domingo, 3 de julio de 2016

Volumen 12 Capítulo 3

Volumen 12 Capítulo 3
Infierno en Silmido
Traducido por Ripecour
Corregido por DaniR
Editado por AMarauder y Tars

Lee Hyun no había realizado ningún preparativo para el MT. ‘No quiero hacer nada que pudiera considerase como innecesario.’ La doctrina samurái de la complacencia era la mejor forma de proceder y la más sencilla. Independientemente de eso, el grupo se juntó para deliberar y preparase. La persona encargada de dirigir el grupo era Bak Sun Jo . También Seoyoon había acudido específicamente a la escuela para atender a la preparación del encuentro. “Bien, vamos a compartir las cosas que podemos hacer. ¿Hay alguien que sepa cocinar?” “……” Tras la pregunta de Sun Jo, todo el mundo permaneció en silencio. “Bueno… si solo se trata de la comida, podremos lidiar con ello, más o menos. Sigamos, ¿sabe alguien cómo montar una tienda de campaña?” “……” “¿Hay alguien que le guste el exterior más que estar dentro de su casa? Sería genial si tenéis experiencia en la montaña.” “……” Seoyoon había permanecido en silencio desde el principio y el resto mantenía la cabeza gacha sin decir palabra. No tenían experiencia en ningún otro campo más allá del estudio. Parecía que en los frecuentes viajes que realizaban, no se tenían que preocupar por ninguno de estos menesteres. La mirada de Lee Hyun se sumió en la desesperación. ‘¡Panda de incompetentes!’ La frente de Bak Sun Jo brillaba debido al sudor. Para todos ellos, era la primera vez que iban a acometer un viaje de estas características y no sabían qué hacer. Pasaron diez minutos… después otros veinte; la reunión iba deprisa hacia ninguna parte. Inevitablemente, Lee Hyun se vio forzado a abrir la boca. “¿Qué os parece si comenzamos planificando primero los suministros que necesitamos dado que disponemos de un presupuesto limitado? Como no nos queda mucho tiempo, simplemente sugiramos cosas y entre todos consideraremos si son esenciales o no.” “Tienes razón. Empecemos con las cosas que sean absolutamente necesarias.” Tras ser apoyada la idea por Min Sura, cada uno comenzó a aportar los objetos que consideraba necesarios en el viaje. “¡Una tienda de campaña!” “Si vamos a cocinar para comer, necesitamos utensilios de cocina y un infernillo.” “Necesitamos carne y agua… no podemos ir sin agua.” “Como hemos de dormir, necesitamos unas mantas para la noche.” “También son esenciales toallas para limpiarnos.” “El cargador del móvil.” “Maquillaje también… y tazones, vasos, cucharas y palillos.” “¡Casi lo olvido! El motivo de todo viaje son las fotos. Llevaré mi cámara.” Parecía que la tormenta de ideas había reactivado su entusiasmo, pero de pronto Choi Sang Joon frunció el ceño. “Pero todas esas cosas han de entrar en un límite de presupuesto de 50.000 wons por persona… además, tendremos que cargar con todas y cada una de ellas. ¿Cómo diantres vamos a transportar todo eso?” De nuevo, la planificación parecía chocar contra un muro. “El dinero es un problema.” “Estar limitados a 50.000 wons por persona es casi como no tener nada.” “¿Cómo se prepararán los otros grupos con esto?” “Creo que deberíamos comprar una caja de ramen y comer eso cada día.” ¡El MT tenía asociados una cantidad fija de créditos! Todos eran conscientes que, para la mayoría de los grupos, comprar ramen para comer era la opción más viable y socorrida. ¡Cada comida iba a consistir únicamente en ramen! El ceño de Lee Yu Jeong se frunció mientras decía lo siguiente, como si fuera algo inevitable. “De cualquier manera, creo que el ramen es una buena opción, además también seré capaz de hacer algo de caldo, y algunos bocadillitos de arroz.” Bak Sun Jo también estaba de acuerdo. “¿Todos a favor del ramen?” ¡Tres días y dos noches! ¡Eso significaba que tendrían como mínimo seis comidas únicamente constituidas por ramen! A pesar de que aún no habían anunciado las actividades que iban a realizar en el MT, todo el mundo se imaginaba que no iban a ser sencillas. A pesar de ello, se mantenía la decisión de soportar comidas consistentes únicamente en ramen. “¿Qué otra alternativa tenemos…?” “¿Estáis seguros de que debe ser ramen?” Instantes después, Choi Sang Joon y Min Sura asintieron. Finalmente, Lee Hyun decidió dar un paso al frente. El resto del grupo decidió confiar en él para que fuera la persona al cargo, porque parecía ser lo más conveniente para ellos.
* * *
