domingo, 17 de abril de 2016

Volumen 11 Capítulo 3

Volumen 11 Capítulo 3
La Misión
Traducido por Xeniaxen
Corregido por DaniR y Tars
Editado por AM y Tars

Como los geomchis no tenían ninguna cualidad destacable, a los vampiros se les terminaban las opciones. Los guardias les pidieron cumplir una misión muy simple. “Sois una panda de humanos sanos; habría sido mejor si hubieseis sido hembras, pero seguís siendo una gran fuente de sangre fresca. Somos dos vampiros cansados que han agotado su reserva de sangre.” ¡Ding!

Nueva misión: [Sacia la sed de los vampiros].
Las entrañas de los guardias han estado haciendo ruidos desde que empezaron a velar por la protección del pueblo, acumulando mucha fatiga. Estos ruidos se traducen en una necesidad de sangre adicional, sangre fresca de humano sano.
Dificultad: E.
Restricciones:
La misión no termina hasta que la [Vitalidad] de los vampiros se haya recuperado.
Recompensa:
Permite la entrada en el pueblo.
Huelga decir que todos aceptaron sin rechistar. Los guardias hundieron sus colmillos en los cuellos de los geomchis. ¡Slurp, slurp, slurp!

Te ha mordido un vampiro.
Tu poder se ha reducido.
Tu [Vitalidad] disminuye.
¡El cuello les ardía de dolor con cada succión! Los geomchis se alinearon sistemáticamente para entregar su sangre a fin de entrar en el pueblo, y ninguno se quejó ante los vampiros. “Bah, es solo sangre...” “Lo haría cientos de veces para estas damas sin lamentarlo ni lo más mínimo.” Los rostros de Pale y Zephyr se iluminaron. ‘Maylon me prefiere a mí.’ ‘No entraré en su juego; no soy uno de esos hombres que hablan abiertamente de su necesidad de mujeres.’ Seductor hasta la médula, Zephyr tuvo una revelación importante: él, quien conquistaba a cualquier chica tan fácilmente como quien pescaba un pez, se había percatado de que sus opciones eran nulas. ‘Y eso que mis compañeras son bastante encantadoras.’ Zephyr echó una ojeada a los miembros de su grupo. Irene, simplemente, era buena por naturaleza, nunca había maldecido a nadie con sus palabras. La despreocupada Romuna, aunque en ocasiones era demasiado enérgica, sabía cómo divertirse. La guapa Surka era joven e infantil, mientras que la fascinante Hwaryeong era todo lo contrario. Sus bailes habían sido los primeros ejemplos de su encanto; y, a veces, cuando le apetecía, se sentaba en una roca y empezaba a cantar, uno de los factores cruciales que hacía que las aventuras fueran más agradables. Además, ¡la chica tenía unas buenas curvas! Pero Zephyr no tenía nada que hacer, ya que no tenía ojos para nadie más que Weed. ‘Pero él ni siquiera se da cuenta.’ Aunque Hwaryeong no lo había expresado abiertamente, no era algo muy complicado de adivinar. Cualquier cosa que Weed cocinaba, a ella le parecía simplemente deliciosa. Incluso si servía algo tan simple como un bol de sopa con un trozo de pan, nunca se lo echaría en cara. En todas y cada una de las ocasiones, no perdía la oportunidad de darle las gracias o terminarse toda la comida de su plato. Aun a día de hoy, aprovechaba cada momento para mirarlo sin que él lo notase; ¡no cabe duda de que ese es un acto de una mujer enamorada! Pero la mente de Weed tenía otras preocupaciones, como el tema del dinero, y su expresión inquieta lo reflejaba. Todo el mundo que los observaba podía captar la atmósfera que esos dos creaban. Maylon era la novia de Pale, y Yurin la hermana menor de Weed. Yurin era muy atractiva. Zephyr la miró para ver si sonreía, pero entonces sacudió la cabeza. ‘No puedo. Absolutamente imposible.’ ¡Nunca debía tratar de acercarse a ella a menos que quisiera perder drásticamente todas las probabilidades de vivir! ‘La historia de las familias antagónicas de Romeo y Julieta era menos peligrosa.’ Puede que hasta los geomchis temieran lo problemático que sería que ella les gustase. Mientras tanto, las donaciones de los geomchis a los vampiros casi habían terminado, ya que había un gran número de geomchis dando tumbos. Su [Vitalidad] y poder habían sido agotados, mientras que los guardias desbordaban vigor. Sus habituales caras pálidas incluso habían tomado color, y tenían sus caninos manchados de carmesí. Por naturaleza, los vampiros se volvían más permisivos después de beber sangre; aun así, los guardias perdieron la alegría cuando vieron al orco Seechwi. “No queremos sangre de ogro.” “…” “No te dejaremos entrar en el pueblo.” Esas palabras hirieron los sentimientos de Seechwi. Entonces entró en escena Geomchi2. “¿Puedo ofrecer mi sangre por Seechwi?” Los guardias cambiaron de postura, interesados. “¿Más sangre humana? Bien, daré un sorbo.” La segunda vez que Geomchi2 ofreció su sangre a los vampiros, Seechwi voceó. “¡Pare, señor Geomchi2!” Los ojos de Seechwi se habían llenado de lágrimas. Cuando Geomchi2 acabó, Seechwi se convirtió en su pilar de soporte, ya que estaba completamente devastado. ¡Un orco obeso ayudando a un humano abatido! Después de eso, se permitió a todos los miembros del grupo entrar en Seirun.
* * *

Has sido el primero en descubrir el pueblo de Seirun
La [Fama] aumenta en 180 puntos.
Por haber descubierto un área en una región inexplorada, se duplica la recompensa de las misiones que completes en esta zona durante una semana.
¡El beneficio de ser los primeros descubridores! La cara de Weed se ensanchó con una sonrisa de satisfacción. “Doble recompensa…” La recompensa de las misiones se iba a duplicar. Además, era seguro que habría más beneficios que aún no habían sido revelados. Aparte de ser los primeros descubridores de este pueblo, ellos tenían que ser los primeros exploradores en el Reino de los Vampiros, Todium; eso conllevaba que los botines y la experiencia de la caza también se multiplicarían por dos. Pale e Irene estaban encantados. “Hemos ganado reputación.” “Es genial.” Weed aligeró el paso para entrar en el pueblo. “Vamos.” Todos los demás estaban nerviosos; después de todo, ¡eran los primeros que entraban en un pueblo lleno de vampiros! Aquellas eran unas tierras completamente inexploradas, fuera del Continente de Versalles. Estaban expectantes y excitados hasta la médula por entrar allí. Especialmente Maylon, desde el primer segundo en que había posado la mirada en el pueblo de los vampiros. Había hogares preciosos construidos a modo de villas, y todos los vampiros que vagaban por las calles llevaban capa y resultaban embriagadores. ‘Bueno, visitar sitios exóticos también es parte de la aventura.’ Ella no sabía por dónde empezar. Entonces, Mapan gritó: “¡Sí! ¡Vamos!” Yurin también tenía grandes expectativas. Los pintores como ella viajaban para visitar nuevas ciudades y paisajes con la intención de pintarlos y mejorar su dominio de la habilidad. Por eso, el reciente descubrimiento de Seirun le daría la oportunidad de pintar docenas de cuadros. Weed y Mapan entraron juntos en el pueblo y fueron directos a la zona de tiendas. Necesitaban deshacerse de algunos de los bienes importados que habían comprado en Morata, además de echar un vistazo a nueva equipación y obtener mapas del área. Mapan obtuvo ofertas de varios comerciantes por sus mercancías y no pudo evitar gritar de alegría. “Venden rubíes, zafiros y otras joyas a precios muy caros. ¡También pieles y alfombras!” “¡Sí!” Weed estaba más entusiasmado que de costumbre. “¡Qué suerte tienes, Mapan!” “Espero que tú también saques mucho beneficio.” Pale y Surka lo felicitaron. Aunque todavía no había hecho nada, Mapan tenía el presentimiento de que se iba a hacer de oro. Pero no sabía si Weed iba a dar su aprobación. ‘No habría llegado aquí de no ser por Weed.’ En el Continente, a Mapan también se le daba bien vender cosas, pero no conseguía márgenes de beneficio tan altos ni podía colocar toda su mercancía. ¡Pero lo haría en esta región inexplorada con un pueblo lleno de vampiros! Ser el primero en vender mercancía en el pueblo significaba que recibiría un trato especial y podría regatear entre un 20 y un 30 por ciento adicional en el precio de venta. Una oportunidad como esa no se presentaba a muchos comerciantes. Pero la cara de Weed no mostraba ni una arruga de envidia por haberle concedido a Mapan ese privilegio; de hecho, la sonrisa que mostraba simplemente parecía la de un bebé en pleno gozo. Pale asintió con la cabeza. ‘¡Lo sabía! Weed es una buena persona.’ La vergonzosa Surka no sabía dónde esconderse. “Supongo que me había hecho la idea equivocada de Weed. Debería de abrir mi mente como el mar que lo abarca todo antes de juzgarlo , aunque solo fuera por un instante.” En ese momento, Weed, que aún sonreía radiante sin una sola arruga de malestar, le dijo a Mapan: “Mapan, por favor, ve a vender tus cosas sin reparo.” “¿Seguro?” “Sí. Aprovecha la oportunidad. Los precios aquí son más caros que en su origen.” Mapan fue a un puesto de comercio y empezó a negociar. Su dueño era, por supuesto, un vampiro. “Traigo algunas joyas preciosas conmigo, ¡oh, señor comerciante! ¿Me compraría algunas?” – Mapan sacó diez rollos de piel, cinco alfombras enrolladas y tres gemas. – “¿Qué me ofrece?” “250.000 monedas de oro. Mmmm, no. Todo esto vale 270.000 monedas de oro.” “¡Ahh, lo siento! Ese precio es menos de lo que esperaba.” “¡Mierda! ¡No se vaya! Pensándolo bien… puedo pagarle 303.000 monedas de oro por todo esto.”

Primera etapa de la negociación superada.
Si decides vender la mercancía, cada una de tus habilidades de [Comercio] subirá un 2,3%.
Mapan tragó saliva. ¡Todo el material le había costado tan solo 110.000 monedas de oro! La oferta que acababa de recibir era muy suculenta, más del doble del oro del que había pagado. Pero la avaricia de Mapan decidió por él. “Parece ser un precio decente, pero prefiero ir a probar a otro sitio…” El vampiro puso una cara larga. Mapan, que estaba tan acostumbrado a negociar como a timar, fingió el gesto de irse. El vampiro, contrariado, sugirió: “Sacando lo más generoso que hay en mi corazón, 368.000 monedas de oro. Estoy seguro de que usted también será generoso conmigo a la hora de comprar mercancía. No sé cuánto le costó allá donde lo compró, pero le aseguro que no puedo subir más.”

Segunda etapa de la negociación superada.
Si decides vender la mercancía, cada una de tus habilidades de [Comercio] subirá un 6,2%.
Mapan se quedó boquiabierto durante unos instantes. Ni él mismo podía creer la lotería que le acababa de tocar. “No va a vendérmelo, ¿ni a ese precio?” “¡Ohh, perdón! Lo siento. ¡Vendo!” Mapan le entregó los bienes que traía. ¡Ding!

Has obtenido un enorme beneficio por tus negociaciones.
La [Fama] aumenta en 630 puntos.
La [Contabilidad] sube a nivel Intermedio – 6.
Aumentan las posibilidades de que los precios te favorezcan durante una negociación.
Podrás aprovecharte de 7 jugadores inocentes.
¡Era la máxima alegría para un comerciante! Tras la venta, se quedó con el 70% de sus mercancías; Mapan temía que los precios bajasen si lo vendía todo de golpe. Por eso, planeaba vender tan solo unas pocas cosas más y guardarse el resto para Todium, la capital del Reino de los Vampiros. Algunos vampiros cuchicheaban sobre él desde la distancia: “Ese humano, Mapan, acaba de ganar una gran fortuna; es muy típico de los humanos.” “¿Cuál de todos es Mapan? Deseo cruzarme con él. ¿Y qué haría entonces? Pues lo llevaría a algún callejón y hundiría mis dientes en su nuca...” ¡Su negocio había salido redondo! Mapan había acumulado una enorme suma de beneficios, y Weed lo felicitó. “Bien hecho.” “Es todo gracias a ti.” “¡Nah! Me alegro de que te haya ido bien.” Weed estaba muy contento; aunque en parte, su felicidad se debía a que era el Conde de Morata. Recientemente, Mapan se había registrado como residente de Morata y había declarado sus prácticas comerciales en el Norte como residente de Morata, por lo que estaba sujeto a los impuestos de la ciudad. ¡Y eran más aterradores que un dragón escupiendo fuego! Los mercaderes tenían que pagar un 3% de sus beneficios en impuestos; y puesto que Mapan había acopiado 360.000 monedas de oro, tendría que pagar a Morata más de 10.000 monedas de oro en impuestos. ¡El motivo principal era recaudar! ‘Los impuestos sirven para algo, después de todo.’ Y ese era el motivo por el que Weed estaba más contento que de costumbre. Después fueron a la armería. ¡Obviamente planeaban arrasar también la armería con sus viles garras! Declararon sus intenciones con osadía ante el propietario de la tienda, un vampiro de grandes colmillos. “¡Eh, colega! ¿Nos enseñas tu arsenal de armas? Desafortunadamente, no somos capaces de usar las armas exclusivas de los vampiros; ¿puedes mostrarnos solo las que podemos usar? Y también toda la equipación elegante que tengas: anillos y eso… o armaduras. Nos encantaría verlo.” Los vampiros no usaban armas tales como espadas, por lo que pocas de ellas eran metálicas. Pero encontraron guantes que absorbían sangre, cinturones que generaban seres oscuros y capas que inducían delirios y producían apariciones; ese tipo de armas eran las que se realizaban exclusivamente para los vampiros. Entre las opciones, Hwaryeong encontró un vestido. “Espera. Déjame ver ese vestido.” Se trataba de un Vestido Carmesí con costuras doradas de gran atractivo. Por los laterales dejaba ver la zona del abdomen hasta el pecho, casi no había tela. Alguien que no estuviera en buena forma difícilmente se pondría ese vestido. Sin embargo, Hwaryeong ya había llevado vestidos más sugerentes en sus conciertos. “¿Qué te parece?” – dijo pidiendo la opinión de Weed. Sabía que él había alcanzado nivel Intermedio en [Sastrería], y quería una segunda opinión. Pero, obviamente, ese no era el motivo principal. “Es impresionante.” “¿Te gusta?” “Sí. La tela que han utilizado para hacerlo no es común. Y con el material restante, podrían haber hecho dos vestidos. ¡Yo lo habría hecho para ganar más dinero! Es una pena que aún no tenga nivel suficiente para lidiar con este tipo de telas.” Weed estaba sumido en su mundo mientras observaba el vestido. ¡¿Por qué la gente no usaba mejor la cabeza para hacer estas cosas?! Normalmente, este tipo de prenda habría sido muy difícil de vender. Cuanto más destapada fuera, menos útil sería para defenderse; no lograba comprender la necesidad que tenía una bailarina por su apariencia y atractivo. “¿Crees que me quedaría bien?” “Bueno... el precio también es importante.” “¿Crees que me haría más hermosa?” Weed lo pensó por un momento y luego asintió. “Creo que te quedará bonito.” “Gracias. Eh, Mapan, por favor, compra el vestido por mí.” El comerciante Mapan usó sus habilidades para regatear el precio del vestido, que aun así resultó valer 148.000 monedas de oro. Pero Hwaryeong no lo encontró caro. “Es una ganga.” En este punto, podía parecer que se iba de la lengua, pero ella no tenía la misma opinión. El precio del vestido no era un problema; de hecho, por su nivel y su profesión de bailarina, había otro factor más importante por el que ella estaba dispuesta a pagar 148.000 monedas de oro por el vestido. ‘Weed ni siquiera ha comprobado las características del vestido, pero solo por el hecho de decir que me va a quedar bonito, tiene que ser mío.’ Eso no era lógico, ¡había decidido pagar por el vestido antes de informarse siquiera sobre él! Afortunadamente, el Vestido Carmesí ensalzaba sus habilidades de [Baile], potenciando su [Agilidad] y su gracia. Hwaryeong, con el vestido, era capaz de mostrar más sus encantos; le tapaba menos que el de antes, pero de algún modo no se veía vulgar en ella. Su bien tonificada figura expuesta no le robaba protagonismo a ninguno de sus encantos intelectuales. En comparación con el traje de colores, Hwaryeong estaba más hermosa; su cara llena de confianza y sus ojos llenos de magnetismo cautivaban a cualquier persona; era verdaderamente un ‘Hada del Escenario’. “¡Estás impresionante!” Fue Surka la que hizo el primer comentario. Debido a su edad, admiraba a las mujeres hermosas. Todos quedaron fascinados por un momento, y salieron de la tienda después de terminar de ver las armas. A continuación, visitaron tiendas generalistas que vendían artículos de primera necesidad para viajar, aunque lo que vieron era aparentemente inútil. Aunque en principio Weed no tenía intención de comprar nada, como Señor de Morata invirtió todo su dinero en desarrollo para su futura explotación. ‘Utilizaré el dinero para hacer aún más dinero.’ Weed estaba lejos de gastar el dinero impulsivamente sin pensarlo; sin embargo, había llegado hasta este establecimiento en busca de una cosa. Mientras lo pensaba, el vampiro propietario se acercó revelando sus colmillos, ¡y Weed se dio la vuelta de inmediato! “¡Ahhhh!” El propietario aún tenía la boca abierta mientras miraba amenazante a Weed, cuya reacción fue tan rápida como el viento. Al darse la vuelta, obligó al vampiro a cerrar la boca. El propietario se relamió los labios como si estuviese tentado por algo. “Mmm, mmm, es una pena que te hayas dado cuenta. Hace tiempo que no pruebo la sangre humana. ¿Qué es lo que quieres?” En realidad, Weed había entrado en la tienda sin intención de comprar nada, solo quería obtener información. “Soy un escultor que busca material para esculpir.” “¿Un escultor? ¿Ya has ido a Todium? Este solo es un pueblo muy pequeño en comparación. Corría un rumor acerca de Todium que decía tener algo que puede servir de inspiración a los escultores, aunque no estoy muy seguro.” “¿Qué relación tienen este pueblo y Todium?” “Este es solo un pueblo pequeño, un lugar donde los vampiros se evaden del estrés y el bullicio de la ciudad. Todium está a pocos días hacia el este si quieres ir, pero no te lo recomiendo; también se oyen rumores sobre que se está convirtiendo en un sitio peligroso.” Según el vampiro propietario, Seirun era como un pueblo donde los principiantes comenzaban. ‘No creo que Todium sea un buen sitio para los débiles.’ Después de eso, empezaron a recopilar y verificar más información de los vampiros. “¿Seirun? ¿Se preguntan por qué tiene ese nombre? Es el nombre de una de nuestras tres lunas: Ballun, Gorun y Seirun. La Vampiresa Reina de la Nobleza de la Noche procedente de Todium también se llamaba así. Ella era preciosa; si os soy sincero, yo daría mi corazón humano por ella si pudiera.” “Un consejo, turistas humanos, evitad los callejones por la noche. Son lugares donde muchos humanos han acabado sin una gota de sangre, así que nunca paséis por allí.” “¿De verdad queréis que os cuente cosas de Todium? Solía ser el lugar donde los muertos iban a descansar, un cementerio, por así decirlo. Pero, por alguna razón, ellos despertaron de su sueño eterno y empezaron a salir en busca de sangre. Y ahora se ha convertido en la ciudad de la Nobleza de la Noche. ¿Juntarse con los seres vivos? ¡¿Por qué haría la Nobleza algo que pusiera en entredicho su categoría?!” “Las tierras de los vampiros son diferentes a las humanas. Los muertos salen de sus tumbas. Que, ¿qué hay de sus pertenencias? Los vampiros, simplemente, no tenemos necesidad de guardarlas. Aunque las antigüedades y las joyas, en ocasiones, pueden acabar extraviadas.” “¡Tsk! ¡Tsk ! Malditos sean los vampiros imberbes de hoy en día. ¡Pensaba que habíamos acordado que no irían en busca del murciélago dorado…!” “Yo no hacía nada de eso cuando era joven. A veces, ni siquiera vuelven antes del amanecer del siguiente día; espero que no les haya pasado nada esta vez.” “¿El orgullo de nuestro pueblo? Tenemos muchas vampiresas jóvenes, guapas y sens... ¡ejem, ejem! Id a otro sitio y dejádme en paz.” ¡Eso era lo que decían los vampiros adultos de la calle! Existía gran diferencia generacional entre ellos, los imberbes eran literalmente basura. Weed vio a algunos de ellos y fue a hablarles. “¿Eres humano? ¿Quieres probar algo que hará que tu sangre fluya mejor? Vale, ¡eso suena genial! ¿Has estado en el callejón? Las vistas allí son majestuosas. Si quieres ir, puedo enseñarte el camino y...” “Las vampiresas hablan tanto que es increíble. Según cuentan, parece ser que un familiar del Clan Kkuman ha desaparecido. Que sea verdad o no, realmente me importa poco.” “Hay rumores en Seirun que hablan de la belleza de la Reina Vampiresa, pero yo no la he visto. Me pregunto dónde estará.”
* * *
Los geomchis se habían separado mucho del grupo ya que lo único que ocupaba sus mentes eran las vampiresas que vendían manzanas, y ahora estaban comiendo las manzanas que les habían comprado. De vez en cuando, alzaban sus puños o sus pulgares en el aire mientras gritaban en voz alta: “¡Viva el Reino de los Vampiros!” “¡Larga vida a los vampiros!” “¡Je, je, je! Gracias por traernos aquí, Weed.” ¡Los geomchis daban tanto la nota! A Geomchi2, Geomchi3 y Geomchi4 se les veía felices, mientras que Geomchi y Geomchi5 se atiborraban de manzanas. Esos vejestorios consideraban que Seirun era como estar en el cielo. Sacaban pecho y sonreían forzadamente cuando una vampiresa pasaba por delante. “’Bon appetite’. ‘Thank you’ por su compra.” “De nada. ¿Tiene más de esas...?” “Gracias.” Las vampiresas les extendían ambas manos como recompensa. “¡Juojuojuojuo!” ¡Era como tocar a un estudiante novato! “¡Merecen cada moneda de cobre!” Geomchi3 se acercó a su Maestro. “¡Maestro! ¡Use el dinero de nuestros ahorros!” “¡Entendido, discípulo! ¡Seguid comiendo! ¡Comprad algunas más!” El dinero de los geomchis se vio reducido drásticamente. Sabían que esas bellezas locales habían estado con todos, pero aun así no les importaba. Podrían volver a cazar para reunir más dinero, así que no vacilaron ni un segundo. Toda su vida era improvisada y podían permitirse perder uno o dos días. Y, por alguna razón, esta actitud aumentó su atractivo a ojos de las vampiresas, ya que una de ellas cogió del brazo a Geomchi3. “Por favor, ayúdenos.” “¿Cómo dice? ¿Qué puedo hacer por ustedes...? ¿Quieren que compre más manzanas?” “Hay alguien que intenta capturarnos y matarnos. Por favor, debe asesinarlos.” Ver a las conmocionadas vampiresas decir esas preocupantes palabras produjo un resquemor en el corazón de Geomchi3. “¡Qué estúpidos tan repugnantes! ¿Dónde diablos están? Quiero ver a esos bastardos inmediatamente……” “Le llevaremos hasta ellos. Venga con nosotros.” * * * Mientras Weed y compañía recopilaban información sobre qué misiones era mejor hacer, Geomchi3 los interrumpió desesperado. “¡Weed!” “¿Sí?” “Creo que he encontrado una misión.” “Dime cómo y dónde.” “Comprando manzanas de las chicas… ellas me lo han dicho.” ¡Esas chicas eran vampiresas! Pese a que podían clasificarse más como monstruos que como humanas, para los geomchis ellas eran simplemente mujeres. “¿Qué hay de la recompensa y el nivel de dificultad?” “No lo sé. Tiene que ver con un tal Clan Kkuman, pensaba que sabrías de qué iba el tema.” “Llévame con ellas.” Weed, junto con su grupo, se dirigió rápidamente donde estaban las vampiresas, para ver cómo las rodeaban todos los geomchis. “Weed, deprisa. Esta dama ha dicho que nos guiaría. Tenemos que salvar a su amiga, cuanto antes mejor.” – Geomchi2 hablaba con urgencia, y parecía estar preparado para actuar. Sin embargo, el avispado Weed se dirigió a la vampiresa. “¿A dónde vas a llevarnos?” “Te lo mostraré cuando lleguemos.” – contestó la vampiresa bruscamente. Weed no confiaba en ella ni en la raza de los vampiros, ¡seguro que habían usado esa patraña cientos de veces! Llenos de avaricia y envidia, los celos movían a los vampiros a crear crisis basadas en sus mentiras: eran las criaturas con menor credibilidad de la tierra. Weed dijo: “Si tu amiga está verdaderamente en peligro, ¿te importaría hacer el Juramento Sangriento para verificarlo?” El Juramento Sangriento: la sangre es la fuente de vida de un vampiro, y no pueden mentir en nada que haya sido jurado por ella. Weed se había enterado de este hecho cuando trató con el Clan de vampiros Jinhyeol. ‘Si está mintiendo no querrá saber nada acerca del juramento.’ Contra toda expectativa, la vampiresa asintió. “¡Sí! Yo, la vampiresa Minorue, bajo mi sagrada sangre, juro que no estoy tratando de tender una trampa a los humanos.” “De acuerdo, entonces vamos allá.” Weed y los demás siguieron a la vampiresa Minorue por las llanuras junto al pueblo. Caminando por allí, se encontraron con un espacioso campo dividido en varios caminos. Después, tras cruzar una vasta estepa, dieron con otro pueblo. Sorprendentemente, ