domingo, 27 de noviembre de 2016

Volumen 14 Capítulo 2

Volumen 14 Capítulo 2
Kurueso
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por AMarauder

Los enanos tenían un sistema de clasificación para los herreros. Los peor clasificados tenían que poner sus puestos de venta en las peores partes del pueblo. De todas formas, incluso los enanos peor valorados estaban mejor cualificados que los humanos, al igual que ocurría con el resto de razas. Eran capaces de reparar rápidamente cualquiera pieza de herrería, ya fuera una armadura, un arma o cualquier otra cosa. La calidad de los objetos que hacían no estaba nada mal, y los comerciantes las compraban para venderlas por todo el Continente de Versalles. La herrería de ManoNoble estaba ubicada en la parte superior de la ciudad Mano de Hierro, lo que indicaba que era uno de los artesanos enanos más valorados. Cuando Weed entró en la herrería, se encontró con un enano que sudaba mientras afilaba un hacha. “¿Qué quieres, pequeño enano?” “He traído 20 trozos de Mineral de Hierro de grado 2 en nombre de Dein.” “Así que ese pequeño ha podido cumplir con su promesa esta vez… Bien, si quieres verme trabajar en el fuelle puedes colocarte en una esquina.” Cuando habían pasado unos treinta minutos, Weed recibió al fin una petición de ManoNoble. ¡ManoNoble no tenía tiempo para fundir todo el Mineral de Hierro, así que le pidió a Weed que lo hiciera por él! Cuando un cliente hacía un pedido a esta prestigiosa herrería, solo esperaba objetos creados con mineral refinado de hierro de alta calidad. Y esto solo era posible para alguien que tenía una habilidad de [Herrería] superior a Principiante – 3. “Es urgente, así que apreciaría que te dieras prisa y que…” – empezó diciendo ManoNoble – “¿Quién ha sido el enano que ha refinado este mineral?” ManoNoble estaba totalmente sorprendido al ver el resultado. “¿Hay algún problema con los lingotes?” “Todas las piezas son del mismo tamaño y peso, y están refinadas con la más alta calidad. Si un herrero hiciera cien espadas con estos lingotes, podrían ser de la calidad más alta.” ManoNoble no quitaba ojo de los Lingotes de Hierro que Weed acababa de refinar mientras no paraba de alabarlos. Normalmente, cuando un herrero crea cien espadas, algunas están destinadas a fracasar debido a su baja calidad por culpa de los diferentes materiales empleados, a no ser capaz de mantener la temperatura del fuego constante o por no golpear con la misma fuerza. Las esculturas de madera exigían una gran atención al detalle, por lo que una pequeña masa de hierro necesitaba mucha menos precisión para lograr la perfección. Gracias a su experiencia con las tallas de madera, había podido entrenar su habilidad, por lo que no le fue difícil producir lingotes de la más alta calidad. “Pero parece que faltan 40 gramos… ¿Seguro que has usado 20 trozos de Mineral de Hierro para crear estos lingotes?” – dijo ManoNoble con cara seria. “……” “Bueno, la diferencia no parece ser un problema. ¿Te gustaría crear un arma que sorprenda a todos?” Según la información que había adquirido en la página web de los Jugadores Oscuros, la respuesta a esta pregunta debería ser ‘’. “Me gustaría crear un arma que asombrara al mundo entero. Creo que solo si fuera capaz de crear un arma así podría ser digno de pertenecer a la raza enana.” “Cierto, los enanos hemos abandonado el agua a cambio de tener la capacidad de manejar nuestros amados metales. Las habilidades de los humanos jamás podrán igualarnos.” – respondió ManoNoble acariciando su barba con una sonrisa de satisfacción. ¡El orgullo de los enanos era enorme! Los enanos eran conocidos por su habilidad para trabajar con el fuego, por lo tanto su orgullo estaba bien fundado. “Armas enanas… ¿Cuántas quieres hacer?” No se necesita vender caro, vender ligeramente por encima del precio medio es suficiente. “Quiero ganar 500.000.000.000 monedas de oro con las armas.” – contestó Weed con orgullo. “¡500.000.000.000 monedas de oro! Aunque todos los enanos juntemos nuestro dinero sería imposible. Nunca pensé que tendrías un sueño tan absurdo. ¡Sal de mi forja de inmediato!” – respondió ManoNoble irritado. Si esto continuaba así, todas sus penurias habrían sido en vano. “Dices que las armas de los enanos son las mejores, y actualmente tengo 20.000 monedas de oro.” – dijo Weed alabándolo rápidamente. La verdad era que ni siquiera tenía 2.600 monedas de oro; estaba tan desesperado por ganar dinero, ¡que incluso estaba considerando la venta de equipo innecesario! “¿Tienes 20.000 monedas de oro?” “Sí.” “Espléndido.” – dijo ManoNoble – “Entonces supongo que puedo ayudarte; todos los enanos parecen ricos, pero en realidad es todo lo contrario. Siempre estamos creando nuevos objetos, por lo que tenemos múltiples fracasos y éxitos y no somos particularmente ricos. Las materias primas siempre son muy caras.” Hay dos cosas que los comerciantes encuentran más rentables en los Reinos enanos: las materias primas y la cerveza. Los enanos tienden a ser bastante desprendidos cuando se trata de adquirir materias primas para trabajar. Sin embargo, no suelen invertir en otros lujos por lo cual los enanos rara vez invierten en accesorios apropiados para su apariencia, como pendientes o anillos para la nariz. Sin excepción, cada enano del Continente estaba sumido en la pobreza. “Si realmente tienes 20.000 monedas de oro, conozco a algunos enanos que estarían dispuestos a ayudarte. Pueden elaborar armas de la calidad más alta posible. Te voy a dar una carta de presentación para mis amigos. Ve hacia el este de la ciudad hasta que encuentres la mina abandonada más antigua, allí podrás encontrar donde viven los verdaderos artesanos enanos.” ¡Ding!

Has adquirido la Carta de presentación de ManoNoble.
Lo que necesitaba Weed era precisamente una carta de presentación. Después de acceder y buscar por la página web de la Unión de Jugadores Oscuros, finalmente había logrado obtener la información que necesitaba: el lugar donde aprender habilidades avanzadas de [Herrería] de los más talentosos enanos. Caminando a través de una mina vieja mina abandonada sin luz, debía aparecer un lago, donde debería estar la ciudad subterránea de los enanos. Una ciudad construida con piedra y hierro, un lugar donde todos los artesanos enanos deseaban vivir. Ya tenía todo lo necesario para viajar allí.
* * *
Weed no tuvo ningún problema para localizar el camino que le llevaba hasta la vieja mina abandonada. Y en lo más profundo de la mina había un pasadizo que se adentraba la oscuridad. Tac, tac, tac. Cada vez que daba un paso, la sombra de Weed bailaba violentamente haciendo que caminar por el oscuro pasadizo subterráneo hiciese aflorar los temores más primitivos del subconsciente. Tras caminar durante más de treinta minutos desde la entrada de la mina abandonada, llegó hasta un túnel repleto de estalactitas de las que goteaba agua de forma constante, rompiendo el silencio y creando una sensación espeluznante. Desde que Royal Road se había vuelto popular, cada vez menos gente iba a ver películas de miedo. Había muchas mazmorras peligrosas en el Continente de Versalles, llenas de monstruos aterradores que mucha gente se animaba a explorar. Por esa razón, un montón de gente había perdido el interés en ver películas de miedo. Aunque realmente, la principal razón por la que ni los estudiantes escolares iban a ver películas de miedo se debía a que los elementos básicos de las películas eran monstruos que se podían encontrar fácilmente en las mazmorras. “¡Zombis!” “Están por encima del nivel 30. ¡Nunca encontrarás monstruos como esos antes del nivel 30!” “No podrá matarlos sin usar bendiciones.” Estos eran los comentarios más comunes que los espectadores hacían mientras veían a un héroe escapar de los zombis. Weed no tenía miedo mientras descendía por la cueva oscura. “Sería más interesante si los monstruos estuvieran intentando una emboscada.” La verdad era que aunque supiera que los monstruos iban a intentar emboscarlo o que su camino estaba lleno de trampas, no estaría tenso. Las paredes del túnel estaban llenas de frases sin sentido escritas por los enanos.