Era viernes por la mañana. Lee Yu Jeong, Bak Sun Jo, y Choi Sang Joon se habían reunido porque vivían en las inmediaciones del mercado. El motivo era Lee Hyun: se había opuesto totalmente al ramen. “Que todas las comidas sean a base de ramen es algo que ni yo puedo soportar.” El ramen como comida no estaba mal. Lee Hyun hasta lo había llegado a considerar una comida valiosa. Tiempo atrás, en su antigua vida de dificultades económicas, había tenido que comprar el barato ramen debido a la imposibilidad de comprar arroz. Había resultado de gran ayuda cuando necesitaba satisfacer su continua hambre. Incluso ahora, se juntaba con su abuela y su hermana de vez en cuando para cocer ramen y comerlo con kimchi, a modo de recuerdo. ‘Pero no se pueden hacer seis comidas principales solo a base de ramen.’ Durante su infancia había comido tanto ramen que ya no tenía secretos para él. Así que de ahora en adelante solo deseaba comer ramen de forma esporádica. Además, seis comidas consistentes en ramen implicaban no seguir una dieta balanceada. “En lo que atañe a comer y dormir, dejad que yo me encargue de preparar las herramientas necesarias para sobrevivir.” – Hyun les dijo que iba a encargarse de todo lo necesario ciñéndose al presupuesto, pero como ellos seguían desconfiando, estaban ahí para controlarlo. Lee Hyun llegó puntual, miró a sus compañeros y asintió. “Ya estáis aquí.” “Sí.” “Entonces, vamos.” Lee Hyun les guio hasta un mercado tradicional de productos agrarios. Tras su entrada, incluso la aparentemente inteligente Lee Yu Jeong, no entendía por qué había decidido venir aquí. “Es mucho más cómodo ir a un supermercado; así que, ¿por qué estamos aquí?” – murmuró para sí. Tras la aparición de los supermercados, no se necesitó mucho tiempo para que la era de los mercados tradicionales comenzara a desvanecerse. “Lo sabréis cuando lo veáis; este lugar no es un mercado corriente.” – Lee Hyun no quería explicar la complejidad del asunto. Tenía que comprar muchas cosas, así que no podía tomárselo con calma. Desde la entrada del mercado, podían verse diferentes tipos de tiendas: carnicerías, puestos de arroz, verdulerías , locales que servían tazones… Había todo tipo de tiendas. Lee Yu Jeong no fue capaz de cerrar la boca cuando vio los precios que tenían los artículos. “¡No puede ser! ¡Cien gramos de cerdo cuestan 1.400 wons!” El precio de esa misma cantidad de cerdo en un supermercado rondaría los 2.200 wons, ¡era casi la mitad! El arroz, las verduras y la fruta tampoco tenían comparación. “¿Estos productos son todos importados?” – preguntó Lee Yu Jeong. “No sacarían mucho beneficio de la carne de cerdo si lo hicieran. El pescado creo que sí es importado, como en todos los sitios.” – respondió Lee Hyun negando con la cabeza. “¿Por qué es tan barato?” “Son tiendas pequeñas. Estos negocios al aire libre no son muy grandes, pero llevan haciendo esto durante más de diez años y traen los productos directamente del campo.” Lee Yu Jeong llamó a su madre y le pidió que comprobara los precios de algunos productos, solo para ver cuán grande podía ser la diferencia de precios. El dueño de la tienda vio a Lee Hyun y soltó una carcajada. “Joven, ¿dos visitas en el mismo día?” Su hermana ya había estado a primera hora del día en el mismo puesto comprando los ingredientes que necesitaba para hacer la comida diaria, y al tendero le había extrañaba que hubiera venido con el mismo propósito. “Sí, hola. Voy a realizar un viaje de MT con estos chicos y necesito una serie de cosas.” “Bueno, entra pues. Te haré mi mejor precio, por supuesto. ¿Así que sois estudiantes universitarios?” “……” Lee Hyun estaba eligiendo la carne. ‘Como tenemos un presupuesto fijo, voy a comenzar con lo más caro.’ Lee Hyun pidió panceta, costillas y cuello de cerdo. Dos kilos de cada. La carne que compraba correspondía con la cantidad necesaria para que ocho personas comieran tres días y dos noches, así que todo parecía correcto. Dado que no estaba seguro de si al final les iba faltar algo, pidió también chuletas de cerdo, por si acaso. “No es mucho, pero aquí tienes un poco de jamón de parte de la casa.” “Muchas gracias.” ¡El siguiente lugar al que acudieron fue la verdulería! A propósito, cuando se cocina, si no se tienen verduras frescas para acompañar la carne, será imposible despertar las papilas gustativas de los comensales. Cuando llegaron al puesto, Choi Sang Joon y Bak Sun Jo no entendían nada.
21 – Verduras de Poram
19 – Verduras de Dapeojwo
A partir de ahí, los nombres de las tiendas mantenían el mismo patrón. Apenas había verduras expuestas; las pocas que lo estaban, simplemente tenían la tapa de la caja abierta. Las cajas se apilaban unas encima de otras. Lee Hyun escogió una caja de lechuga, otra de cebolla y un última de repollo. “¿Cuánto cuestan?” “3.000 wons por la caja de lechugas; 3.000 wons la de cebollas y 5.000 wons la de repollos.” “Deme también perejil, puerros, ajos, pimientos y patatas, por favor.” “¿Cuánto necesitas?” “Un montón. Suficiente para alimentar ocho personas durante tres días y dos noches.” “Para vosotros, por ser estudiantes, todo será 90.000 wons. ¡Tendréis suficiente!” El tendero fue sacando las cajas una tras otra y se las fue dando. Encima de ellas, había una caja con ocho boniatos extra dulces. “Os he puesto ocho boniatos extra en la caja de arriba.” “La caja completa solo cuesta 7.000 wons.” Lee Hyun vaciló un momento antes de aceptar. “Si tienes tantas ganas de venderlos… no será porque están a punto de pudrirse, ¿no?” “Se debe a que estos días nos llegan muchos boniatos, por eso están tan baratos. Simplemente, cógelos.” Una vez que todas las cajas estaban apiladas, Lee Hyun se dio la vuelta y preguntó. “¿También queréis comer fruta?” “¿Eh? Sí. Si tenemos fruta para comer, lo haría.” – masculló Lee Yu Jeong avergonzada. Tenían un presupuesto muy ajustado de 50.000 wons por persona; incluso aunque habían venido con la lista de la compra, nunca habían esperado ser capaces de comprar todo lo que tenían anotado. Obviamente, nunca habían llegado a plantearse comprar fruta, pero como había surgido la oportunidad, acompañaron a Lee Hyun a la tienda. “Tendera.” “Estás de vuelta, universitario.” “Sí. ¿Cuánto por las fresas ?” “Dos cajas cuestan 4.000 wons. Las que están delante tienen rebaja, 3.000 wons.” “Deme, por favor, dos cajas con las mejores fresas. Y barato por favor.” “¡Je, je! Aquí las tenéis, para chicos sanos como vosotros. Serán 3.000 wons.” Choi Sang Joon y Bak Sun Jo exclamaron ruidosamente: “¡Ahhh!” “¿Cómo pueden ser los precios tan baratos?” Parecía como si hubiesen llegado a un extraño país. Mientras empujaban los carritos por el mercado a medida que iban comprando las cosas, nunca se habrían imaginado que existiese un lugar como ése. De alguna forma, juntando todo lo que habían comprado, incluyendo las fresas, aún se encontraban muy lejos de alcanzar el presupuesto fijado. “¡Solo nos queda la tienda de campaña, los utensilios de cocina y el infernillo y ya habremos terminado!” – añadió excitada Lee Yu Jeong. Lee Hyun sacudió la cabeza. “Me habéis encomendado los preparativos para el MT, así que yo me encargaré de tener todo listo.” “Nos dijeron que solo podíamos llevar herramientas básicas.” “Yo me ocuparé de todo. Por otro lado, ¿hay alguien que no pueda comer chuletas de cerdo y necesita que le compre otro tipo de comida?” “Si eso es todo lo que podemos permitirnos está bien, pero…” Lee Hyun les llevó por un recorrido a lo largo del mercado y compró gambas, tofu y otros mariscos. Además no se olvidó de comprar pimienta roja, pasta de judías , sal y aderezos. “Coméis pollo ¿verdad?” Cuando Lee Hyun preguntó esto, una cansada Lee Yu Jeong simplemente asintió. Bak Sun Jo y Choi Sang Joon se habían convertido hacía ya tiempo en unos silenciosos mozos de carga. “Traeré una gallina de casa y diré que la he comprado a un precio de venta al por mayor.” “¿De casa?” “Sí, porque las crío en un corral.” “Ah. Las crías como mascotas.” “Nah. Son para consumo humano.” “……” “Las he criado desde que eran unos pollitos y, cuando empezaron a poner huevos, también los cuidé.” “Pero debe de ser muy duro criar gallinas, así que no podemos simplemente comérnoslas.” “No hay problema. Nosotros tenemos siete gallinas. La primera se llama Huevo Hervido. La segunda es Lado Soleado Arriba.” “No puede ser, ¿se llaman así?” “Correcto. La tercera la llamo Madre Gallina, porque es la que cría a los pollitos… o debería llamarla La Protagonista, porque es la que soporta a los recién llegados. De la cuarta en adelante están clasificadas como formas de cocinarlas: Sopa, Frita, Frita y con Salsa. La séptima es la más joven: Mitad Frita Mitad con Salsa. El proceso de nombramiento está ligado a la rama de la familia, pero el nombre completo nunca pasa de generación en generación.” “……” No había que esperar cariño proveniente de Lee Hyun. ¡Incluso las gallinas que había criado él mismo eran solo comida!
* * *
