miércoles, 12 de octubre de 2016

4Koma - Capítulo60




4Koma - Capítulo59




4Koma - Capítulo58




4Koma - Capítulo57




4Koma - Capítulo56




domingo, 9 de octubre de 2016

Volumen 13 Capítulo 5

Volumen 13 Capítulo 5
Morata, símbolo de prosperidad
Traducido por Ripecour y Tars
Corregido por DaniR
Editado por AMarauder y Tars

No es necesario decir que Weed iba a aceptar la misión. El estado actual de su cuerpo no era normal, pero no podía rechazar una petición realizada por la Orden de Freya. Además, no existía nadie más a quien pudieran ofrecer una misión de ese tipo ni tampoco quería ignorar la recompensa. También había que tener en cuenta que realizar una escultura en una misión de este estilo generaría una gran cantidad de [Fama] y muy buenas recompensas. ¡Era su oportunidad para mejorar tanto la habilidad de [Escultura], que se encontraba a nivel Avanzado – 5, como la de [Artesanía]! En particular, si la obra consiste en un símbolo religioso, uno puede pedirle ayuda cada cambio de estación a través de las oraciones. En el caso de la Diosa, sería posible pedir un aumento en la fertilidad de los campos sembrados, aunque sea una pequeña cantidad; o pedir un descenso en la cantidad de monstruos atacantes. Definitivamente, en Morata era una necesaria una escultura sagrada para que sus habitantes pudieran beneficiarse de sus poderes divinos. Pero no por eso iba a perder la oportunidad de aprovecharse de la situación. “La tarea es difícil, pero como la persona que me pide este favor se trata de Alveron, no puedo negarme.”

Has aceptado la misión.

Tras aceptar la petición de la Iglesia de Freya, la marca del asesino ha desaparecido.
[Infamia] ha disminuido 30 puntos por aceptar de buen grado la misión.
“Lo siento, Señor Weed. No hay nada más que nuestra Orden pueda ofrecerle más que esto. Espero que le ayude en esta difícil tarea.” – dijo Alveron mientras ofrecía un diamante más grande que una moneda. ‘Si entregara esto a los joyeros podría obtener más de 130.000 monedas de oro, al fin y al cabo el diamante es la gema más cara. Debo esculpir esta estatua con mucho cuidado.’ – reflexionó Weed mientras aceptaba gustoso la recompensa. Realizar una estatua tan grande podría llevar al menos tres meses sin ayuda pero, si era capaz de conseguir otras manos que ayudasen en la obra, podía reducir mucho ese tiempo. ‘Todos mis hermanos han ido a la aldea de los orcos…’ Los geomchis habían partido a toda velocidad hacia la aldea de los orcos, por lo que estaban ocupados. Weed les envió varios mensajes, pero ninguno de ellos obtuvo respuesta. “Voy a tener que pedir ayuda a Pale.” – dijo Weed tras decidir mandarle un susurro a Pale. - Pale. - ¡Dime, Weed! - ¿Dónde estás ahora? - Todavía estamos en Todium. Pale y el resto aún estaban haciendo las misiones que quedaban allí. Como resultado de no haber estado cualificados para acceder a la Torre de los Héroes, estaban completando las peticiones de los vampiros hasta que les llegase la muerte. - ¿Cuándo vais a regresar a Morata? - La verdad es que no lo sé. Si hace falta podemos ir en cualquier momento pero, ¿para qué nos necesitas? - Verás... Secretamente, Weed lo reconsideró, vacilante. Si solo decía que les iba a ordenar la creación de una estatua, ellos podían decidir no acudir inmediatamente. Esto se debía al hecho de que ya habían sufrido una experiencia parecida durante la construcción de la pirámide. - Tengo una buena misión, ¿sabes? Es como la misión que conseguí aquella vez que lideré a la Iglesia de Freya contra los Vampiros del Clan de Sangre Verdadera y la Legión de los no-muertos. - ¡Glup! ¿En serio? - He recibido una misión de uno de los más altos cargos de la Orden de Freya. Si también deseáis participar, sed tan amables de venir. - Por favor, espera ahí. Vamos ahora mismo. ‘Ya tengo un grupo de intermediarios.’ – pensó Weed sonriendo. Aun así, para crear la estatua, iba a necesitar mucha más ayuda. “Es esencial obtener ayuda de trabajadores con una alta [Vitalidad] si quiero terminar la estatua en un corto periodo de tiempo.” Desconocía la cantidad de monstruos que atacarían el pueblo, pero si asumía que habría gran cantidad de ellos en cada incursión, no podía permitirse el lujo de carecer de gente. El hecho de tener que crear la estatua lo más rápidamente posible, llenaba a Weed de un montón de motivación. ¡¿Quién os pensáis que es?! ¡Weed es coreano! Los coreanos conducen tanto los taxis como los autobuses a la velocidad de una bala. Eso sin mencionar que un autobús cierra sus puertas antes incluso de que terminen de entrar los pasajeros y vuelve a ponerse en marcha sin dar apenas tiempo a que se apeen los que han llegado a su destino. Culturalmente, el transporte público es reconocido como un medio de precipitar a sus desafortunados pasajeros a los puestos de trabajo sin perder ni un solo instante. Lo mismo ocurre con la industria de la construcción: siempre que se cumpla a rajatabla el reglamento para la construcción de edificios, lo único importante es el tiempo necesario para terminar, sin importar que se trate de un edificio o de un millón. Y si la construcción implica el derrumbe de unos grandes almacenes o que se destruya el pilar de un puente como efecto secundario, nada debe detener el ritmo de la construcción. El tiempo lo es todo. Aunque la construcción sea el terreno donde mejor se desenvuelven otras potencias económicas llenas de judíos y japoneses, ¡ningún coreano se relajará nunca durante su jornada laboral, y dará todo lo que tenga para cumplir con sus objetivos lo más rápido que pueda! ‘Voy a ir a la entrada sur de Morata. ¡Ahí es donde veré venir primero a los visitantes que vienen del Continente Central!’
* * *
Weed, una vez más, regresaba a la plaza para obtener más trabajadores. “¡Escoged, escoged! ¡Baratas tortillas con guisantes verdes!” “Armaduras a la venta. ¡Una pieza fabricada por el Maestro Artesano, Olsen! ¿Que quién es Olsen? Ese soy yo. Un herrero que entiende por completo el acero.” “¡Estoy buscando una persona que sepa dónde está el escarabajo azul! ¿Hay algún guía para ir a cazar un escarabajo azul? Doy buena recompensa.” La plaza central estaba alborotada de gente que intentaba hacer tratos en los puestos, personas que buscaban nuevos compañeros o que preguntaban a los demás para obtener información de algún terreno o sobre alguna misión. Todos se movían por la plaza con el rostro lleno de energía. Si esto se comparaba con una ciudad del Centro del Continente, se podía apreciar una gran ausencia de buenos jugadores, pero su espíritu de aventura y de vitalidad no tenía nada que envidiar. Toda la región estaba llena de gente profesional y enérgica con ganas de salir al mundo. Los monstruos en los alrededores de Morata nunca se agotaban. Había monstruos con la cabeza cubierta de escamas verdes como las de un pez o monstruos con forma de cocodrilo que caminaban sobre dos patas. Nuevos monstruos aparecían todos los días a medida que se iban calentando los días y llegaba la temporada de lluvias. ¡Fshhhh! ¡Fshhhhh! ¡Planc! ¡Planc! Los cocineros creaban nuevos platos a partir de la carne de los monstruos, mientras que los artesanos extraían sus materiales para luego crear armas y armaduras. Todo se vendía fácilmente. “Haciendo estas cosas gano dinero y también aumento el dominio de mis habilidades.” “Este lugar es el Paraíso.” Los artesanos estaban felices y sin ninguna preocupación.
* * *