¿Qué puedo hacer con 5 trozos de hierro y 1 de plata?

He tomado el camino correcto a la aldea de los enanos. Eso… es lo que estoy intentando hacer. ¿Conoces el camino correcto a la ciudad de los enanos?

No vuelvas la vista atrás, si lo haces…
Las pintadas eran frases de provocación inútiles, destinadas a meter miedo. Los enanos son una raza de naturaleza optimista y traviesa. Les gusta el fuego y por eso usan las pintadas para meterse con la oscuridad. Los mejores jugadores reconocerían las pintadas como una provocación infundada y no les harían caso. Sin embargo, con tantas pintadas enanas nadie se culparía por pensar que había un gran tesoro detrás de él. Justo cuando empezaba a acostumbrarse a la oscuridad, el camino empezó a iluminarse gradualmente; por fin llegaba a su destino. Acelerando su paso, Weed pudo ver el final de la cueva. Se trataba de una zona enorme, llena de ríos subterráneos que desembocaban en un gran lago. A medida que el agua fluía, ésta brillaba como si estuviera formada por gotas de plata, y a lo largo de la orilla del lago se encontraba una ciudad de piedra, completando una escena increíble. Era el hogar de los Enanos. Desde el lago, el agua corría hasta cada casa. Era todo un espectáculo contemplar todos esos canales como si fueran venas de plata. Todas las herrerías emitían constantemente columnas de humo blanco. Además, algunas casas estaban adornadas con materiales preciosos como plata, oro, mithril o piedras preciosas. A los enanos les encantaban los adornos, pero no los hacían tan brillantes como los humanos. Al igual que las casas, las tabernas estaban adornadas con oro y otros materiales preciosos, lo que indicaba que debían producir cervezas de gran calidad si podían permitirse esas extravagancias con los edificios. Kurueso era definitivamente el lugar donde se reunían todos los artesanos enanos.
* * *
La búsqueda de ‘El Sacerdote de la Muerte’. En los foros de Royal Road, Deimond publicó la primera misión clasificada ‘S’.

Nosotros, el gremio Depredadores de la Tierra, vamos a cazar a un monstruo Jefe en las tierras del Norte.

Buscamos a aventureros valientes para asumir este desafío y aceptamos a todas las profesiones.

Si la cacería tiene éxito, el botín obtenido se repartirá a partes iguales entre todos.

Además, se ofrece una recompensa de 10.000 monedas de oro a cualquiera que pueda ofrecer información sobre la ubicación de dicho monstruo Jefe.
Aunque la respuesta de los usuarios, en el mejor de los casos, resultó apática.

El gremio Depredadores de la Tierra ya superó su época de apogeo.

Han tomado posesión del pueblo Santos… Si quieres cazar monstruos ve hacia el Norte.

