depredadores de la Tierra fueron ridiculizados por entrar sin temor en la Garganta de Havelin. “El gremio no tiene una buen liderazgo, al final cometerán un error y terminaran sus días muertos en el Norte.” Sin embargo, Deimond y sus seguidores continuaron, a pesar de estar ansiosos por los grifos, caminando por la garganta soportando las pérdidas. Como los grifos eran monstruos aéreos, solo era posible atacarlos con flechas o con magia. Pero incluso si los herían se ocultaban en el interior de la garganta. ¡En el nido del Grifo! Un lugar repleto de grifos pequeños que aunque tenían alas no sabían volar. Cuando Deimond y los Depredadores de la Tierra llegaron hasta el nido, comenzaron una lucha terrible y sangrienta hasta obtener una victoria increíble. Con el fin de poder matar al Rey Grifo, era necesario capturar primero a 35 pequeños grifos. Conseguir capturar a los grifos se consideraba una hazaña increíble. La película en tiempo real de la batalla en la Garganta de Havelin fue publicada en el Salón de la Fama. Aunque muchos acabaron perdiendo la vida en la batalla, su lucha final para matar a un Rey Grifo que luchó con todo su poder, impresionó a incontables espectadores. Al final, la gente terminó completamente cautivada con los Depredadores de la Tierra y su imprudencia en la Garganta de Havelin.
* * *
Las preocupaciones de Weed sobre las misiones para los escultores no dejaban de aumentar. “No se puede evitar, el aprendizaje es un robo…” No sabía de otra manera para desarrollar el arte de la escultura, ¡solo le quedaba completar las peticiones en silencio! “Buen trabajo.” “No, no, en absoluto.” A pesar de que los enanos llegaban junto a Weed para hacer solicitudes, siempre les daba respuestas breves. “¡Oh, que gran obra de arte!” “Solo es un escultura.” “Y pensar que podría pulir la superficie hasta dejarla como la seda… Y mira que curvas, ¡son las mejores curvas que he visto nunca!” “Dado que lo he creado con mucho cuidado, por favor, cállate y dame el dinero.” ¡Acababa totalmente agotado! Aunque se esforzase al máximo para conseguir la mejor obra, nunca recibía ninguna bonificación, solo la cantidad que ya habían acordado. Por supuesto, si llegaba a ser una obra increíble podía conseguir algo más al protestar un poco… sin embargo, la recompensa nunca compensaba el esfuerzo puesto en la escultura. Los enanos no paraban de reírse de la apariencia cansada de Weed. “Si eres un escultor tienes que mantener alto tu orgullo.” “¡Ah, bueno! Tú puedes actuar como uno.” “¡Qué buena personalidad! Volveré cuando tenga algún nuevo encargo.” “La próxima vez trae un pedido que valga la pena.” A pesar de que Weed mostraba su frustración, los enanos recogían sus encargos y se marchaban satisfechos. ¡Incluso hubo situaciones donde recibía peticiones de esculturas rutinarias! Eso incluía muchas peticiones de tumbas o de representaciones de diversos Dioses del Continente de Versalles; sin embargo, no era nada que los artesanos enanos de Kurueso no supieran hacer. Había un montón de monumentos, panteones, museos… todos realizados por grandes artesanos enanos, pero los encargos de esculturas eran raros. “Realmente, no hay nada que hacer.” Sin embargo, Weed continuó haciendo esculturas. - Te he dicho que nos esculpieras. - Escultor, ¿por qué te niegas a seguir el camino? Estaba acostumbrado a las quejas de las presencias desconocidas. Weed solo hacía negocios con ciertas tiendas cercanas dedicadas a la escultura, lugares donde podía conseguir buenos precios por los materiales. Sin embargo, un día el dueño de la tienda de esculturas le tendió una escultura con forma de murciélago. “ManoVirtuosa, échale un vistazo a esto.” “¿Por qué?” “¿Me puedes dar tu opinión sobre esta estatua?” Weed examinó la obra que le mostraban. “No es gran cosa. Pero ya sabes que los escultores no son muy buenos haciendo este tipo de trabajo.” “Lo sé, pero no te preguntaría sin ninguna razón. Además, no creo que te arrepientas con la recompensa.” “Entonces, ¿las esculturas que he creado se venderán a mayor precio?” “Te daré un 1% más. Una escultura popular puede venderse por un alto precio. En cambio, otras pueden venderse por un alto precio aunque no sean populares…” Si vendía muchas estatuas, el precio de sus esculturas podía llegar a aumentar. Si muchos comerciantes llegaban a querer sus esculturas, al final el precio aumentaría. En realidad, el valor de las armas y armaduras del Reino de Thor y de Kurueso eran elevados gracias a su popularidad. Con el fin de adecuar el precio a la economía de mercado, las esculturas no se podían vender a un alto precio, incluso aunque se tratara de esculturas talladas por Weed. Al fin y al cabo, eran esculturas hechas sin prestar mucha atención a los detalles y con materiales comunes, no con materiales de calidad superior. “Bueno, es solo darle un vistazo; lo intentaré.” – dijo Weed volviendo a examinar la escultura del murciélago con detalle. – “No creo que haya nada especial en el…” Dado que había realizado una gran cantidad de esculturas, sus habilidades de observación habían aumentado una barbaridad. La escultura había sido tallada con piedras de mala calidad, no parecía una gran obra. ‘No está muy elaborada y se puede observar una gran cantidad de marcas del cuchillo. Es casi como una aberración.’ Era una obra que sin duda saldría como fallo. Era una norma en el mundo de la escultura que cuanto más tiempo le dedicases a una escultura, menos errores serían cometidos. Pero esta pieza estaba llena de errores. “Sabré más si la examino de cerca. ¡[Identificar]!”