Terminal de salidas del puerto de la ciudad de Incheon. Los estudiantes charlaban sobre lo que estaba por llegar durante el plácido MT. “¡Uff! Finalmente ha llegado el día.” “Sólo deseaba que este día no llegara jamás.” “¡Cuánto vamos a sufrir!” Tanto los estudiantes de segundo año como los de mayor antigüedad, presentaban a estas alturas visibles ojeras. Los alumnos que ya habían realizado un MT no se encontraban del todo aliviados. No terminaban de confiar en el concepto del viaje de este MT. “Pero esta vez es en la costa. Se hará en una pequeña y preciosa isla, así que seguro que es mejor.” “Piensa en ello. La última vez resultó tan duro porque tuvimos que escalar un montón de montañas. Esta vez eso no va a suceder.” “¡Bueno, es lo que hay! ¿Qué tipo de comida ha preparado tu grupo?” “Ramen instantáneo. Además, tenemos alrededor de un kilo de cerdo para comer .” “Parecido a nosotros.” “Con un presupuesto tan limitado, apuesto a que el resto de grupos se encuentran en la misma tesitura que nosotros.” Los estudiantes de primer año hablaban con los de cursos superiores con el objetivo de disfrutar de su tiempo. El propósito de un viaje de MT era aumentar la motivación y constituía una oportunidad para forjar una buena relación con los estudiantes de cursos superiores. Lee Hyun y los miembros de su grupo también se juntaron. “¿Qué demonios es todo eso?” Ninguno de los miembros de su grupo tenía la menor intención de mostrar los materiales y utensilios que Lee Hyun había preparado. ¡Dentro de una bolsa negra de vinilo había un montón de cosas desconocidas! No parecía que contuviese las herramientas habituales, como la tienda de campaña, el infernillo o los utensilios de cocina. Incluso había una caja con agujeros de la que provenían sonidos de aleteos y golpes. ¡Co, co, cooo! “¡Calla!” Tras el penetrante grito de Lee Hyun, el sonido procedente de alguna parte desapareció. “……” “No puede ser…” Para sorpresa de los miembros del grupo, la fría mirada de Lee Hyun bajó ligeramente. “La carne congelada tiene menos sabor.” Lee Hyun no había traído una nevera. Era pesada y demasiado cara como para usarla solo una vez, así que traerla no tenía sentido. En vez de eso, el cerdo congelado había sido almacenado en una caja de poliestireno con unas cuantas bolsas de hielo, y completamente sellado con cinta de embalaje. Con esto, debería ser capaz de mantener la temperatura durante al menos 23 días. Sin embargo, no había ningún motivo para hacer lo mismo con la gallina. Entre la carne cruda y la congelada había una sutil diferencia de sabor. Debido a eso, el precio de venta era diferente. Así que Lee Hyun había elegido traer a la gallina más joven, Mitad Frita Mitad con Salsa, cruda en lugar de congelada. ¡Si no eres Lee Hyun no trates de pensar en ello! Después de esperar un poco más de tiempo, llegó la hora de montar en el ferry. “Bueno, todos abordo. Vamos a zarpar.” – los profesores lideraban el grupo, mientras los estudiantes los seguían y abordaron el barco. Los estudiantes no tenían ninguna intención de ver el mar desde la cubierta. Unas calmadas olas golpeaban la cubierta y las gaviotas planeaban perezosamente encima de sus cabezas. Para los estudiantes que subían a un barco por primera vez, era una experiencia muy extraña. “El barco se balancea.” “Es como un partido de voleibol.” Diferentes conversaciones surgieron a partir de los chicos, que trataban de acomodarse con la chica que les gustaba. Mientras, ellas se mantenían en más o menos juntas. Era un momento de diversión y pacífica felicidad. Al lado de Lee Hyun se encontraba Seoyoon. Ya desde que se habían encontrado en Incheon, ella había permanecido a su lado. Él era el único amigo en quien confiaba, así que no quería separase de su lado. ‘Incluso en Incheon planeas preocuparme.’ Aunque Lee Hyun temblaba de miedo, no quiso dejar pasar la ocasión de ver la cara de Seoyoon tan cerca de la suya. ‘Voy a observarte en detalle para hacer la mejor escultura.’ De pie a su lado, a esa distancia, se encontraba lo suficientemente cerca como para ser capaz de ver cualquier vello facial. Con el viento, su cabello de ébano se dispersaba suavemente. En el poblado Baran, en el Norte, cada vez que lo necesitase podría esculpir a Seoyoon a partir de sus sentimientos. Él deseaba expresar poquito a poco más de su belleza cuando estuviese creando esculturas. En estos momentos, deseaba grabar la imagen en algo físico en lugar de en su mente. Para Lee Hyun, esta era la primera vez que sentía algo así. ‘Necesito tener una imagen; no tiene sentido tenerla en mi memoria si no puedo recordarla cuando la necesite…’ Sentía como si toda la profundidad del océano lo ahogase con su inmensidad. ¡Hasta ese punto llegaba la hermosura de Seoyoon! Como añadido, ¡la comisura de sus labios se elevó ligeramente! Si no hubiese estado tan cerca, no habría sido capaz de apreciar el cambio de expresión. ‘Ha sido un momento precioso.’ Lee Hyun había observado la expresión de Seoyoon muy de cerca, pero no tenía ni idea de qué es lo que ella estaba sintiendo. Seoyoon era feliz, a pesar de no mostrar una sonrisa más amplia. Y, a medida que el barco realizaba su recorrido, la situación entre ellos se iba afianzando. Los profesores salieron a la cubierta y se quitaron los abrigos. ¡Aparentaban vestir como verdaderos marineros! “Es el momento perfecto para hablaros acerca del viaje de MT.” – comentó el profesor Ju Jonghun. Los estudiantes se reunieron alrededor de la cubierta y esperaron en completo silencio a que comenzara a hablar. “Como debéis saber, la localización original de este MT era Seungbongdo. Se trata de una isla impresionantemente bella, pero decidimos por unanimidad que para este viaje, con el propósito de tener una experiencia salvaje, esta isla no encajaba, así que lo cancelamos. Será mejor para vosotros visitar Seungbongdo en una fecha posterior.” – mientras Ju Jonghun decía estas palabras, su sonrisa iba creciendo. – “Es mejor que sepáis por adelantado que no vamos a ir a Seungbongdo.” “Entonces, ¿a dónde nos estamos dirigiendo para este MT, profesor?” – preguntó uno de los estudiantes del curso superior. Pero Ju Jonghun no dejo entrever nada. “Con el tiempo lo acabaréis descubriendo. Mientras tanto, no tenéis que preocuparos mucho por ello. Se trata de Sil… ¡Ejem! No obstante, esta isla encaja en la idea del viaje. ¡Tiene un ambiente realmente salvaje y fomentará vuestro espíritu de abnegación! ¡Sin duda se trata de la mejor localización para tener la oportunidad de fomentar una ardiente camaradería!” Debido al comentario del profesor, los estudiantes comenzaron a chismorrear ruidosamente entre ellos. “¡Mmm! Estamos en…. Tiene sentido que si se trata de una de las islas del Mar Amarillo.” “No, que no sea ahí.” Existe un gran número de hermosas islas que pertenecen a la República de Corea en el Mar Amarillo. Los pescadores se embarcan con sus botes y van a pescar mientras el resto de su familia permanece en tierra esperando en los campos de labranza. Los estudiantes continuaron reflexionando sobre el nombre de la isla y no tenían ninguna intención de cejar en su empeño. Pero muchos de los estudiantes de cursos superiores habían sucumbido a una enorme sensación de desesperación y comenzaron a pensar en lo que habían abandonado en el puerto de Incheon. “Nunca debí haber venido a este MT.” “Con los nuevos estudiantes y aquellos que repetían actividad, había pensado que sería una gran oportunidad de mezclarme con chicas.” Lee Hyun también deseaba aclarar todos los prejuicios que los estudiantes tenían sobre él acerca de ser un repetidor. Quería llevarse bien con los estudiantes de primer año y reiterar que él también era un estudiante novato. De lo contrario, todo lo que le quedaría durante el tiempo que pasase en la escuela sería la depresión de la soledad. Con esto en mente, estaba dispuesto a llevar a cabo esta trampa de MT. “¿Por qué diría ese lugar?” “¡Uy! Por favor, no me lo recuerdes…” “Dadme un traje de buceo para que pueda nadar lejos de aquí.” Los estudiantes con experiencia anterior ya habían adivinado el lugar al que se dirigían. El traspié que había cometido la lengua del profesor con la primera sílaba les había dado, con bastante certeza, el nombre de la isla a la que iban; ‘Sil’ había sido la sílaba. Esa isla fue el marco de una película que había atraído a diez millones de espectadores en taquilla, haciéndola famosa. A día de hoy, no mucha gente conocía en persona la isla. En la mayoría de los casos, incluidos los estudiantes mayores, hicieron la conexión debido a la película en lugar de por el nombre de la isla en sí. “Silmido.” “¡Oh, Dios!” “¿Por qué a ese lugar…?”
* * *
Al final resultó ser exactamente lo que habían pensado los alumnos mayores. Ubicada al suroeste del puerto de Incheon, ¡el barco atracó en Silmido! Fueron recibidos por la arena de la playa que desaparecería cuando subiera la marea. Las adversidades acababan de comenzar. “Este es el horario del MT. Por favor, échenle un ojo. Afortunadamente podremos cumplir con fluidez los horarios previstos para este MT.”

«Vuestro día a día está organizado aquí.»

DÍA 1 – LLEGADA A LAS 11:00H.
12:00h. Comida del grupo
No se pueden usar cerillas ni mecheros.
Debéis vivir como los hombres de las cavernas, haced vuestro propio fuego.
Una vez el fuego esté hecho, podéis comenzar a preparar vuestra comida.

14:00h. Curso infernal de entrenamiento, primera parte
Dad una vuelta corriendo por la playa alrededor de la isla; competid por llegar entre los treinta primeros.
Los que lleguen detrás de esos treinta, deberán dar otra vuelta. Sin embargo, si no puedes y te rindes, uno de los miembros de tu grupo puede tomar tu lugar.
El grupo continuará hasta que sea hora de cenar; si para entonces no ha terminado todo el grupo, la cena estará prohibida.

17:00h. Cena del grupo y descanso

20:00h. Test de valor
A cada grupo se le dará una serie de objetivos específicos que tendrá que obtener en la montaña.
El grupo que consiga obtener más, se le otorgará un premio.

23:00h. Hora de acostarse




DÍA 2 – DIANA A LAS 6:00H.
06:00h. Aseo

07:00h. Desayuno del grupo

08:00h. Curso infernal de entrenamiento, segunda parte
Sentadillas, trescientas repeticiones.
Al terminar, coged una canoa de madera y dad una vuelta alrededor de la isla.

12:00h. Comida del grupo

13:00h. Competiciones deportivas
Eventos: fútbol, lucha, boxeo sobre un tronco, batalla de arrastre.
No hay excepciones. Participación incondicional.
Premios a los grupos acorde al desempeño.

17:00h. Receso
Intercambio de información con los alumnos de cursos superiores mientras se comparten bebidas.
Concurso de talentos.

22:00h. Tiempo libre
Si quieres, puedes dormir tanto como te sea posible.




DÍA 3 – DIANA A LAS 8:00H.
08:00h. Aseo

09:00h. Almuerzo
Cada grupo puede hacer su propia comida y compartirla con el resto de la gente.

10:00h. Limpieza

11:00h. Recorrido gratuito por Silmido

13:00h. Regreso

¡Había sido bautizado como el horario infernal! Si hubiese sido un MT al uso, su ocupación habría sido jugar y comer, pero los profesores que habían planeado este MT hicieron un juramento: “¡Un campamento en tierra hostil sin paliativos y un entrenamiento infernal! Cuando se crearon los grupos, ya sabían que debían hacerse cargo de los preparativos por ellos mismos, y tras ver el programa y la intensidad de los entrenamientos, todo aumentaba a una cota superior. Los profesores estaban muy complacidos tras poner en conocimiento de los alumnos el horario que habían creado. “Los profesores hemos diseñado este calendario desde cero. Ahora, atended. Es obligatorio seguirlo a rajatabla. Es de por sí bastante generoso, así que no pidáis nada porque no os lo daremos. ¡Nunca!” Los profesores recordaron el Día del Maestro del año pasado. Se trató de un día muy triste, ya que ninguno de ellos recibió de sus alumnos ni un solo regalo… ¡ni una mísera flor! Pero esto no era una venganza por aquellos actos. Definitivamente, no era por eso.
* * *
El calendario fue aceptado con cierta inquietud. “¿Crees realmente que los profesores van a llevar a cabo este ridículo plan?” “Tiene que ser una broma.” ¡Eran los síntomas de querer escapar de la realidad! Aún dubitativos, cada estudiante dejó su equipaje en la espaciosa arena de la playa. “Bueno, preparemos nuestro refugio.” Los estudiantes no se preocuparon por el desayuno y comenzaron a trabajar en sus campamentos. Deseaban comenzar pronto, antes de que la noche les sorprendiera, así que sacaron todo el equipo necesario para montar las tiendas de campaña. La mayoría de los grupos se habían hecho con una tienda de campaña que pudiera acomodar a los ocho integrantes del equipo. La tienda de campaña había acaparado gran parte del limitado presupuesto que tenían. Pero Lee Hyun tenía una idea diferente. “Nuestro grupo va a poner en marcha su alojamiento.” Pero los materiales que sacaba de su comprimido equipaje fueron poliestireno , barras de aluminio y aislante para edificios, como aquellos que se usan habitualmente en los emplazamientos de construcción. “¿Eso es la tienda de campaña?” Los miembros del grupo se encontraban terriblemente confusos. Lee Hyun cargaba casi todos los materiales, así que ellos desconocían la mayor parte de las cosas que había comprado. “No vamos a montar una tienda de campaña. Vamos a crear un lugar para vivir temporalmente.” “……” “Pero carecemos de la mayor parte de los materiales necesarios para construir algo así.” – dijo Bak Sun Jo precavido. Lee Hyun solo sacó de su mochila un total de ocho barras de aluminio. Apenas cabía nada más después de albergar el material aislante y el poliestireno. “Lo sé. Sin el resto de materiales, lo que tenemos es insuficiente.” “Entonces, ¿cómo…?” “¡Suministros locales! Conseguiré algunas cosas para fabricar las vigas y el techo, así que esperadme aquí, chicos.” Lee Hyun sacó una sierra de su caja de herramientas. A continuación, se dirigió hacia un bosque cercano. En ese momento, los miembros de su grupo estaban sin palabras. A pesar de que la montaña no era muy grande y el bosque no era completamente denso o peligroso, su inesperado comportamiento les provocó un estado de pánico. Sorprendentemente, Lee Hyun regresó muy pronto. Junto con la sierra que se había llevado, traía un árbol que había cortado. Varias ramas de otros árboles muertos que habían caído, se entrelazaban con las del árbol que traía. Lee Hyun regresaba con el árbol a su espalda, arrastrándolo por el tronco. Los músculos de hombros y brazos de Lee Hyun se endurecían mientras mantenía la fuerza para arrastrar los materiales que necesitaban. Rebosaba atractivo físico con sus músculos tensionados. No sería exagerado decir que antes tenía un cuerpo ruinoso pero, gracias a los entrenamientos del dojo, Hyun había construido un cuerpo fuerte. ‘Mira ese pecho y ese antebrazo.’ ‘Su abdomen parece duro como una roca.’ Los ojos de la mayoría de las chicas chispearon. Los miembros de otros grupos hablaron secretamente sobre Lee Hyun. Desde ese momento, los profesores también le prestaron especial atención. “Los materiales están listos, así que construiré la casa.” Lee Hyun hundió profundamente las barras de aluminio en el suelo y estableció un techo sólido usando las ramas de los árboles. A Choi Sang Joon el techo no le inspiraba mucha confianza. “Cuando llueva, goteará y apagará el fuego.” Las ramas que había cortado se entretejían dando la sensación de ser bastante resistentes pero, si había muchas pequeñas aberturas, podría volverse muy vulnerable frente a las gotas de lluvia, a pesar de su aparente resistencia. De igual manera, cabía la posibilidad de que no lloviera. Pero Choi Sang Joon, como no había levantado un solo dedo en la construcción, quería ser de algún modo útil, señalando y destacando cualquier cosa. De hecho, los otros miembros del grupo estaban preocupados por el mismo motivo. Encontrarse con una ducha en medio del sueño podía constituir un grave problema. “Aún no he terminado.” – dijo Lee Hyun intentando aliviar las preocupaciones de los miembros del grupo. Cubrió el techo con plástico transparente de usar y tirar. Tres o cuatro capas de este plástico transparente creaban una barrera y configuraban un techo perfecto. Las paredes estaban formadas por el mismo vinilo transparente enrollado alrededor de las barras de aluminio, con silicona sellante aplicada sin escatimar; el techo y las paredes podían aguantar por un tiempo una fuerte tormenta. En comparación con las otras tiendas de campaña, su residencia temporal era el doble de espaciosa. “¿Creéis que estaría bien hacer la entrada de cara al mar?” – preguntó Lee Hyun al resto del grupo. Ellos, simplemente, asintieron aturdidos. Lee Hyun trabajaba ruidosamente con los materiales. Con cada sonido, la residencia se encontraba un paso más cerca de ser completada. Sin un solo síntoma de vacilación, gracias a sus habilidades artesanas, el ritmo era terriblemente rápido. Lee Hyun creó la entrada en dirección al mar. Tras cortar múltiples capas de plástico e instalando una sencilla cremallera, la entrada estaba completa. Tumbados en una tienda de campaña no había vistas al océano. Con la suya, dado que tanto el techo como las paredes o la entrada estaban fabricadas con plástico transparente, podían incluso ver las estrellas del firmamento por la noche. ¡La casa de la playa creada a partir de plástico de luz lunar! Se podía escuchar el sonido de las olas; el ambiente era capaz de detener a cualquiera y ponerlo a dormir. ‘Hacer una casa es un trabajo insignificante; es mucho más fácil que crear esculturas.’ Crear la miríada de esculturas que había esculpido requería de una significativa imaginación. La base de la escultura era tratar de conseguir la armonía entre esta y el ambiente que la rodea. Para Lee Hyun, fabricar una casa que encaje en una playa no era muy complicado, incluso había compactado el suelo. Era algo que no le había costado mucho tiempo y, como remate, había aislado todo con poliestireno para que no hubiese goteras. En la actualidad no constituye un problema utilizar esta clase de materiales para construir algo de este nivel y que perdure un par de días. Incluso podría ser una cómoda vivienda donde dormir alrededor de un mes si no estuviera todo el grupo. Para aguantar una tormenta, habría necesitado una construcción más robusta, pero como no era temporada de tormentas, no tenía sentido preocuparse. “Está terminada. Metamos el equipaje.” – dijo Lee Hyun mientras los guiaba dentro. Una vez allí, los miembros del grupo observaron alrededor. Era un lugar cómodo y amplio, con un suelo relativamente blando. “Es genial.” “Muy cómoda. Mucho más que una tienda de campaña, seguro.” Hong Seonye y Ju Eun-Hee se encontraban cómodas y no contuvieron sus palabras. Los otros grupos estaban aún ocupados instalando y luchando contra sus tiendas de campaña, mientras que ellos eran el único grupo que tenía un hogar cómodo que había sido fabricado en un instante. Hong Seonye, quien hasta ahora no había mostrado ningún interés por Lee Hyun y le despreciaba, se le acercó. “Parece que tienes interés en el diseño de interiores, la arquitectura y esa clase de cosas. Yo creo que un hombre con esa clase de aficiones es el hombre ideal.” – era evidente que la imagen que tenía de Lee Hyun había mejorado positivamente. “Cualquiera que trabaje tres meses como albañil puede hacerlo.” – respondió Lee Hyun con sinceridad. “Además tienes un excelente sentido del humor.” – Hong Seonye interpretó lo que acababa de decir como una broma. También Seoyoon echó un vistazo a su residencia temporal. Su cara reflejaba que se encontraba cómoda. No era del tipo de persona que pudiera convivir fácilmente con otras personas. No le resultaba nada sencillo conciliar el sueño por la noche. Ella estaba preocupada por este tipo de cosas debido a la duración del viaje de MT, pero tras ver la cómoda y espaciosa casa, se sintió aliviada. Por lo que parecía, el grupo de Lee Hyun había tardado la mitad de tiempo en fabricar su residencia temporal que el resto de grupos en montar la tienda de campaña. Aunque no era algo por lo que debería avergonzarse especialmente, Lee Hyun se sentía inquieto por haber terminado demasiado rápido en comparación con el resto de grupos. “¡Ahhhh! ¡Comamos!” Lee Hyun tomo los materiales y se dispuso a cocinar él mismo la comida. Como era normal, la única razón de esto era que para el resto del grupo se trataba de una tarea muy difícil. Lavó el arroz y lo puso en la grieta de una roca. A continuación, cogió el cuenco y lo colocó debajo de unos árboles. “Por cierto, acerca del fuego…” Lee Yu Jeong, Min Sura y el resto de chicas se acercaron con miradas curiosas. En su mirada no había espejismo de duda: Lee Hyun era un repetidor a juzgar por sus acciones. Además de eso, sus corazones palpitaban debido a la facilidad con la que había levantado el refugio. “Por supuesto, yo lo haré.” “¿Cómo?” “Me pregunto si tengo alguna herramienta que nos facilite la labor” – se preguntó Lee Hyun por un momento. Si hubiese contado con unas gafas de aumento, habría sido posible hacer fuego focalizando los rayos del sol directamente en una hoja de papel. Era el método más cómodo y sencillo. ‘No tenemos gafas de aumento, pero hay otra forma de poder hacerlo.’ Podía usar el plástico transparente, creando un recinto cerrado para aprovechar sus propiedades. Era tan versátil que incluso podría utilizarlo para guardar agua o aumentar el poder de los rayos solares. Pero era una tara bastante complicada, ya que debía romper el plástico que había utilizado previamente. “Bueno, simplemente usaré madera para hacer el fuego.” – dijo Lee Hyun mientras buscaba un árbol adecuado. Utilizando materiales secos, juntó un trozo de madera con unas hojas y empezó a frotarlos con una rama. En ningún momento se olvidó de soplar para aumentar la cantidad de oxígeno en su incipiente fogata. Shiiiiiiii Muy poco tiempo después, un ligero humo azulado apareció, precediendo al fuego. Aunque podía parecer una labor sencilla, si uno carece de experiencia, esta labor puede volverse muy complicada. ‘Lo he hecho multitud de veces en Royal Road.’ Cuando se encontraba en los niveles iniciales no disponía del dinero necesario para comprar un pedernal, así que había pasado una importante cantidad de tiempo frotando ramas para hacer fuego. ¡Era su devoción completa exprimir cada moneda! Después de conseguirlo, lo había intentado de nuevo en la vida real, haciéndolo tal y como lo recordaba. Hyun era un escultor en Royal Road. En la vida real, algunas veces mientras podaba los árboles le entraba el impulso irrefrenable de hacer fuego con las ramas que cortaba. Las primeras veces que lo había intentado, falló una tras otra pero, tras cuatro horas de duro esfuerzo, fue capaz finalmente de producir fuego. ¡La clase de escultor le había dado otro beneficio! Y había usado todas sus experiencias pasadas para encender el fuego. “¡Hala!” Los miembros del grupo se mostraron asombrados mientras miraban la llama. En una situación habitual, uno podía usar un mechero para hacer fuego; pero, en este caso, el mero hecho de crear un fuego en estas condiciones hacía que todos lo vieran como un héroe. Lee Hyun usó ese fuego para cocinar. El tiempo que se les proporcionaba era de dos horas, debido a la necesidad del grupo de crear su propio fuego y mantenerlo. Con la generosa cantidad de tiempo que les daban, se tomó su tiempo para hervir la carne de cerdo. Incluso el cocinó el jamón como acompañamiento. “¡Ah! Estoy hambriento.” “¡Date prisa y cuécelo!” Los otros grupos se apresuraron en coger sus utensilios de cocina y sus infernillos para hervir agua. Sin embargo, había algo que debían hacer primero. Se quejaban amargamente de las dolorosas ampollas que estaban apareciendo a causa del continuo frotar la madera. “No puedo hacer esto, es muy duro.” “Fijaos en el grupo de ahí.” Finalmente, casi todos los grupos hicieron un fuego en el que cocinar su ramen usando las lentes de sus cámaras o herramientas similares. No había que dejar de lado a los grupos que no pudieron comer. Había llegado la hora de la primera parte del curso infernal de entrenamiento.