Quizá tengan éxito.
No había muchos jugadores dispuestos a participar en la cacería. El Norte estaba ocupado por una gran cantidad de monstruos poderosos y por fuerzas malvadas que requerían una expedición compuesta por jugadores de primer nivel. Sin embargo y a pesar de los riesgos, una pequeña expedición de aventureros fue enviada para recopilar información. “En la orilla oriental del Pantano de los Lamentos puedes encontrar hidras. Estas criaturas tienen unas cabezas enormes… No sé más detalles.” – dijo el explorador dando así la información requerida. Los miembros del gremio de Deimond se dirigieron hacia el Pantano de los Lamentos donde residían las hidras después de reunirse en un pequeño pueblo cercano para darle las 10.000 monedas de oro al grupo de exploración. Las hidras tenían una altura de más de seis metros y los movimientos de sus cabezas eran lentos, pero cada una podía lanzar un fuerte veneno corrosivo. ¡Era lo suficientemente potente como para reducir la durabilidad de la armadura y de los escudos! Las hidras habitaban en una zona profunda del pantano que hacía que todos tuvieran que meter sus pies en el agua, lo que dificultaba el poder acercarse a ellas. “Adelante.” – dijo el guerrero Deimond encabezando la ofensiva. Después de derrotar a las hidras, el monstruo jefe hizo su aparición. Era todavía más grande y poseía siete cabezas que lanzaban veneno sin parar. Incluso podía abalanzarse rápidamente hacia los aventureros y tragárselos enteros. Al final, la cacería tuvo éxito y apenas veinticinco miembros de la expedición resultaron heridos. Con este resultado, claramente debían exhibirlo en el Salón de la Fama. “Parece un monstruo muy duro.” “¿Es esta la primera vez que alguien se encuentra con una hidra?” Poco después, Deimond descubrió más información sobre lo que buscaba. “Esta zona todavía tiene los restos de una antigua civilización humana, aunque el lugar está plagado de grandes gusanos… La última expedición que entró aquí fue aniquilada.” Los grandes gusanos no podían ser ignorados. Eran un tipo raro de no-muerto que seguían luchando y moviéndose bajo tierra. ¡Gusanos no-muertos! “El monstruo jefe era de una clase conocida como ‘Larva’, que poseía un cuerpo verde y una cabeza humana.” El gremio Depredadores de la Tierra recibió muchísimo daño al intentar cazar a la Larva, pero nadie sabía contra cuántos monstruos de ese estilo tendrían que pelear. El gremio continuó luchando a lo loco, atrayendo imprudentemente cada vez más la atención sobre su grupo.
* * *
Kurueso parecía ser el paraíso de los herreros enanos. Tang, tang, tang. A lo lejos, era fácil ver a distintos enanos sosteniendo martillos y golpeando alguna cosa. Los minerales estaban dispersos por todas partes, mientras que distintos productos ya terminados se amontonaban sin cuidado. En comparación con la ciudad Mano de Hierro, esta ciudad era tranquila pero estaba tremendamente caliente y repleta de enanos. “¿Ya sabes cómo hacer una lanza?” “Sí. Aunque su daño base es de más de 90, se requiere de mucha [Sabiduría] para esquivarla.” “Si le pones gemas con espíritus de fuego y de viento, obtendrás un efecto de tornado de fuego.” “Entonces, ¿cuánto daño adicional tendría?” “Creo que con cada golpe se podría hacer 23 de daño adicional; sería un arma impresionante.” “Eso demuestra tus expertas habilidades. Esta clase de armas deben tener una gran durabilidad.” “Intenté hacer una lanza porque quería conseguir por primera vez hacer un arma con más de 100 puntos de daño base.” A medida que Weed avanzaba por la ciudad, no dejaba de escuchar a los enanos susurrar numerosas historias sobre la fabricación de armas, sin hacer ningún caso a los que les rodeaban. “He escuchado que Fabio está muy familiarizado con la fabricación de armaduras.” “Es muy bueno en la fabricación de armaduras, lo suficiente como para ser llamado un Maestro. Si tienes suficiente dinero, puede hacer que tu armadura sea mejor que cualquier espada.” “Maldita sea, si tuviera dinero no estaría haciendo esto.” “No digas eso. ¿Crees que el Maestro Fabio usa sus habilidades únicamente para ganar dinero? Acepta peticiones de todo el mundo.” “Todos saben eso.” El nombre de Fabio voló hasta los oídos de Weed, y pensó en su nombre. El enano Fabio, el herrero elegido de Thor, era muy