domingo, 24 de abril de 2016

Volumen 11 Capítulo 4

Volumen 11 Capítulo 4
La misión de rescatar a Roserinie
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por AM y Tars

Aunque varias estadísticas cambiaran, se podía aceptar la misión fácilmente. Lo que resultaba sorprendente era que la solicitud viniera de un vampiro. “¡Uaaaahh! La [Fama] ha disminuido.” – bramó Surka después de que Weed aceptara la misión. Mientras, el resto del grupo mostraron caras de sorpresa. Ganar [Fama] era muy difícil, era necesario repetir misiones durante semanas para recaudar 200 puntos de [Fama]. La [Fe] y la [Suerte] también habían disminuido, pero la cantidad era ridícula en comparación con la pérdida de [Fama] y, dado que influía en la adquisición de la segunda o tercera profesión, y que tenía una correlación directa con las misiones que se podían obtener, la pérdida era un duro golpe. “Weed” – preguntó Geomchi muy serio. “¿Sí?” “Si esto continúa así… ¿qué pasaría si la [Fama] llega a cero?” Estaba preocupado, aunque la estadística [Fama] de los geomchis no era ninguna maravilla y su pérdida no parecía ser un problema grave. De hecho, Weed suponía que aceptar esta misión conllevaría algún tipo de penalización. “Se nos ha presentado una misión de nivel ‘B’ sin necesitar ninguna familiaridad y que no requiere ninguna preparación previa. Seguramente todas las misiones de la tierra de los vampiros van a hacernos un daño considerable.” Originalmente, Weed tenía pensado decirles que las repercusiones no serían un gran problema, pero había decidido meterles algo de miedo en el cuerpo para que no aceptaran cualquier misión que se encontraran. “Bueno, las tiendas de armas no nos venderán sus mejores obras.” “¿Por qué?” “Los desconocidos sin [Fama] no se merecen buenas armas.” “……” La codicia de Geomchi por las espadas de buena calidad era enorme. De hecho, pensar en no poder ser capaz de comprar buenas armas le causaba una considerable tristeza. “Pero no es obligatorio comprar las armas en una tienda. Simplemente, ¿no podemos encargar las armas a los herreros?” – preguntó Geomchi3 a continuación. “El problema es que tratar con los herreros será aún más difícil dado que son más orgullosos; como fabrican las armas con sus propias manos, quieren que sean blandidas por gente famosa. Si nuestra [Fama] cae y los precios suben, será complicado adquirir armas.” “Probablemente seremos capaces de soportarlo.” – dijo Geomchi3 forzando una sonrisa. Todavía podrían comprar armas a través de Weed o de Mapan. Poder tener a un herrero haciendo únicamente armas por encargo encajaba perfectamente con sus preferencias, pero tampoco era algo que les preocupara. Además, siempre se podía encargar un arma a un herrero pagando algo más si de verdad se tenían ganas de un equipamiento personalizado. Weed no se rindió y dio más argumentos. “También será complicado comer en un restaurante.” “¿Q… Qué dices?” “Un restaurante con buena reputación no dejara entrar a cualquiera.” “¡Uaaaahh!” – exclamó Geomchi3 preocupado. La necesidad de suprimir el hambre era un camino largo e insoportablemente doloroso. De hecho, los alimentos en Royal Road eran algo necesario para aliviar el daño que sufrían sus corazones debido a su estilo de vida. “¿Tan importante es la [Fama]?” “Nadie nos había avisado que podríamos tener ese tipo de problemas” Los geomchis estaban agitados. ¡Todos estaban deprimidos! Al ver esto, Weed decidió volver a subirles la moral. “¡Hermanos!” “¿……?” “Es la hora de pelear, tenemos que ir a rescatar a la hermosa vampiresa, y entonces ella…” “Ella…” “¡Vamooooos!” A todos ellos se les caía la baba al pensar en ello. Todos se miraron entre sí, y llegaron a un consenso rápidamente. ‘No es el momento de estar pensando otras cosas.’ ‘Voy a ser el primero en llegar…’ ‘¡Adelante! La chica necesita ser rescatada.’ Weed no dijo nada más, sabía que solo tenía que esperar por los resultados. “¡¡¡A POR ELLOS!!!” – rugieron los geomchis mientras cargaban a través del campo hacia el pueblo de Masaki, seguidos por los maestros que iban hablando entre ellos. “¡Moveos! ¡Tengo que llegar hasta Roserinie!” “No estás cualificado, ¡sígueme y aprende!” “Hermanos, no es el momento de discutir. ¡¡Hay una mujer en problemas!” Todos los geomchis discutían mientras avanzaban. “¡Fuera de mi camino! Tengo prisa.” – dijo Geomchi corriendo como el viento. Las vampiresas eran un tipo de monstruo muy parecido a los humanos y solían ser muy hermosas. A diferencia de los Altos elfos o de los elfos silvanos, los cuales poseían un encanto inocente, las vampiresas contaban con un cuerpo atractivo y sensual. Y la prisionera era la Reina de los Vampiros, Roserinie, que tenía que ser todavía más hermosa. “No hay esperanza.” – suspiró Surka. “Los hombres son todos iguales.” – añadió Romuna frunciendo las cejas. Aun así, aunque los geomchis eran todos hombres y era difícil para ellos dejar pasar la oportunidad de rescatar a la Reina de los Vampiros, se trataba de un espectáculo un tanto lamentable. Mientras tanto, Geomchi2 y Geomchi16 siguieron caminando, sin inmutarse. “Geomchi16, ¿no vas con ellos a rescatarla?” – preguntó Maylon bastante curiosa por su comportamiento. La presencia que tenía Geomchi16 dentro del grupo de los geomchis era similar al de una persona que había alcanzado la iluminación. Tenía la misma cara de felicidad que una persona que iba a rezar al templo el día de Año Nuevo llena de esperanza. “Estoy hablando con mi novia.” – respondió Geomchi16 con una sonrisa brillante. “¿Novia?” Los