Mysha acababa de comprar un báculo a uno de los artesanos que se encontraba en la plaza. ‘¡Ah! Lo siento perfecto en mi mano.’ El corazón se le había acelerado, no podía ocultar su excitación. ¡Recordaba la primera vez que había comprado un bastón y el buen humor que había sentido en su primera cacería! Había recibo elogios de sus compañeros mientras abrumaba con su poder a los monstruos. Los báculos son más largos que las espadas y son útiles para la defensa. Además, comparten el 80% de habilidades con el resto de las armas, lo que facilita poder practicarlas. Mientras trataba de abandonar la plaza, Mysha se encontró con Weed. “¡IIIIH!” ¡Su gemido sonó como el de una escolar que grita al encontrarse con un pervertido! “¡El Señor de Morata!” Las palabras de Mysha fueron capaces de atraer la atención de toda la gente que estaba absorta en sus propios asuntos. “El escultor Weed.” “El señor de Morata ha regresado.” “Espera, no tiene la marca del asesino; ha desaparecido, ya no se muestra su nombre.” Momentáneamente, la multitud se percató de que la llamativa marca carmesí había desparecido. “¡Ey! Ten cuidado, estás hablando sobre el Señor de Morata.” “¡El Señor de Morata! Tienes razón, lo había olvidado.” “Una palabra incorrecta hacia un noble o un maestro de gremio implica la muerte, ya lo sabes.” “Baja la voz. Ten cuidado.” El creador de ‘La Pirámide’ y de ‘La Torre de Luz’: el Señor de Morata, ¡Weed! En Morata, ya estuviesen comerciando o de cacería, la gente no podía sino ser cuidadosa con Weed. Si de alguna manera parecían estar oponiéndose a los ojos del Señor, éste podía movilizar completamente al ejército de la provincia solo para imponer un castigo. Por supuesto, esto era lo que pensaba la gente que no era residente de Morata. Weed observó la plaza llena de gente. Debido al crecimiento de Morata, el que acudiera mucha gente significaba que la ciudad era un buen lugar donde vivir. Weed no era sólo su amado Señor, también era un jugador y un residente. ‘Mis preciosas huchas de cerditos.’ – ya fueran jugadores o residentes, los veía a todos como depósitos de dinero. Como era mediodía, se podía apreciar una gran afluencia de gente, lo que implicaba que el mercado estuviera a pleno rendimiento. “Soy el Señor de Morata, Weed, quien ha tomado todas las decisiones de gobierno que han evitado que la ciudad reine en la anarquía. Os doy la bienvenida a Morata.” Los jugadores reunidos en la plaza no reaccionaron muy bien a sus palabras. “¡Pfffff! ¿Qué clase de decisiones has tomado? Todas las decisiones han sido tomadas únicamente por el Gran Anciano. Tú has estado simplemente jugando por ahí y acabas de regresar.” “Antes estabas estafando a gente vendiéndoles tus cosas.” “Yo pensaba que estabas vendiendo conforme al precio de mercado, pero parece que tenías un gran margen de beneficios. Lo he comparado con el resto de tiendas y hay una gran diferencia. ¿Así que porqué no ofreciste esa información a aquellos que la desconocían?” Los jugadores estaban cada vez más agitados a medida que se iban extendiendo los murmullos por la plaza. ¡En un breve periodo de tiempo, el Señor de la ciudad se había convertido en el blanco de su desconfianza! Weed pudo entender el sufrimiento de los políticos durante esos diez minutos. 'Tengo que ser más astuto; pensaba que iba a ser fácil engañarlos simplemente soltando unas pocas palabras. En la vida solo aquellos que quieren vivir honestamente salen perdiendo.' «¡Alto, alto, alto! ¡SILEEENCIO! Mmm… tengo una misión religiosa para Morata. Requiero ayudantes para crear una colosal estatua para la Orden de Freya. Necesito cuanta más gente mejor, ¡doy comida y alojamiento gratis! Aceptad solo aquellos que vayáis a trabajar durante todo el proyecto.» – dijo Weed utilizando el [Rugido del León] para acallar a la creciente turba. Reunir tantos trabajadores como pudiera era algo bueno para Weed, pero solo contaría con aquellos que pudiesen asumir toda la responsabilidad. La misión no era apta para la gente que estaba ocupada comerciando, fabricando objetos o cazando monstruos, ¡porque la construcción de la estatua sería más trabajo que ocio! Y además había que tener en cuenta a aquellos que nunca habían participado de algo como eso, no sabrían cuánta recompensa había por una misión de escultura. “¡Yo! ¡Yo lo haré!” Entonces, desde el fondo de la multitud, ¡aparecieron un gran número de principiantes! Supuestamente eran turistas, pero se trataba de aquellos que habían llegado desde el Reino de Rosenheim y que ya habían aportado su granito de arena en la construcción de la pirámide, o jugadores que habían oído acerca de su construcción y habían acudido juntos a todo correr. “¡Solo si hay gachas, entonces me uniré!” “¿Qué vamos a crear esta vez?” “¿Me recuerdas? ¡Soy Lemon!” – dijo una preciosa chica que parecía estar a mediados de la adolescencia. Weed navegó a través de sus recuerdos y mostró una de sus mejores sonrisas. “¡Ahh! Por supuesto que te recuerdo. Eres Lemon, moviste 39 piedras para construir la pirámide. Te daré mis gachas, así como también a Gopaegi.” “¡Sí! ¡Te acuerdas!” Weed saludó a aquellos que habían regresado.
* * *
¡Comenzó una construcción a gran escala en Morata! Desde la primera palada todo fue muy fluido. Contaba con veinte personas que habían participado en la construcción de la pirámide del Reino de Rosenheim. Aunque en un principio los ayudantes con una buena cantidad de [Maná] eran mejores ayudantes, estos antiguos jugadores se movían a buen ritmo. “Hacedlo rápido y podremos comer gachas.” “¡Hurra! Estamos creando algo de nuevo.” Se estaban regocijando mientras tarareaban y cantaban. Sin embargo, al mismo tiempo, los nuevos participantes, unos trescientos, estaban más dudosos. Querían tratar de experimentar en qué consistía la creación de una escultura de esta escala pero no acababan de verle el beneficio. “¿Qué tiene esto de bueno para montar tanto alboroto?” “Ni siquiera estamos en el Reino de Rosenheim.” El Reino de Rosenheim estaba clasificado como un reino de inició debido a que una gran proporción de los jugadores que tenían ahí su base eran novatos; por tanto, resultaba obvio que haber compartido una misión les había vuelto muy entusiastas. Pero el retraso de desarrollo en el Norte significaba que no contaba con la opción de ser el punto de partida de los principiantes. Aunque era conocido por el turismo a raíz de la afluencia de aventureros, el número de jugadores que lo visitaban aún era modesto. Sin embargo, más de trescientas personas se habían unido para vivir esta nueva experiencia a través de la misión de Weed que, como Señor de Morata, colaboraba con la Orden de Freya. A partir de entonces, con el inicio de las excavaciones y con la reunión de tantos trabajadores, la composición de la entrada sur de Morata cambió drásticamente.
* * *
“Bueno, moriré si me alejo mucho de la puerta, es por eso que voy a trabajar aquí.” “Vine a Morata de aventuras, pero aquí el equipo se estropea demasiado rápido. Al final entre unas cosas y otras, mi dinero se ha evaporado, así que aceptar otra misión de caza ahora mismo es demasiado arriesgado, por lo que he pensado que cavar un rato no estaría mal… De todas maneras, ¿qué están creando?” “Yulha, ¿quieres que lo hagamos juntas? Creo que será un buen monumento.” “Sí, hagámoslo.” Este era el tipo de conversaciones que se podía oír entre los distintos trabajadores a medida que compartían sus pensamientos. Además, aquellos que venían del Reino de Rosenheim también se veían unidos por una fuente de orgullo. “¡La Pirámide del Reino de Rosenheim! ¿Alguno ha trabajado directamente en ella? Yo moví 56 piedras en horizontal. ¡Y 19 piedras en vertical!” Los rumores acerca de que la obra pronto se convertiría en una de las Maravillas del Continente de Versalles se estaban extendiendo entre los trabajadores. En una taberna, podía observarse a un hombre y una mujer bebiendo. “Hwaryeong, ¿lo has escuchado?” “Sí. ¿Qué pasa?” “Normalmente, nadie tiene ni idea de lo que va a hacer Weed el escultor antes de que se ponga a esculpir.” “¿Así que la escultura es aún un misterio? Espero que esta estatua sea tan maravillosa como las anteriores.” “Es el trabajo del escultor Weed después de todo; ciertamente puedes esperar que será buena.” “Pero… Zephyr.” “¿Sí?” “Ahora mismo hay un asunto secreto en todo esto.” “¿Qué es? Esto quedará entre nosotros…” “Es algo que no debe ser publicitado de ninguna manera.” – dijo la mujer en un tono muy bajo. “Está bien, no se lo diré a nadie; puedes contármelo.” La taberna estaba bastante llena, por lo que a su alrededor no había más que un ruidoso griterío. Pero ahora el volumen había descendido porque la gente estaba escuchando la conversación entre el hombre y la mujer. Incluso los bebedores se habían detenido, porque estaban interesados en el contenido de la conversación. En el interior de la taberna, rápidamente se hizo el silencio. “El objeto que tiene que crear… es algo que ha sido pedido por la Orden de Freya.” “Eso lo sé.” “Normalmente, la Orden no pide a cualquier persona hacer algo, porque tiene que garantizar la obra que hace dicha persona. Ahora, ¿qué crees que ocurrirá si te unes a la construcción de la estatua?” “¡Glup! Lo que estás tratando de decir es…” “Así es. Lo primero: ¿cuánta será tu contribución con la Orden de Freya? Más de tres veces la normal. Además, a cambio de participar en la creación del más icónico símbolo para la Orden, obtendrás bendiciones y curaciones gratis. Puede que incluso seas capaz de contratar clérigos de la Orden de Freya en cualquier lugar, aunque no te conocieran de antes. Para el resto de tu vida.” “Ser amigo de la Orden de Freya… Cierto, eso es lo que implica una amistad como esa.” “Además, si obtienes suficientes puntos de contribución, hasta podrás ser beneficiado con la posibilidad de recibir una misión de la Orden de Freya.” “Sí, ahora que lo pienso… la recompensa es enorme…” “Es la Orden, ya sabes. Para los clérigos, ¿qué puede haber más importante que la Fe? ¿Obtener unas pocas cabezas de monstruos? No. Si la persona que debe crear la estatua supiese de esto, entonces no habría compartido la misión con mucha gente, ¿no crees? Además, es una rara oportunidad. Si se trata de algo como cazar, puedes hacerlo en cualquier momento. ¿Ir a una mazmorra? ¡No es como si fuesen a destruirse si tú no apareces! ¿Pero crees que es algo común tener la oportunidad de participar en la creación de una estatua como esta?” Todos asentían con la cabeza. Era lo suficiente coherente para que los usuarios de la taberna estuvieran de acuerdo. ‘Así que es eso. A pesar de que se trata de un trabajo un tanto duro y problemático, si con ello puedo conseguir puntos de contribución, ¿no sería buena idea participar en la misión a su lado?’ ‘No sé si darán muchos puntos de contribución con la Orden… pero si es tres veces la normal… Incluso aun tratándose de una misión para hacer una escultura, no hay muchas recompensas ahí afuera tan decentes como esta.’ ‘Se volverá un monumento, seguro que es algo de lo que me sentiré orgulloso. Soy capaz de aguantar monstruos, no importa cuán alto sea su nivel. Además este es un evento que es muy poco probable que vuelva a repetirse, y tener la oportunidad de crear una escultura es algo que no he experimentado hasta ahora.’ ‘¿Hwaryeong también participa? Ella es realmente guapa. Como las hermosas mujeres de las esculturas. ¡Hacer una estatua puede ser una experiencia importante!’ La gente de la taberna escribía a sus amigos, a su familia y a los miembros de su gremio a través de mensajes privados; todos los hombres y mujeres fueron desapareciendo silenciosamente. En ese mismo instante, una conversación similar se podía escuchar en la armería. Grupos compuestos por Pale y Maylon, Romuna y Surka y Mapan e Irene estaban realizando una misión similar. ¡Manipulación de la información! Formando una opinión pública favorable, esparciendo información imprecisa, y formando así un consenso entre la multitud. Al final, los estúpidos, siempre caen. Muy pronto, la atención de la población de Morata se tornó hacia la creación de la estatua en la entrada sur. Los trabajadores se iban reunieron para ser voluntarios gracias a los foros de Royal Road, las películas del ‘Salón de la Fama’ y la cobertura de los canales de retransmisión. Y aunque Weed cobraba 10 monedas de oro por persona, cada vez había más trabajadores registrándose. Los jugadores participantes que tenían un alto nivel eran los trabajadores más eficientes. Con un gesto de la mano, un mago era capaz de excavar la tierra; a su vez, los guerreros podían mover cinco sacos o más en un solo viaje. Mientras tanto Weed estaba repartiendo gachas recién hechas. “Unas pocas gachas para comer.” “¡Hala! ¡Qué rico!” “Esto esta delicioso. ¿Puedo repetir?” “No sé cuántas veces he repetido ya.” Los trabajadores no se olvidaban de dar las gracias. ¡Las ricas gachas desaparecían vorazmente por las gargantas hambrientas y los cuerpos recuperaban rápidamente su [Aguante]! Weed trabajaba a una velocidad tremenda. El primer paso consistió en limpiar toda la vasta área donde se encontraban. “La tierra es un material esencial para cualquier tipo de construcción. Obtendré mucho dinero cuando la venda a un gremio de construcción.” ¡Trabajaba en un plan para obtener su propio beneficio! Aprovecharía esta oportunidad para realizar una obra pública a gran escala y debía tenerlo todo controlado. Ahora mismo, estaba creando un gran lago, para después construir una carretera hacia el centro del mismo. Allí impondría peajes en las cinco calles, peajes que los carruajes estarían obligados de atravesar. “La armonía con la Naturaleza es importante en una escultura, así que la estatua necesita estar donde haya una gran cantidad de agua para que sea más efectiva.” Weed era el escultor más impresionante del Continente de Versalles, así que nadie podía discutir su punto de vista. La mayoría de la gente permaneció en silencio, porque se trataban de ese tipo de personas que no tenían interés en las esculturas. “Bueno, lo que dice suena razonable.” “Después de todo, es la persona que se encuentra en nivel Avanzado de la habilidad [Escultura]… Supongo que tiene razón.” Tenían sus dudas, pero aparentaba ser un escultor con suficiente pasión por los detalles como para hacer de su trabajo una buena obra, así que le dejaron actuar a su manera. De hecho, cuanto mayor fuese el nivel de la escultura, mayor serían las recompensas que obtendrían. Todos los que se encontraban alrededor de la obra le consideraban el escultor más espectacular de todo el Continente de Versalles, por lo que no eran pocos aquellos que deseaban que hiciera su mejor trabajo. “La gente inteligente es la más fácil de engañar, ¡je, je, je!” – dijo Weed, esbozando una sonrisa al escuchar sus conversaciones. ¡Si hay un buen líder, los subordinados nunca hacen preguntas! Mientras eran mimados, generosamente excavaban la carretera. A partir de ahí, la forma que estaba tomando tenía el mismo efecto que un foso y unos canales. De ahora en adelante, para poder atacar Morata, además de los estrechos caminos, los enemigos tendrían que nadar para cruzar el lago. No solo he sido capaz de restringir el perímetro, además, mientras nadan ¡los enemigos están indefensos contra los ataques de las flechas y de magia! Como colofón, habitualmente los canales podían ser usados para construir casas flotantes para el turismo, un recurso que ahora estaba disponible para ser desarrollado. Zephyr ya tenía preparado planes para un negocio secundario. “Voy a atrapar peces y los pondré aquí. Sería realmente bueno que se crease un lugar de pesca.” No era mala idea crear una zona de pesca cerca de Morata. Aunque la gente no estuviera realmente interesada en ello, aun así podía dar lugar a una imagen positiva para el público general. Después de haber desplazado la friolera de más de diez kilómetros de tierra, y tras haber excavado casi una cuarta parte de la zona, Weed mandó detener las obras. La mano de obra era limitada y, aunque tenía obreros suficientes, juzgaba que el daño que se estaba haciendo a la economía era demasiado grande. “Este tipo de tarea se está convirtiendo en una labor muy dura para la gente. Tienen que detenerse ahora mismo por el bien de las actividades económicas de Morata.” En este punto, detuvo el trabajo en el lago y lo dejó con el tamaño que había alcanzado, ya que le parecía que había interrumpido las dulces tasas provenientes de la gente que iba de caza. Ahora, en el centro del lago: ¡era el momento de crear la estatua del parque! No se tenía que preocupar por los materiales de construcción debido a toda la ayuda que había recibido anteriormente para apilarlos. Weed cogió confiado su cuchillo de tallar pero, justo en ese instante, comenzó un problema más preocupante.
* * *