famoso entre todos los jugadores. Ya cuando Weed adquirió la armadura del Caballero de la Muerte, en la ciudad del cielo de Lavias, Fabio era ampliamente conocido. Los rumores decían que en el momento en que Fabio pusiera sus manos sobre una armadura vieja se volvería tan buena como si fuera nueva. Fabio era un artista con las manos. Los gremios de elite, incluso los que eran conocidos por dedicarse profesionalmente al juego, del continente de Versalles juntaban su dinero para solicitar sus servicios. Cualquier persona quería una armadura más fuerte, pero no deseaban conseguir una armadura reforzada, ya que se volvía demasiado voluminosa y pesada. Además, cuanto más se subía de nivel, más fácil era morir. Muy pocas personas, solo tipos como Weed, tenían la paciencia para soportar todos los problemas que generaba subir sus niveles de habilidad. Y por ello, una gran cantidad de personas prefería tener una mejor armadura en comparación con tener una mejor arma, e invertían su dinero en conseguirla. Gracias a esa tendencia, Fabio había adquirido una enorme fortuna y se había convertido en el herrero más famoso. Cuando CTS Media trasmitió las aventuras de Weed junto a las de otros ocho jugadores, Fabio se encontraba entre ellos. Después del programa, los usuarios con [Herrería] a nivel Intermedio empezaron a aparecer y con los intentos para aumentar sus niveles de habilidad se desarrollaron nuevas minas de mithril, que generaron a su vez, mejores materiales de [Herrería], lo que hizo más fácil elevar los niveles de habilidad. Con el paso del tiempo, más y más jugadores consiguieron suficiente habilidad como para mejorar las armaduras y el nombre de Fabio desapareció del Continente de Versalles. “¿Sabes si Herman está ocupado? Hace tiempo que no lo veo.” “No lo sé. Ahora que los humanos han regresado, ¿estará hacienda más espadas?” “¡Tsk, tsk! El Maestro Herman es muy particular ante un fallo, el resto de herreros no siguen su estilo de trabajo.” “Hace cuatro o cinco meses intenté copiar su estilo; en aquel momento me di cuenta que sus habilidades son superiores a las del resto de artesanos.” “Incluso si eres cabezota e intentas crear una espada con toda tu alma y corazón… a lo sumo tardarás una semana en completarla, pero si te va a llevar más de un mes no merece la pena.” “Ya, eso es verdad.” “Puedes intentar venderla en la casa de subastas para conseguir un precio más alto, pero se necesita demasiado tiempo, y la herrería es para ganar dinero.” Hacía poco tiempo, Herman había estado con Weed. En el Continente de Versalles no era raro encontrar una o dos personas con el mismo nombre, sin embargo era improbable encontrar a otro herrero con el mismo nombre tan cerca de Kurueso. ‘¿Quién sabe? A lo mejor me lo vuelvo a encontrar.’ Sin embargo, era un hecho que había pasado mucho tiempo de aventuras con Pale y su grupo. Y como Jugador Oscuro, era incapaz de rechazar las misiones más peligrosas cuando se las ofrecían. Excepto para dormir e ir a la escuela, Weed invertía todo su tiempo libre jugando en Royal Road, y sería difícil hacerlo si tenía que esperar por otros para ir a cazar. ‘Veremos si estamos destinados a encontrarnos.’ Weed se dirigió hacia el centro administrativo de Kurueso.
* * *
A diferencia de otras ciudades enanas del Reino de Thor, el centro administrativo de Kurueso tenía un enorme poder y gobernaba sobre toda la ciudad. En otros reinos, el rey y los nobles gobernaban sobre su tierra, por lo tanto era raro ver un centro administrativo que tomaba todas las decisiones en el Reino de los enanos. Los venerables ancianos eran nombrados durante la primera semana del año nuevo, y luego acordaban todas las decisiones políticas. El consejo estaba formado por diez enanos, de los cuales tres eran grandes guerreros enanos y siete eran Ancianos. Los enanos que apenas alcanzaban la edad adulta se consideraban demasiado jóvenes y no eran aptos para la elección. Sin embargo, se decía que cualquiera podía optar al asiento de Anciano, incluso los jugadores. Cada uno de los Ancianos trabajaba en el centro administrativo alternativamente. “Eres nuevo en Kurueso. ¿Te gustaría registrarte?” “Sí, me gustaría registrarme.” “¿Cuál es tu profesión?” “Soy un escultor.” En Kurueso no había que pagar impuestos al Malvado Dragón Blanco