ojos de todo el mundo se abrieron con asombro. ¡Geomchi16 tenía novia! Era difícil de creer. Esta era la primera vez entre todos los geomchis que había alguno que mencionaba una novia; sonaba increíble. “No me puedo creer lo que ha dicho.” “¿Será algún tipo de demencia?” “Estará hablando con alguien que no existe… Una persona imaginaria.” “¡Pudo haber secuestrado a alguien!” Un montón de teorías salían a la luz, incluso Maylon tenía su propia teoría. “¿Me puedes contar cómo la conociste?” – preguntó eligiendo sus palabras. “La conocí en la batalla contra el dragón, su nombre es Libby. ¿No es un nombre bonito? ¡Ju, ju, ju, ju!” A Geomchi16 le había pasado una cosa buena que nadie sabía. Había dedicado su vida luchando hasta el último aliento para salvar a una chica. Ella lo vio como un sueño hecho realidad e inició una conversación privada cuando se separaron. Geomchi16 era bastante torpe, pero Libby se encontró con que era honesto y digno de confianza, y extremadamente divertido. Cuando los geomchis se dieron cuenta, decidieron que ¡era un acto digno de imitar! Por lo tanto, todos cargaban como locos para salvar a la vampiresa. “¡Por supuesto que lo entiendo! Ser fiable es un rasgo que te hará popular.” – los ojos de Maylon brillaban con admiración. – “¡Ah! Y, por cierto Geomchi2, ¿por qué no corres hacia la batalla?” “Estoy aquí para protegerla.” – dijo Geomchi2 sacando su espada y situándose cerca de una vigilante Seechwi. ¡Un humano al lado de una hembra de orco, alta y gorda! Geomchi2 tenía un cuerpo musculoso y casi 2 metros de altura, y a pesar de ello era considerablemente más pequeño que Seechwi; decir que iba a cuidar de ella sonaba un poco raro, pero aun así se mantuvo a su lado. “Geomchi2. ¡Chwiik! ¡Chwiiik!” Desde que estaba en este cuerpo, Seechwi no sabía lo que era la bondad. ¡Todas sus experiencias uniéndose a algún grupo estaban llenas de amargura! Que un grupo estuviera formado por buenas personas no implicaba que trataran a todo el mundo como iguales; de hecho, normalmente solo conseguía los restos que le dejaban los demás miembros del grupo. Nunca le dejaban participar de las peleas, solo le permitían trabajar como porteador llevando el equipaje. Sentía un sentimiento de soledad y desolación, incluso de vergüenza, y sin embargo, esta persona estaba delante de ella. ‘No es la primera vez que un chico me dice estas cosas, pero…’ En la vida real, la bella psiquiatra había asistido a varias citas a ciegas, donde había conocido a hombres guapos y elegantes. Era por ese motivo que había elegido como raza la de un orco feo y gordo, en contra de las preferencias masculinas más típicas de Royal Road. Así no tenía que preocuparse ni por su apariencia externa ni sobre los hombres que pretendían estar interesados pero que solo pensaban en sus propios intereses. Geomchi2 era el hermano mayor entre los instructores, por lo que era sensible a las personas de su alrededor. “Bueno, vamos también a la batalla.” – les interrumpió Weed. “Weed, te lanzo una bendición. Por favor, permite que el poder divino llene tu cuerpo para protegerlo de cualquier daño, ¡[Origen de la Eternidad]!” – dijo Irene. Mientras cantaba la oración, Irene se vio rodeada de una luz blanca. ¡Era su nueva bendición! Aumentaba temporalmente la defensa física y mágica, y también mejoraba la capacidad del cuerpo para sanarse por sí mismo. “¡Oh, Dios! Permite que tu máximo poder luche contra todas las formas de maldad ¡[Bendición]!” Irene continuó lanzando bendiciones a Weed. Cuando terminó, se volvió para bendecir al resto del grupo. A pesar de que su capacidad actual estaba lejos de poder compararse con la de Alveron, los poderes divinos de Irene eran bastante decentes. Ahora estaban preparados para la batalla. “Hermanita.” – dijo Weed con gesto preocupado. “¿Sí?” “Quédate aquí y escóndete. Mapan se quedara contigo.” “Vale.” “Si los monstruos vienen, echa a correr.” “No te preocupes, voy a correr muy rápido.” “Si tienes hambre, hay comida en el carro.” “Comeré hasta saciarme.” “Pero si no vuelvo…” “Rezaré una oración por tu alma.” “¡Mujer…!” “Era broma. No te preocupes.” Weed siguió hablando con Yurin. Charló con ella sobre los peligros de las vampiresas y sus cuerpos seductores, le dijo que se protegiera de los vampiros masculinos y que no aceptase ninguna invitación de ellos; que al tener un bajo [Aguante] podría agotarse rápidamente, con lo que no debería esforzarse demasiado, y que descansase cuando fuese preciso; que evitase la fatiga crónica, y que se abrigase para no coger resfriados… “Weed va a peor a medida que avanza la conversación.” – dijo Mapan preocupado por lo que estaba escuchando. “Que Yurin se mantenga en silencio escuchando todo esto es increíble.” – dijo Pale mostrándose de acuerdo. “Me identifico totalmente con la relación de hermano y hermana. Cuando ella salía vestida con una minifalda, nunca sabía como abordar la cuestión.” – dijo Zephyr. Después de terminar el discurso, Weed se volvió hacia el campo de batalla. “La situación es urgente, por lo que me he permitido ser breve.” “Sí, hermano.” “Luego hablaremos con calma.” “No tardarás mucho en acabar, luego terminamos la conversación.” “Sí.” Todos los que escucharon la conversación estaban horrorizados. Weed se acercó a las puertas de la ciudad de los fanáticos. “Los vampiros os han engañado, idiotas.” “Arrepentíos, ¡arrepentíos!” “Aquí es donde os mandaremos al infierno a redimir vuestros pecados. ¡Es una tarea otorgada por Dios!” “Primera escuadra de paladines, ¡CARGAD!” Se encontraban ante un montón de fanáticos: paladines oscuros y sacerdotes umbríos preparados para atacar. Los geomchis ni se plantearon la opción de un aburrido asedio durante días, asaltaron la ciudad sin dudarlo. “¡El camino que pisas no cumple la voluntad de Dios!” La velocidad de los geomchis se redujo un poco, ya que sus pasos estaban siendo ralentizados, como si un viento soplase en contra de ellos. Los sacerdotes umbríos estaban lanzando su magia. “Aquellos que han sido engañados por el mal, ¡seres impíos! ¡Que el hedor que se levanta os haga sentir enfermos!” Los geomchis se vieron rodeados de un gas de color verde. Un olor desagradable entró en sus fosas nasales cuando respiraron los vapores venenosos. Por lo general, esto hubiera dado lugar a una gran cantidad de problemas. Muchos perdían las ganas de luchar, contendrían la respiración e intentarían huir a la mínima oportunidad. Pero, afortunadamente, los geomchis no eran humanos normales. “¿Solo esto? ¡Apenas es comparable con no lavarse los pies durante diez días!” – dijo Geomchi3 sonriendo. “Cuando estuve en una excursión por la selva durante dos años, al regresar a Corea, todo el mundo se escapó del baño público cuando empecé a usarlo. ¡Ja, ja, ja, ja!” – respondió Geomchi4 mientras esbozaba una sonrisa recordando sus días pasados. “Nunca he olido ningún hedor que me haya hecho erizar ni un solo pelo de la piel.” – dijo Geomchi dejando escapar una risita. Había realizado a un entrenamiento infernal para disciplinarse a sí mismo contra cualquier tipo de olor. Eso había ocurrido hacía toda una vida. En su infancia, cuando estaba aprendiendo sobre el arte de la espada, su casa era pobre y no había nada para comer y, a veces, en medio de su formación, se iba a buscar comida y se la comía sentado en el retrete. En aquellos tiempos, tenían un agujero en el suelo donde uno se sentaba a hacer sus cosas. Carecían de agua. Simplemente era una vieja y anticuada cabaña donde se acumulaban los desechos, a diferencia de un inodoro moderno. ¡Esta era una de sus zonas de relajación! “Estar allí en cuclillas comiendo unos fideos instantáneos era lo mejor.” ¡El pasado de todos y cada uno de los geomchis era tan trágico! Aunque sus cuerpos fueron acribillados por la plaga venenosa que debilitaba sus articulaciones, continuaron avanzando. “¡[Asalto del Guerrero]!” “¡[Espada sin Fin]!” Su velocidad de carga aumentaba cada vez más. El [Asalto del Guerrero]. ¡Una bendición que aumentaba la velocidad del receptor un 25%! Este poderoso ataque terrestre era extremadamente destructivo. Aunque consumía una cantidad enorme de [Aguante], valía la pena. Como la bendición no tenía límite, todo lo que se encontraban en su camino no tenía ninguna oportunidad. ¡Cortar, apuñalar y golpear cualquier cosa! Las espadas fluían constantemente como una corriente de agua. Esta habilidad era ineficiente para aquellos que no estaban acostumbrados al camino de la espada. Si uno interrumpía a la mitad el movimiento en su lucha contra los monstruos, se podía llegar a perder el control sobre la espada. Había que ir siempre tres o cuatro pasos por delante de los monstruos y cambiar el patrón de ataque en consecuencia. Y, a medida que la competencia con la habilidad aumentaba, se podía mejorar poco a poco su eficacia, aunque intentar usar la capacidad real de la habilidad dependía mucho de la capacidad de lucha del individuo. “¡Que se pudran!” “¡Nadie nos puede parar!” Los geomchis blandían sus espadas y avanzaban como locos. ¡Sus espadas cortaban el viento! Cargaron hacia los sacerdotes que habían convocado el veneno mientras los paladines se colocaban para interceptarlos. “¡Al ataque!” “¡Siente la ira de Dios!” Los fanáticos y los geomchis chocaron. “¡[Martillo de Dios]!” “¡[Inversión de Tierra]!” Las espadas y escudos mejorados mágicamente chocaron. “El odio, ¡el odio es el único medio de Dios!” Ambos golpes tuvieron un gran éxito. “Por el poder del Espíritu Santo, por favor concédeme el poder para sanar. ¡[Toque curativo]!” Los paladines recibían las bendiciones de los sacerdotes, impidiendo que descendiese su [Salud]. Los sacerdotes y los clérigos no tenían fuertes ataques mágicos, pero sus bendiciones de protección y sus curaciones no tenían rival. Los geomchis continuaron con sus ataques incansables, pero la [Salud] de los paladines se recuperaba una y otra vez. Y no solo eso, las caras armaduras de los paladines aumentaban su defensa de forma inimaginable. Los sacerdotes, desde la retaguardia, continuaban bendiciendo el poder de ataque de los paladines. ¡Y, además, los paladines llevaban armadura completa! Los ojos de Weed estudiaron la situación. “¡Armadura completa! ¡Y encima una armadura santa!” Los paladines eran una de las profesiones más populares. Podían manejar una gran variedad de armas, como espadas o mazas, también podían usar magia y tenían una de las defensas más altas para su supervivencia, por lo que era una de las clases preferidas de muchos jugadores. “Esos conjuntos completos de armadura de paladín podré venderlos por un precio muy alto.” A la mayoría de jugadores no les gustaba estar continuamente mirando las subastas para buscar cada parte del conjunto de la armadura de un paladín; les gustaba comprar el conjunto entero, incluso aunque fuera más caro. “Estoy encantado de haber venido a la tierra de los Vampiros.” Pero primero, debía ganar la batalla. Los sacerdotes de la retaguardia estaban creando una situación difícil con sus continuas curaciones. “¿Por qué estos tontos no se mueren?” “Los