- Escúlpeme. - Por el amor de Dios. - Haz una representación de mí. Si eres tan estúpido como antes, tendré que utilizar mi talento en ti de nuevo. ¡Muajajajaja! - ¿Qué razón tienes para ignorarnos? Si nos ignoras, entonces nosotros permaneceremos fuera de este mundo para siempre. - ¿Por qué esculpes a Freya en vez de a nosotros…? Los susurros en sus oídos de aquellas personas desconocidas le estaban provocando ataques similares a los de un epiléptico. “¡¡¡¿Por qué no me decís cómo queréis que os esculpa?!!!” – gritó Weed sin poder reprimirse, haciendo que los jugadores cercanos se giraran para mirarlo. “¿Qué está ocurriendo?” “Su verdadera naturaleza no es buena.” “Déjale. Todos los artistas son raros.” “Debe ser angustioso para un escultor pensar en qué esculpir.” Afortunadamente, los jugadores mostraban comprensión y siguieron su camino. Aun así, Weed, se estaba volviendo loco con todas esas voces taladrándole la cabeza. - Hazme una pieza, ¡a mí! - ¿No vas a esculpirme? Sería un gran honor para ti… - Escultor ignorante, libéranos. Mientras continuaban sin decir a Weed cómo querían ser esculpidas, constantemente le conminaban a usar su habilidad para crearlas. A pesar de que había sido objetivo de cientos de maldiciones, su vida nunca había llegado a correr peligro gracias la ayuda de las habilidades de protección. Más tarde había sido capaz de liberarse de las maldiciones con la ayuda de los clérigos, pero debido a la gran cantidad de sufrimiento padecido, no había podido mantener el ritmo normal que podría haber mantenido en relación a la escultura. Otros podrían no haber sido capaces de aguantar las quejas; pero para Weed, los sonidos no era más que ruido de fondo. ‘Siento que, dado que no es una escultura obvia, debe ser una misión de algún tipo.’ Weed se percataba de que su situación era algo inusual, pero era difícil relacionar su problema con algo específico. Desde su estancia en Todium había comenzado a escuchar las voces, tras alcanzar el nivel Avanzado – 5 en la habilidad [Escultura]. Así que se imaginaba que tenía que haber alguna clase de relación. Pero no sabía qué hacer. En aquel momento, durante los descansos entre la creación y reparación de esculturas, se tomó su tiempo y tranquilamente esculpió estatuas, tanto de hombres como de mujeres. - No. Así no es. - ¿Cómo cualquiera de nosotros podría parecer tan desvergonzado y miserable como eso…? - No eres un escultor muy talentoso. Las inidentificables voces revelaban su decepción y su enfado tan pronto como veían las esculturas que creaba. Weed sentía que este misterio debía ser resuelto pronto. ‘Si siempre que comienzo a esculpir las maldiciones aparecen, esto puede hacer difícil que me concentre a largo plazo.’ Había creado pequeñas esculturas durante el tiempo que se tomaba de descanso entre las cacerías. Incluso aunque uno fuera un escultor profesional, todavía era bastante difícil esculpir, ya que cada escultura que hacía podía tomar mucho tiempo hasta llegar a su finalización. A pesar de que Weed era capaz de crear Obras Magníficas, Maestras, incluso Magnas, todo se debía a la experiencia acumulada tras crear multitud de estatuas. - ¡Pfffffffff! Estúpido bastardo. - Este escultor no tiene ni idea de nuestra gloria. Está sobrecargado de trabajo para poder hacernos. La angustia de Weed, a medida que iba recibiendo más y más maldiciones, se fue haciendo más profunda, día tras día. Peleaba con la necesidad de hacer la estatua de Freya. Weed se vio forzado a usar la habilidad [Piel Pétrea] mientras trabajaba arduamente a través de su calvario. Su musculoso cuerpo era cada vez más pesado. ¡Raaaaaaaaaaaaas! Repentinamente, debido a las maldiciones que desgastaban su [Aguante], arañó la estatua que estaba esculpiendo con su cincel. ‘Esto es grave.’ El sudor caía por la espina dorsal de Weed. Si la estatua fracasaba, la misión fracasaría con ella. Sufriría un descenso en su reputación como escultor, así como también en sus puntos de contribución con la Orden de Freya; por no mencionar las quejas que llegarían de los jugadores que habían participado en la obra. Weed se tranquilizó a sí mismo mientras continuaba con el trabajo, diciéndose que el arañazo no era para tanto, solo un pequeño error. ¡Sufría una pura agonía! El mal estado en que se encontraba su cuerpo junto con las continuas maldiciones, hacían que se estremeciera continuamente, causando continuos daños menores a la escultura. ‘Puedo decir que esto está lejos de ser una obra Magna pero, por favor, no dejes que se convierta en un fracaso.’ Weed se vio forzado a concentrarse cada vez más en la escultura.
* * *
Cerca de Morata, se estaba formando una sombra negra. El sol no se había alzado, por lo que la noche seguía dominando la tierra; la oscuridad se cernía con aspecto siniestro aumentando el poder de los monstruos. “¿Qué es esa cosa?” “Ni idea, creo que va a ocurrir algo grande.” Los jugadores podían sentir un aura inusual que se iba extendiendo por la zona hasta que poco después comenzó el incidente. “Esta región es nuestra.” “Este no es lugar para los seres humanos.” Monstruos de tipo bestia cubiertos de pelo de la cabeza a la cola, goblins emanando magia, hombres-lobo que transformaban su apariencia con la luna llena, grupos de ladrones y depredadores que vivían en cuevas… todos ellos descendieron sobre Morata como una nube. La cantidad de monstruos en el Norte había aumentado en gran número, y como muestra de ello, cientos de miles de criaturas se dirigían hacia Morata. “Una horda de monstruos.” “Tienen como objetivo nuestro pueblo.” Para todos aquellos que se encontraban fuera de las murallas, el sudor descendía por sus espaldas. Se trataba de algo parecido a los asedios que habían visto antes; y para muchos de ellos, esos asedios observados en televisión ya habían sido lo suficientemente excitantes. Confrontar a una oleada de monstruos que se aproximaba era algo que les horrorizaba completamente. “¿Puede el ejército de Morata defendernos contra esto?” “Lo dudo, Morata no tiene ningún ejército…” Morata contaba con paladines y clérigos de la Orden de Freya, pero ellos solos no podían prevalecer contra una fuerza de tal magnitud. “¿Por qué nos atacan de repente esos monstruos con tanta ferocidad? Tiene que haber una razón por la que razas con una afinidad tan mala entre ellas se hayan unido de esta manera…” “¡La estatua! ¿Crees que la estatua tiene algo que ver con todo esto?” Jugadores que habían aceptado la misión sin un solo atisbo de preocupación, se dieron cuenta de pronto del riesgo que entrañaba formar parte de la construcción de la estatua. “Es una misión realmente peligrosa.” La situación se había convertido en algo incluso más terrorífico que montar un tigre. Al mismo tiempo, todo habría sido en vano si ahora decidían rendirse en medio de la misión; además, no había un lugar donde poder esconderse. Pale y los otros arqueros se agruparon sobre los muros. “Tienes que sobrevivir.” “Sí. Tú también, Pale.” – contestó Maylon mientras le sujetaba la mano. Romuna buscaba objetivos mientras permanecía cerca de los arqueros. Irene estaba ocupada repartiendo bendiciones entre todos los jugadores que iban a tomar parte de la batalla. Esto incluía a Surka, que se encontraba cerca de la puerta para interceptar a los enemigos. ¡Los jugadores se unieron luchando tanto por la Orden de Freya como por Morata! “No podemos retroceder ante estos monstruos. ¡Luchad! ¡LUCHAD POR LA VICTORIA!” “¡Esta es la ciudad de los pioneros del Norte! Si perdemos ahora a manos de estos monstruos, básicamente daremos por perdido el Norte. Como resultado, las bestias lograrán desplazarnos hasta el Continente Central.” – rugieron los caballeros que montaban sus corceles para darse ánimo. Al mismo tiempo, cargaba la legión de los monstruos. Sin embargo, en lugar de atacar los puntos vulnerables de los muros de Morata, se obstaculizaban a sí mismos mientras cargaban hacia la estatua. ¡Plash! ¡Plash! Los monstruos se lanzaban al lago en su intento de destrozar la estatua; el gran lago aportaba su ayuda en la defensa de la estatua. ¡Raaaas! ¡Craaash! “¡Grooooooar!” Pero debido a que el cuerpo de los monstruos era mucho más pesado que el de un humano, necesitaban muchísimo más tiempo para poder cruzar el lago. Casi un tercio de los monstruos fueron aniquilados por los disparos de los arqueros mientras los monstruos se encontraban en el agua. “Son objetivos lentos y están en el agua.” “¡Disparad!” Se desató una densa lluvia de flechas. Los magos también se lanzaron con furia hacia los monstruos. En comparación con las armas que portaban los guerreros, el daño proveniente de un mago era superior en unas cinco o seis veces a un daño físico. Además, cuando un mago lanzaba un hechizo poderoso, la diferencia en daño podía ser incluso treinta veces superior. Obviamente, los magos estaban sujetos a la desventaja de tener que tomarse mucho tiempo para poder lanzar unos ataque mágicos de tal envergadura. “Venid a mí las incesantes llamas ardientes del fondo del Infierno. ¡[Llama Infernal]!” Las llamas rodearon las cabezas de los monstruos que trataban de mantenerse a flote. En el otro lado del lago, los monstruos atacaron a todos los residentes que entraban dentro del rango de sus ataques. Durante el tiempo que se tomaban los magos para recuperarse y seguir causando estragos, había algunos jugadores que no sabían qué hacer. “¡Maldición!” “¿Quieres saltar al lago?” ¡Un campo de batalla en el interior del lago! Entre los monstruos, había algunos que sabían cómo pelear debajo del agua, como los que pertenecían a la raza de los anfibios. Los caballeros de armadura pesada y los guerreros se reunieron. “Vamos a dispararles. Con suerte podremos acertar a alguno.” Al final, las flechas volaron hacia el lago. Los monstruos que se aproximaban se encontraban con las puertas de la muerte. Un número insalvable de flechas y magia volaba hacia el lago, añadiéndole un efecto lumínico de gran esplendor. “Esto es nuevo.” “Interesante.” Para estos tipos no había muchas oportunidades de experimentar algo nuevo. Algunos monstruos se acercaron a las proximidades de la estatua, pero se encontraron de frente con la fiera e impenetrable resistencia de los caballeros y fueron derrotados en un instante. Al empezar el nuevo día, el ejército de monstruos se retiraba, dejando tras de sí muchas víctimas. Pero volvían a atacar cada vez que llegaba la noche. Durante este tiempo, Weed se enfrentaba a un aumento de dificultad a causa del incremento de la altura de trabajo. Ya había completado las caderas y la cintura, ahora tocaba tallar el pecho y los hombros. Cuando tuvo la zona más o menos construida, decidió otorgar a esa parte unos detalles más finos. “¡Crearé una escultura de Luz Lunar!” Una suave luz plateada recorrió el contorno de la estatua. A partir del momento en que había alcanzado el nivel Avanzado – 5 en la habilidad de [Escultura], era capaz de usar la habilidad de tallar con los ojos cerrados. Golpe tras golpe, la forma de la estatua se fue suavizando y las curvas fluyeron más refinadas. Dado que la estatua tenía un efecto directo sobre el momento en que la invasión de los monstruos llegaría a su fin, Weed continuó tallando incesantemente en medio de la noche. Mientras trabajaba, su único asidero era la cuerda de la que colgaba. Mientras tanto, los alrededores de la estatua que estaba a punto de ser completada, se encontraba repleta de gente. Recogía la luz de las estrellas y de la luna; la estatua se veía envuelta en una sensación increíble, como si se tratase de un sueño. “La estatua es tan hermosa.” “Es muy romántico.” Ya fueran hombres, mujeres solteras o parejas de jóvenes amantes… todos los jugadores eligieron buenos lugares para sentarse mientras veían cómo se desarrollaba la escultura de Weed. La mano izquierda sujetaba una bolsa de monedas, mientras que la mano derecha se mantenía levantada hacia el cielo. ¡La estatua sujetaba una antorcha! La Estatua de la Libertad de Freya. “¡Guauuuuu! Impresionante.” Las bocas se abrían a medida que veían la forma de la estatua volverse más definida, ya que momentos antes de estar completada, la estatua tenía una altura de 160 metros. La cabeza de la estatua contaba con una gran gema incrustada en la corona y su figura parecía estar cubierta de pieles. Estaba decorada con lujosos relojes, anillos de gemas, colgantes y, por supuesto, pendientes. Era realmente un símbolo de opulencia y Weed firmó cada uno de los adornos con los nombres de los donantes.