Estatua de un murciélago de nombre desconocido.
La escultura de un murciélago que cubre su cuerpo con las alas.

Su forma se asemeja a la de los murciélagos vampiro de la Cueva Shaspin.

Valor artístico: 3.
“No parece ser nada especial. No tiene ningún valor y parece como si estuviera hecha por hacer.” – dijo Weed mientras estaba a punto de pasar la estatua al dueño de la tienda. “¿De verdad? ¡Qué desilusión! Me esperaba algo más de una escultura que ha sido encontrada en los rápidos que van al lago.” Pero, en ese momento, Weed miró los ojos de la escultura. ¡Espeluznante! ¡Los ojos del murciélago vampiro estaban vivos! Aunque los ojos de los murciélagos no estaban muy desarrollados, contaba con globos oculares. Parecía como si los ojos brillantes del murciélago se moviesen. Sus ojos no eran de piedra, estaban hechos de piedras preciosas. Weed tragó saliva mientras examinaba la pieza de nuevo. Toco los rubíes con los dedos y se observaba una luz brillante en ellos. ‘Eso es un rubí. No puedo entender por qué iban a poner un rubí de miles de piezas de oro en una estatua de murciélago como esta.’ De repente, ¡recibió un mensaje!

Has descubierto evidencias sobre el murciélago vampiro de la Cueva Shaspin en una estatua de piedra.
Weed sintió una sensación extraña. “¡[Identificar]!”

El murciélago vampiro de la Cueva Shaspin.
Es un trabajo del enano artesano Gudolph.

Fue el último trabajo que realizó en la Cueva Shaspin.