sacerdotes los están curando.” “Malditos cobardes…” Los geomchis protestaban. A pesar de que no poseían la misma [Salud] que los geomchis, los paladines estaban siendo curados una y otra vez por los sacerdotes. Incluso aquellos que estaban a punto de caer desplomados se recuperaban completamente. Los paladines formaban un muro impenetrable. Se habían quedado firmes en sus posiciones en medio de la batalla, defendiéndose con sus escudos y empujando poco a poco a los geomchis hacia atrás. “¡[Flecha Mágica]!” “¡[Descarga de hielo]!” Al mismo tiempo que sus defensores iban avanzando, los sacerdotes empezaron a lanzar algunos de sus hechizos ofensivos. Al recibir daños de forma continuada, la situación de los geomchis se iba volviendo más complicada, pero estaban demasiado lejos para poder intervenir. “Si las cosas siguen yendo de la misma manera, ¿fallaremos la misión?” – pregunto Pale inquieto. “Estamos bien.” – dijo Weed negando con la cabeza. ¡La misión del pueblo los vampiros! Era similar a la misión que había recibido para pelear contra el clan de Tori, una misión de nivel ‘B’. En esa ocasión, con el fin de poder completarla, había combatido sin descanso para aumentar sus habilidades, bajo la asistencia de Alveron. Sin embargo, la situación ahora era distinta. Los geomchis tenían un nivel mucho más alto en comparación con el que poseía Weed en aquel momento, y eran maestros en sus habilidades. Aun así, Weed era optimista solo con finalizar la misión. “La misión tendrá éxito, pero los costes serán altos.” “¿Perdón?” “Si mueres una vez, se acabó.” “Ah, ¡la maldita restricción!” Pale y Zephyr mostraron un gesto de sorpresa. Si alguien moría durante el viaje o en el transcurso de una misión, era desterrado del mundo de los vampiros. La resurrección no era una opción. El alto [Ataque] de los geomchis era una de sus principales características. Pero esto también significaba que su [Defensa] no era ninguna maravilla. Además, ni siquiera podían usar hechizos básicos de curación en sí mismos, como los paladines. Si las cosas seguían como hasta ahora, la acumulación de daños daría como resultado la muerte, y su cantidad era necesario para su demostrar su fuerza. “Si esto sigue así no tendremos opción.” – dijo Pale al darse cuenta. Irene carecía del poder necesario para curar a un número tan grande de personas. Por lo tanto, se enfrentaban al hecho de que cualquiera podía caer. Particularmente, por su gran falta de [Defensa], los geomchis tenían la probabilidad más alta de morir en cualquier momento. Francamente, si la batalla continuaba por este camino, el número de aliados se reduciría enormemente. Weed solía actuar meticulosamente y preparaba todo pensándolo con antelación. El nivel de sus aliados, probaba la fuerza del enemigo, comprobaba el terreno que los rodeaba… Pero ahora no podía darse ese lujo. Se les permitía estar en esta tierra únicamente tres meses. Parecido al tiempo que habían durado los juicios de Salem. No les quedaba mucho tiempo para rescatar a Roserinie de la estaca ardiente y, mientras los paladines y sacerdotes siguieran defendiendo con esa barrera impenetrable, era imposible. ‘Tengo que apostarlo todo en esta ocasión.’ El corazón de Weed estaba a punto de paralizarse por el dolor. ‘Tengo que renunciar a disminuir el daño en los conjuntos completos de paladín.’ Una buena organización dentro una batalla puede minimizar las bajas, si bien el mando a lo largo de cientos de oficiales es una tarea tremenda, el no hacerlo puede significar una pérdida completa. En este complicado enfrentamiento cuerpo a cuerpo, realizar una formación no es tan complicado. Además, la facilidad de los geomchis para seguir órdenes era bien conocida. «Roserinie, ¡aguanta un poco más! ¡Tu amigo Zephyr está de camino para salvarte!» – gritó Weed. “¡¡¡¡GROARRRRRR!!!!” Un rugido terrible recorrió el campo de batalla. El [Rugido del León] de Weed tuvo un enorme efecto dominó. Hasta ahora, los geomchis que habían estado peleando de forma individual intentando llegar hasta Roserinie, rugieron de rabia. “¿Qué diablos? ¿Ese maldito pescador mujeriego va a salvar a nuestra Roserinie?” “¡Ni muerto! No puede hacer eso.” “Prefiero ser condenado a muerte.” “¡Muerte a los chicos guapos!” Los movimientos de los geomchis cambiaron. En lugar de intentar de llegar hasta Roserinie individualmente, se abalanzaron sobre los Paladines y empezaron a ayudarse los unos a los otros. “¡[Embestida Lateral]!” “¡[Estocada en Cruz]!” “¡[Siete golpes]!” Los geomchis usaron las ventajas de sus habilidades y atacaron agresivamente. Empezaron a dar golpes directos con sus espadas. Estaban usando ataques de largo alcance con sus espadas mientras recibían poco daño a costa de su [Aguante]. Ahora usaban directamente ataques cuerpo a cuerpo. Habilidades simples y eficaces. Algunos se agachaban contra el suelo para evitar las flechas mágicas para, a continuación, saltar en el aire oscilando su espada mientras atacaba a sus enemigos. Los resultados de una gran agilidad, rapidez de juicio y gran experiencia. Era una escena digna de una película de artes marciales. Corrían, se agachaban y golpeaban al enemigo por el flanco, atacando sin distracciones con golpes rápidos y mortales. Los paladines intentaron frenéticamente invertir la situación con sus hechizos. “¡De ninguna manera vamos a permitir que paséis!” “No me importa lo injusto que sea el mundo, ¡pero jamás por el bien de Zephyr!” “Una pelea es honorable durante un duelo. En una guerra… ¡Al diablo con eso!” Los geomchis