Asociación de Comerciantes de la Plaza Orgel.

Asociación Mercantil.

Mercader Mapan.
Había recibido donaciones de todas las asociaciones de mercaderes de Morata, así como de muchos grupos del Reino de Versalles. De hecho, había conseguido más beneficios de estas donaciones publicitarias que por el diamante recibido por la Orden de Freya para sufragar los gastos. Sin importarle lo dolorosas que eran las maldiciones que le seguían lanzando, persistió hasta el final para poder terminar la estatua. ¡Weed había encontrado otra forma de hacer dinero a través de la escultura! Su tenacidad habría llegado al punto de ser capaz de obtener dinero de otras fuentes, aunque eso implicara poner calcetines y zapatos a la estatua. Por último, cuando el rostro de la estatua estuvo completado, se vio que era una representación de la cara de Hwaryeong. Sus facciones encajaban bien con el sentimiento lujoso de la estatua. De todos modos, había hecho esto tras pedir permiso a Hwaryeong por adelantado. Cuando Weed le dijo que quería esculpir su rostro, la cara de Hwaryeong se enrojeció como una manzana madura. “Eres Weed… así que……” Hasta ahora, ella había considerado a Weed como una persona un tanto insensible. Estaba demasiado ocupado con su vida como para considerar cosas lujosas, como el amor. Sus preocupaciones y pensamientos internos no eran muy afables, lo que hacía difícil mantener conversaciones profundas con él. Era un hombre del que era imposible esperar algún acontecimiento romántico. ‘Estaba equivocada del todo.’ – pensó Hwaryeong esa noche mientras era incapaz de conciliar el sueño. La estatua gigante de Morata. ¡Había movilizado una cantidad masiva de personas para crear una estatua con el fin de esculpir su cara! ‘Este es el acontecimiento más importante de la Tierra.’ A pesar de que las fases de su relación parecían haberse saltado unos cuantos pasos, para Hwaryeong este era un momento muy prometedor. Y, por fin, la estatua de Freya estaba completa. ¡Ding!

¡Has creado La Estatua de Freya!
Has completado una estatua de la Diosa de la belleza, Freya.
A petición de la Orden de Freya, una estatua ha sido erigida en Morata; y glorificará la fe de su gente haciendo esta región más fértil que nunca.
Para conmemorar la creación de la estatua encargada por la Orden de Freya, se hará una peregrinación anual.
Efectos:
El rendimiento de los cultivos de los alrededores aumenta un 45%.
La tasa de desarrollo comercial aumenta un 3%.
La tasa de desarrollo industrial aumenta un 2%.
Se mitigan los daños producidos por las sequías, inundaciones y tormentas.
La tasa de crecimiento de la [Fe] de los residentes se duplica.
La felicidad de los residentes aumenta.
La disposición de los residentes a pagar impuestos aumenta un 12%.
El poder divino de los paladines y clérigos de la Orden de Freya aumenta un 30% en la provincia de Morata.