Valor artístico: 245.
* * *
En la zona de Kurueso, la región detrás del lago estaba repleta de cuevas. Sin un guía, cualquiera se perdería en ese hormiguero. Gracias a los sentidos innatos de los enanos y a su capacidad para leer las vetas de los minerales, nunca se perdían bajo tierra. Sin embargo, aunque pocos podrían perderse, si no era un enano particularmente valiente, nunca se aventuraría en las zonas más profundas. Un joven enano llamado Gudolph entraba en una cueva. ‘Esta vez tengo que encontrarlo… tengo que ser valiente para encontrar la mina de piedras preciosas.’ Gudolph era un artesano bien valorado, pero más que eso, era conocido por su buena compresión de los yacimientos subterráneos. “Tengo que darle un broche muy bonito como regalo.” Quería darle un broche de joyas creado por él mismo a su novia cuando le propusiese matrimonio. “Este es el camino que lleva a los yacimientos de rubíes.” – dijo Gudolph andando rápido hacia la Cueva Shaspin. La Cueva Shaspin era un lugar al que los enanos no se atrevían a ir, pero Gudolph estaba ciego de amor y con precaución fue adentrándose en las profundidades de la cueva. ¡Era una cueva angosta y estrecha! Pasó entre las estalactitas y los durmientes murciélagos sin que se dieran cuenta; estaba dispuesto a arriesgar su vida para seguir avanzando por la cueva hasta llegar a las joyas de la mina. Y en el fondo de la cueva descubrió los reflejos de la luz emitidos por las joyas. “¡He llegado!” Animado, Gudolph golpeó con su pico la vena de piedras preciosas hasta que encontró las joyas de más alta calidad, ¡poseían un color rojo profundo! “¡Esto será más que suficiente para hacerle un broche!” – dijo Gudolph lleno de dicha. Sin embargo, el sonido de los golpes con el pico mientras estaba excavando los rubíes alertó a todos los murciélagos vampiro de la Cueva Shaspin. Al final, los murciélagos que batían sus alas volaron para hundir sus colmillos en la carne de Gudolph. “¡Oh, no! ¡Ayuda!” Gudolph huyó hacia la parte más profunda de la cueva mientras sentía los mordiscos de los murciélagos sobre su cuerpo. Desesperado, escapó sin mirar a su entorno, ¡hasta que llegó a una zona llena de lava fundida! Los murciélagos escaparon del calor, pero Gudolph ya no tenía fuerzas para resistir; la pérdida de sangre le había dejado mareado y sin esperanza para escapar de la cueva. Aunque buscase una salida, tendría que pasar por la Cueva Shaspin, donde los murciélagos le estarían esperando. “No tengo ninguna manera de volver…” Sacando los rubíes que tenía, forjó un precioso broche para Jenna. Era el objeto con el que quería pedir matrimonio a su joven doncella. Finalmente, cinceló una pequeña piedra con la forma de los murciélagos vampiro de la Cueva Shaspin y le insertó el resto de rubíes en sus ojos. “Espero que alguien lo descubra…” Gudolph sentía que no le quedaba mucho tiempo de vida, por ello envolvió la escultura de piedra con su camisa y la envió por una corriente subterránea. ¡Tenía la esperanza que fluyera por la corriente hasta llegar a Kurueso…! La escultura del murciélago fluyó de alguna manera por la corriente subterránea. ¡Crash! ¡Sssssssssss! Había momentos en los que el río se hacía más profundo, otras en la que su velocidad disminuía y otras en las que la corriente se hacía excesivamente turbulenta. La escultura poco a poco fue acumulando daños a medida que chocaba contra el suelo o las estalagmitas de la tierra. Cada vez que chocaba contra las rocas, la escultura estaba a punto de romperse, pero gracias a que estaba protegida por la ropa, al final se mantuvo a salvo. Y como Gudolph había esperado, se abrió paso hasta el lago de Kurueso. A pesar de que había tardado más de un mes, al final fluyó a salvo hasta Kurueso y fue descubierta por los enanos. Así es como había llegado hasta la tienda de esculturas.
* * *
Weed había vislumbrado el momento de la creación de El murciélago vampiro de la Cueva Shaspin. ¡Ding!

Has aprendido una nueva habilidad: [Ver el pasado de la escultura].
Puedes conocer el pasado oculto de la escultura.
¡Ding!

Nueva Misión: [El sueño de Gudolph].
El artesano Gudolph imbuyó su último aliento en esta escultura.

Repara el agravio cometido por los murciélagos vampiro y recupera el regalo que Gudolph dejó atrás para su enamorada, Jenna.

Si completas la misión, serás capaz de obtener la mina de rubíes que Gudolph descubrió.

Dificultad: ‘B’.
Recompensa:

Mina de rubíes de la Cueva Shaspin.
Restricciones:

Consigue la información oculta en la estatua El murciélago vampiro de la Cueva Shaspin.

Poseer la habilidad [Escultura] a nivel Intermedio.
Weed se sentía como si le hubieran golpeado con un martillo, estaba en estado de shock. ¡Los escultores siempre han sido ignorados y ridiculizados por los demás! Pero siempre ponía mucho esfuerzo y dedicación en la creación de una escultura, nunca se rendía. “Soy un escultor. ¡Un escultor!” No había necesidad de tener en cuenta las opiniones de los demás, no había necesidad de mendigar por encargos de esculturas de bajo rango. Había misiones ocultas en las esculturas solamente disponibles para los escultores. Con la profesión de escultor, ¡todo era posible! Eso es lo que significaba ser un escultor.