Kaybern, así que el ‘Cuerpo de Liberación Enano’ no molestaba para sacarle el dinero a la gente. Aquí todo estaba gobernado de acuerdo a los deseos de los enanos. ¡Ir a Kurueso era gratis! Sin embargo, había un requisito si se quería abandonar la ciudad. Era obligatorio aportar una gran pieza artística para la ciudad. Era necesario crear un producto con devoción y que fuera mejor que el de un artista promedio. Para un escultor, esa obra tendría que ser una escultura. No había otra opción que crear algo bueno, una obra pobre no sería admitida. Así que para dejar Kurueso había que contribuir con algo decente, pero al menos no había que pagar impuestos. “¿Cuál es tu nombre?” – preguntó el Anciano. “Me llamo ManoVirtuosa.” “Buen nombre.” – respondió el Anciano – “El proceso de registro ya está completo, antes de salir de Kurueso deberás hacer una buena obra, en tu caso una escultura.” Justo cuando Weed estaba punto de abandonar el centro administrativo, fue interrumpido. “¿Ya te vas?” – dijo el Anciano – “¿No hay nada que quieras saber sobre la ciudad? Si es así, hay algo que quiero preguntarte. ¿Escucharas mi petición?”” ¡La petición de un Anciano enano! Sin embargo, la oferta no sonaba muy tentadora para Weed. A pesar de que tenía una [Fama] enorme, tras convertirse en enano su [Fama] no tenía efecto ninguno. La [Fama] se ajustaba a lo que se había ganado a través de las aventuras y a las obras de arte creadas, pero como enano no había creado ninguna. Incluso aunque su [Fama] se mantuviera y le aportase una gran cantidad de prestigio, en Kurueso sería diferente. Esta era una ciudad que no comerciaba con el resto de reinos. La [Fama] que había conseguido en el Norte y en todo el Continente de Versalles sería desconocida en Kurueso. Incluso con la enorme [Fama] de Weed, fuera de esos lugares en los que era conocido no solía tener muchas peticiones. “¿Has escuchado alguna vez hablar del escultor enano Kendellev? No te preocupes, no necesitas aceptar mi petición a cambio de información.” Weed había pensado que si no se podía encontrar ninguna información sobre él en todo el Reino de Thor, ¡podría encontrarla en Kurueso! Weed asintió rápidamente con la cabeza ante la pregunta del Anciano. “Se trataba del mejor escultor entre todos los enanos, sus esculturas eran vibrantes y llenas de misterio. Pero conozco otra historia que los enanos han trasmitido entre sus antepasados.” Había sido capaz de obtener información sobre Kendellev, por lo menos había confirmado su existencia. “¿Dónde puedo encontrar a sus discípulos? ¿Sabes dónde pueden estar sus esculturas?” – preguntó Weed con esperanza. “Ni siquiera yo sé la respuesta para eso. Que yo sepa, ese enano no dejó ninguna escultura… Y supongo que tendrá algún discípulo, pero somos incapaces de encontrarlos. En mi memoria, muchos otros enanos han preguntado por Kendellev.” “A parte de mí, ¿te ha hecho algún otro enano esta pregunta?” “Muchos otros preguntaron por él, más de veinte.” Al igual que Weed, más de veinte enanos habían viajado a Kurueso para recopilar información sobre Kendellev. Sin embargo, no lo habían encontrado. ‘Se dice que existe alguna pista en Kurueso, pero la razón por la que esta información se ha difundido en forma de rumor es porque aquellos que se dieron por vencidos no quieren dar a otros enanos la oportunidad de encontrarlo.’ Nadie podía encontrar ni una pista sobre Kendellev. Sin embargo, debido a que quizá otros enanos podrían descubrirlo, no hacían pública la información que obtenían y la guardaban para sí mismos. “¿Qué puedo hacer para esculpir las voces que me hablan?” – preguntó una vez más Weed. El Anciano enano lo miraba con cara de sorpresa. “¿Te pasan esas cosas?” “……” “Si hay algo que necesitas de Kurueso, debes buscarlo tú mismo; las cosas hay que ganárselas.” En otras palabras, el Anciano decía que no se podía obtener fácilmente la información. Aunque era posible que la respuesta que buscaba Weed no pudiera ser respondida en la ciudad. ‘No sé ni cómo son las formas de estas voces desconocidas, y si alguien las hubiera tallado no molestarían para que las volvieran a esculpir.’ Cualquiera podía disfrutar del Arte, ¡pero solo uno podría dominarlo! Aunque no tenía prisa, ya había adivinado que la información que necesitaba no sería fácil de obtener.