repetían la táctica de atacar y retroceder mientras tres o cuatro golpeaban al mismo paladín. Continuaron haciéndolo a medida que iban aislando algunos paladines, para masacrarlos. Los sacerdotes intentaron aguantar lanzando hechizos de curación y maldiciones, pero no fueron capaces de detener a los geomchis, que siguieron empujando hasta el punto de ruptura. Los geomchis tenían un montón de experiencia atacando en grandes grupos al enemigo, por lo que los sacerdotes no tuvieron ninguna oportunidad. Por el lado de los paladines, no tuvieron ningún segundo de respiro mientras se enfrentaban a la embestida de los geomchis. Cada vez que un paladín recuperaba algo de su [Salud], sufría al instante cinco o seis golpes y veía cómo era de nuevo reducida. Weed desapareció del campo de batalla para acercarse a los sacerdotes por una ruta diferente, dando un rodeo. Tenía la intención de atacar a los sacerdotes y clérigos que se encontraban detrás de las unidades de paladines. Pat pat pat Escondido en medio de ninguna parte, escuchó como varios pasos se acercaban. Sin cuidado Weed aceleró por la llanura y, al mismo tiempo, a su lado Zephyr hizo lo mismo. Inicialmente, ninguno tenía mala intención, Weed solo había aumentado la velocidad para ponerse al día con su compañero pero, de repente, los dos empezaron a incrementar su velocidad como si se tratara de una competición. Era el orgullo de un hombre. Sin ningún tipo de motivo, aunque se agotara su [Aguante], se negaba ninguno a ceder. Si estuvieran en la misma condición, Weed sería un poco más rápido pero, en ese momento, llevaba una armadura pesada, con lo que Zephyr podía igualar su velocidad. “La llanura es bastante grande.” – dijo Weed a pesar de que le faltaba aire. “No es ningún reto.” – contestó Zephyr en buen estado. “¿Vas a mantener el ritmo? Va a ser un poco difícil para ti.” “¿Insinúas que soy viejo? Tengo un cuerpo muy ligero.” “El viento hoy es un poco fresco, solo necesito usar el 1% de mi fuerza.” “Yo solo uso el 0.2% de mi poder.” La mentalidad competitiva infantil de los hombres no iba a terminar. En ese instante, Weed levantó las manos. Todavía quedaba una cantidad considerable de distancia hasta los sacerdotes. Sin embargo, él poseía un arma secreta. El Arco de un Alto elfo, el sueño de todos los arqueros. Weed cargó una flecha en el arco y la disparó hacia un sacerdote. ¡Ziiiiiuuuuuu! El arco poseía los poderes de un espíritu de agua, así que la fecha iba dejando atrás una estela formada por pequeñas gotas de agua. En un momento, la flecha alcanzó a su objetivo. ¡Plashk! El sacerdote salió despedido hacia atrás. ¡Era un arco maravilloso que capacitaba para usar el poder de un espíritu del agua! La habilidad [Arquería] de Weed no era ninguna maravilla, dado que en la mayoría de sus batallas usaba una espada. Lo único que hacía era apuntar a lo lejos y disparar. Además, dado que la habilidad no era de su clase, las flechas no llevaban mucha potencia. Pero la flecha lanzada con el Arco de un Alto elfo llegó hasta los sacerdotes desde una distancia sorprendente, causando el daño esperado. ‘Este arco es muy bueno.’ A continuación, Weed siguió lanzando flechas una y otra vez hacia los sacerdotes sin preocuparse por su [Maná]. “¡Bastardos cobardes!” “Somos los devotos de Dios.” “¡Recibiréis la Ira de Dios!” Los fanáticos gritaban como locos. Mientras, Weed y Zephyr se fueron acercando a los sacerdotes con sus carreras. La mirada de Weed se volvió fría. ‘Voy a ganar esta batalla y recuperar los conjuntos de armaduras.’ También había mucha gente que elegía la profesión de sacerdote pero, por desgracia, el precio de los conjuntos para sacerdote era mucho más bajo en comparación. Dado que no se situaban en primera línea, no requerían de mucha defensa. ‘¡A por las armaduras!’ ¡Estaba desesperado por los objetos! “[¡Hoja del Escultor de Luz Lunar!]” Weed fijó su vista en los sacerdotes, abriéndose paso entre ellos mientras blandía su espada. Como su nivel era mucho más alto que el necesario para la búsqueda actual, los sacerdotes perdían la vida después de dos o tres golpes. ‘Pulseras, anillos, pendientes, varitas mágicas… ¡Todos mías!’ Weed saqueaba a los sacerdotes mientras cargaba a través de ellos. Zephyr también los atacaba en un amplio radio girando su caña de pescar, mientras Surka hacía alarde con sus puños en las proximidades. Al mismo tiempo, Maylon y Pale se situaron en la cima de una colina. “¡[Disparo Triple]!” “¡[Golpe Fatal]!” “¡[Tornado de Fuego]!” – gritó Romuna para apoyar a sus compañeros. Ante ella surgió un enorme torbellino de fuego. En vez de golpear a un único enemigo, el torbellino golpeaba a varios a la vez, impidiendo que los sacerdotes lanzaran conjuros. “¡Uaaaaahhh!” – gritaron los sacerdotes. Indiferente a las llamas que lo rodeaban, Weed continuó atacando a los sacerdotes. Mientras tanto, sin las curaciones ni la ayuda de los sacerdotes, los paladines cayeron rápidamente, uno tras otro. Geomchi2 y Geomchi3 se reunieron con Weed en mitad de las llamas. “Te ayudaré.” “Vamos a dividir sus tropas.” Mientras leían el flujo de la batalla, los paladines se mantenían unidos y, aunque cada vez eran menos y se encontraban más allá de sus límites, no huyeron.
Por nuestra fe, ofrecemos nuestro sufrimiento. Que Dios lo duplique contra los herejes.
Los paladines empezaron a cantar sus oraciones y, al contrario que lo que decía la lógica, arrojaron sus escudos al suelo.
Siempre permaneceremos fieles, incluso a través de la muerte. A Dios, damos nuestras vidas.
A medida que continuaban cantando, la ferocidad de sus espadas iba en aumento y, sin preocuparse lo más mínimo por su defensa, luchaban hasta la muerte. “¡Maldita sea!” “¿De dónde sacan esta fuerza?” La voluntad de vivir de los paladines era el doble que la de los geomchis. Los geomchis fueron rodeados por los paladines hasta el punto que había poco espacio entre cada geomchi. A continuación, los paladines atacaron sin descanso, sin prestar atención a su defensa, pero como el daño que asestaban era menor del que recibían, fueron cayendo uno tras otro. ¡La dura batalla se alargó durante más de cuarenta minutos! Una vez que acabaron con la vida de los sacerdotes umbríos, los paladines oscuros terminaron perdiendo también su vida. Los geomchis se desplomaron, sentándose rendidos en el suelo. “¡Buuuf!” “Ha sido realmente difícil.” Su [Aguante] estaba agotado después de la larga batalla. Cuando peleaban contra los monstruos, podían fácilmente tomar descansos entre las batallas, pero en esta ocasión contra los paladines, todos eran necesarios por el bien de la misión, así que no habían podido descansar mientras no ganasen la batalla. “Gracias a Dios, las niñas no se han hecho daño.” – sonrió Geomchi13. “Somos hombres, seríamos patéticos si no podemos protegerlas.” – dijo Geomchi19 mostrándose de acuerdo. Ellos habían resistido los ataques de los sacerdotes de umbríos y de los paladines para asegurarse que Seechwi y Yurin estuvieran a salvo en la retaguardia. Era el orgullo de un hombre. Incluso cuando está aparentemente a punto de morir, un hombre está dispuesto a luchar más cerca del enemigo para asegurar que las mujeres estén a salvo. Haciendo un examen detallado después de la victoria, apreciaron que el número de geomchis se había reducido en 34. Habían perdido sus vidas en una batalla feroz, debido a su menor experiencia durante la confusión de la batalla. “¡Ejem!” – tosió incomodo Geomchi. Manteniendo la mirada baja, Geomchi2 y Geomchi3 no levantaron la cabeza, al igual que el resto de geomchis. “¿Cómo hemos instruido a estos críos…? Vaya decepción.” “……” “Esta noche que hagan ‘El Entrenamiento’.” “Sí.” “Apuntad los nombres de los muertos por separado.” “¡Sí, Señor!” La penalización por morir en el juego – la perdida de la experiencia y la imposibilidad de jugar durante un día – era un pequeño castigo. ¡El Entrenamiento Infernal! Durante un mes estarían ante las puertas del Infierno. “¡Guau!” “¡Jo, jo, jo! Mejor no relajarse demasiado para evitar la muerte.” “En el futuro, los maestros tendrán la misma responsabilidad que sus alumnos.” Los hombros de los instructores cayeron. Con esto tendrían más trabajo en la formación de sus alumnos. La manera de aprender una habilidad en Royal Road no estaba limitadas, con lo que era el mejor lugar para entrenar los cinco sentidos y llegar a ser uno con la espada. Incluso sin la necesidad de usar habilidades, nadie que usara una espada era inofensivo si conseguía anticipar el comportamiento de los monstruos. Sin embargo, los profesionales se enfrentaban a un riesgo más alto, por lo que era mejor para los Maestros supervisar el trabajo de sus discípulos. Una vez que terminó la batalla, Geomchi, junto con los maestros y el resto de estudiantes se dirigió hacia la cruz donde estaba Roserinie. ¡Glup! – Geomchi tragó saliva. Una seductora figura colgaba de la cruz. “Per… permítame bajarla.” “Gracias.” Cuando Geomchi desató las cuerdas que la ataban, Roserinie se abrazó a él para mostrarle su agradecimiento. “Gracias a este Gran Guerrero estoy a salvo.” “¡Ugh!” ¡Ding!

Has completado la misión [Rescata a la Vampiresa].
Roserinie ha sido rescatada ilesa de las garras del Culto a Taron.
Ella ha nacido con el destino de ser una gran Reina, y mantiene su belleza bebiendo sangre fresca.
Recompensa:
Vuelve al pueblo para recibirla.
Cada vez que Roserinie se acercaba a un geomchi, le daba las gracias y se inclinaba para besar su mano. “¡Oh, gran héroe humano! Humildemente te doy mi más sincero agradecimiento por salvarme.” Los geomchis estaban siendo halagados. “¡Ohh!” “¡Viva!” “¡Buen trabajo por venir a la tierra de los vampiros!” Después de completar la misión, ¡una sensación de logro llenaba el ambiente! Desde Geomchi, hasta los estudiantes, Roserinie les dio un abrazo en orden secuencial. La búsqueda había acabado, Pale comprobó sutilmente la notificación de misión terminada. “Maylon, si no es mucho pedir, la recompensa por completar esta misión…” “Vale.” La recompensa de la misión incluía diez Muñecas Malditas como recompensa. Este tipo de productos se podían ofrecer a los templos para ganar una gran cantidad de [Fama]. A mayores, habían ganado gran cantidad de experiencia; la mayoría de los geomchis habían ganado entre dos y tres niveles cada uno. “La recompensa no está mal del todo.” Weed estaba satisfecho. Después de recibir el agradecimiento de la hermosa vampiresa, los geomchis eran más que felices. “Me gustaría que esta misión se pudiera repetir…” “Salvarla ha sido una buena acción, casi como si fuéramos caballeros.” ¡A partir de entonces empezaron a aceptar misiones de los vampiros! Las misiones variaban entre el rango ‘B’ y ‘C’ y llegaron a aceptar cuatro a la vez. A pesar de haber recibido un daño considerable en la primera batalla, con la ayuda de Weed las bajas se redujeron drásticamente. En las afueras de las murallas rojas de la ciudad vagaban los yaks salvajes, eran las presas favoritas de los geomchis. ¡Ya que después de matarlos podían comer carne! Pero después de morir 19 geomchis, se volvieron más cautelosos cuando cazaban estas bestias del Caos. Estaba claro que un asalto frontal parecía hacer más daño que bien. Por ello, Weed junto con los cien mejores geomchis decidieron dirigirse a la batalla. “¿Cómo vamos a luchar? ¿Cargamos hacia esos bichos? Creo que si hacemos eso, podemos bajarle la mitad de su [Salud]” – dijo Geomchi12 apretando los puños. Comparándolos, estaba claro que los animales eran mucho más fuertes que ellos, pero no quería admitir ningún signo de debilidad. “Manteneos firmes, y luchad tanto tiempo como sea posible” – dijo Weed meneando la cabeza. “¿No estamos peleando para ganar?” “¡Por supuesto! Pero van a atacarnos con todas sus fuerzas, por lo que es necesario demostrar que somos capaces de desafiarlos. Será muy difícil. No peleéis contra ellos hasta la muerte, escapad para poder sobrevivir.” “Sí, suena interesante. Haremos como dices.” Weed, junto a los geomchis de primer nivel, continuaron el asalto contra las bestias. Fueron golpeados con todo tipo de ataques mágicos y físicos, pero antes de que sus vidas estuvieran en peligro, huían como el viento. “¡[Vendajes]!” – dijo Weed usando su habilidad de [Primeros Auxilios] con ellos durante mucho tiempo. Weed había traído un montón de material de primeros auxilios en el carro para situaciones como esta. Mientras tanto, el segundo oleaje, formado por cien geomchis al mando de Geomchi2, fue al asalto. “¡Bestias Malvadas!” “¡Venid a por mí!” Fueron golpeados por las maldiciones de las artes oscuras, además de por fuertes golpes físicos haciendo que finalmente volvieran a retirarse. ¡Eran como un batallón de tanques! ¡Cargaban y se retiraban, abriendo poco a poco el camino a la victoria! Gradualmente, las bestias del Caos continuaron perdieron puntos de [Salud] y, dado que su [Inteligencia] era baja, los monstruos no sabían cómo reaccionar. “¡CARGAD! ¡CARGAD!” Sin permitirse ningún descanso, la lucha se intensificó. Repitieron el patrón de ataque una y otra vez. Este método de lucha había sido ideado por Weed cuando luchaba junto al candidato a Papa, Alveron. Cien personas cargaban contra los monstruos y cuando estaban exhaustos se retiraban para no morir en batalla. Al final, con esta táctica, solo murieron trece geomchis antes de alcanzar la victoria. No habían podido escapar de los monstruos con la suficiente rapidez. “Esta misión también ha sido difícil.” – dijo Pale entre dientes. “He consumido todo mi [Aguante].” – dijo Zephyr mostrándose de acuerdo. Solo a través del trabajo duro en las misiones se pueden conseguir nuevos talentos, y aquellos que no se esforzaban lo suficiente sufrían las recriminaciones de Weed. Gracias a eso, Irene y Pale fueron capaces de conseguir nuevas habilidades, a pesar de que en muchas ocasiones casi ni eran capaces de tener la calma suficiente para realizarlas. “Tengo que disparar varias veces a 300 metros; si no fallo ningún tiro lo vuelvo a repetir a una distancia de tres kilómetros.” “¡Es muy duro elevar la experiencia con una habilidad divina! Tengo que entrenar cada día al menos durante diez horas…” Poco a poco, el número de muertes fue disminuyendo a medida que realizaban misiones. Y, aunque pasó mucho tiempo hasta que nadie murió en una misión, nadie se quejaba. Después de entrar en la tierra de los vampiros, el grupo de Pale se dio cuenta de que no estaban preparados para el desafío, por lo que tenían que centrarse en su seguridad. Desde la perspectiva de los geomchis, cuando morían las puertas del Infierno se abrían ante ellos. Los instructores asumían la responsabilidad, así como el castigo de sus discípulos, dado que se preocupaban por su seguridad. Incluso si una misión avanzaba a gran velocidad, ¡aún priorizaban la seguridad por encima de todo! Mientras, Geomchi se distraía con las deliciosas comidas que hacía Hwaryeong. Weed solo pensaba en cómo aprovechar el período de tiempo con la experiencia doble. Trataba de conseguir misiones que se resolvían matando monstruos para que no interfirieran con las misiones de sus compañeros. ‘Ya llevamos 66 muertos, y la cantidad seguro que aumenta a medida que intentemos resolver misiones más difíciles. Tenemos que conseguir sobrevivir el mayor tiempo posible. Todavía tenemos que hacer más cosas antes de irnos de aquí.’ Un sentimiento de completo aislamiento se filtraba a través de la tierra de los vampiros a medida que aumentaba el número de personas que morían. La obligación de Weed era asegurarse de que ese número no aumentase drásticamente, por lo que su cometido era aumentar su fuerza mientras iban cazando monstruos. Así, en algunas cacerías, él se encargaba con las solicitudes que implicaran matar grandes cantidades de enemigos, como por ejemplo derrotar a los magos y sacerdotes del ejército de la Hoja Asesina. De esta manera, Weed se mostraba más activo que la mayoría. Como las misiones avanzaban con precaución, para ganar tiempo reducían las horas que dedicaban a la comida. Así, mientras Weed y Mapan se dedicaban a la preparación de las comidas, los demás se dedicaban a otras cosas. Los geomchis se dedicaron a cocinar sus propios alimentos, mientras que Yurin e Irene, junto con el resto de chicas, lavaban el arroz, los platos o preparaban el fuego. Al final, Weed se dedicaba únicamente a escoger los ingredientes y a sazonar los alimentos. Cuando Weed cocinaba para todo el grupo, tardaba más de cinco horas en tener todo listo, pero gracias a ello, su habilidad de [Cocina] aumentaba enormemente. “El kimchi está delicioso.” – dijo Hwaryeong después de tomar el plato con una sonrisa. “Todavía vino de china.” – murmuró Irene tristemente. “¿……?” Aún no podía quitarse de encima la conversación sobre la fecha de caducidad de los alimentos. Sin embargo, Hwaryeong y el resto lo disfrutaron. La sensación de estar sentado en el suelo y comer los platos recién cocinados era maravillosa. Yurin y Surka, quienes tenían la misma edad, también querían cocinar. Por supuesto, Pale y Zephyr no estaban inactivos, se dedicaban a buscar la leña necesaria para el fuego y a preparar los materiales, así como eliminar las partes venenosas de los monstruos. Además, completaban la cantidad de alimentos del grupo: Pale cazaba pájaros con sus flechas, mientras que Zephyr iba río abajo para pescar. “¡Rápido! Esta es una buena zona de pesca.” “Sí, sí, solo un momento.” Zephyr nunca tenía prisa cuando estaba pescando, siempre veía correr el agua del río con una sonrisa en la cara. Pero desde que se había unido al grupo de Weed, se esperaba que adquiriera alimentos. Ahora pescaba con hasta diez cañas al mismo tiempo, así que no tenía tiempo para relajarse. Como pescaba continuamente bajo presión, aunque los peces que atrapaba no eran raros, su habilidad de [Pesca] aumentaba rápidamente. ‘Tal vez el motivo por el que mi habilidad de [Pesca] se había estancado era porque me lo tomaba demasiado tranquilo.’ Estaba seguro que la [Pesca] se elevaba por medio de la captura de peces raros. Tenía incluso un registro de los peces que había capturado, pero ahora simplemente con la captura masiva de peces su habilidad había aumentado notablemente. ‘Tal vez esta profesión no consista en el bienestar de un pasatiempo relajado, es una lucha por la existencia. ¿No era la pesca un medio para sobrevivir? Tiene sentido…’ Zephyr se movía rápidamente mientras trataba de aumentar su nivel de conocimiento por medio de la [Pesca]. Como pescador, su poder de [Ataque] era un poco superior a la media, y su [Salud] estaba entre las más altas, y por ello era una de las profesiones con más posibilidades de supervivencia. No importaba cómo eran las cosas, incluso cuando estaba a punto de caer por el cansancio, se negaba a rendirse. ¡La persistencia es la mayor ventaja de los pescadores! Blanco como un zombi, pero un superviviente por encima de todo. Sin embargo, dado que estaba obsesionado con su apariencia, nunca permitiría que los demás lo vieran con mal aspecto. Así que lo suyo era una lucha diaria constante. Lo difícil era encontrar suficiente comida para mucha gente. Recordó aquel momento mientras cazaba en la mazmorra de Basra, sin descanso, cuando llegó a pensar que sería la última vez que haría una cosa así. Pero ahora se daba cuenta que estaba totalmente equivocado. Al participar en la obtención de ingredientes, su carga de trabajo se había incrementado y, como estaba mejorando poco a poco, su carga de trabajo aumentaba a medida que aumentaban sus habilidades. Se sentía como un caballo que abandonaba el establo en busca de aventuras para descubrir luego que estaba mejor antes. “Es la primera vez que tengo la sensación de que me estoy mereciendo la comida.” – murmuró Zephyr mientras comía. “¿Hmmm?” – dijo Mapan levantando la cabeza del plato. “Por alguna razón siento como si la comida de hoy ha perdido calidad.” “……” Se encontraban comiendo una mezcla de pollo, fideos y carne sin especias. Anteriormente, los alimentos estaban cubiertos de especias perfumadas, pero ahora tenían que comer los alimentos sin especiar y su sabor se resentía. ¡El paladar notaba cualquier ligero cambio en los alimentos! Sin embargo, los gastos en alimentación eran los mismos. “Weed, ¿estás ahí?” – preguntó Mapan con urgencia. “Recuerdo que tengo algo que hacer, ¡luego vuelvo!” – dijo Weed saliendo corriendo repentinamente. “……” En todo el mundo hay corrupción, ¡incluso en la cocina! Las comidas en los primeros días de un restaurante son de gran calidad pero, poco a poco, a media que pasa el tiempo, la calidad de los alimentos cae ligeramente hasta llegar a ser insoportable. Un proceso similar ocurría con los alimentos que cocinaba Weed, y las quejas se iban acumulando cada día. Al contrario que otras veces, donde la cocina de Weed recibía alabanzas, las comidas de los últimos días no eran muy buenas. Hasta que, al final, Weed hizo una oferta para todos: “¡Si no os gusta, no comáis cuando tengáis hambre!” – amenazó Weed a todo el grupo. ¡Los estaba amenazando a todos! Los murmullos de descontento recorrieron el grupo. Mientras tanto, el grupo continuó con su trabajo. Día a día, la experiencia y la competencia en las distintas habilidades aumentaban a gran velocidad, sobre todo para aquellos geomchis que tenían sus habilidades por debajo del nivel 100, gracias a la semana inicial de doble experiencia. Pero, aun así, nadie podía igualar a Weed. Había sido capaz de localizar al enemigo de manera eficiente y de dominar todas las batallas, sometiéndose a una enorme presión y a los mayores retos, con lo que había tenido poco tiempo para sí mismo. A medida que iba aprendiendo los patrones de comportamiento, Weed aumentaba el número de monstruos que era capaz de cazar, e iba informando a los demás sobre cómo proceder. Otro motivo por el que no se unía a los demás, era por ser más fuerte que el resto. Cuando iba con ellos, se aburría. Sin embargo, gracias a su información, incluso los geomchis de menor nivel ganaron experiencia a gran velocidad. Cada vez que tenían éxito en una misión, mejoraba la opinión que los demás tenían de Weed. “Ha ido tal cual como nos dijo.” “No es tan pedante como parecía.” “No es un cabeza hueca.” Al final, Weed estaba siendo reconocido como una fuerza a tener en cuenta. Una semana después, prácticamente habían completado todas las misiones del pueblo de Seirun. Habían obtenido las Botas de Olderin que aumentaban la [Agilidad] en 45 puntos y la Diadema de Blaine que aumentaba la tasa de recuperación y el máximo de [Maná]. Aunque el mayor beneficio lo habían conseguido con la misión de las bestias del Caos, donde habían ganado piedras de refinamiento para armas y armaduras. Y, mientras que Weed había logrado dos niveles con esa misión, los demás habían aumentado entre 5 y 10 niveles. Finalmente, se terminó el tiempo de la doble experiencia. El resultado final dejaba un total de 92 geomchis muertos, y a Romuna y Surka al borde de la muerte un par de veces, pero todos habían logrado obtener una información más detallada respecto a Todium. “Normalmente nadie se acerca a Todium, todos los vampiros que han ido hasta allí jamás han regresado. ¿Por qué será? No lo sabemos, si alguno volviese…” “¿Vas a ir a Todium a ver qué ocurre? Seguro que es el castigo por todos los pecados que hemos cometido.” “Quizá podrás salvar a la Nobleza de la Noche, pero su atacante podría no ser humano. ¿Habrán vuelto los hombres lobo? Esa es una pesadilla que nos quita el sueño a los vampiros.”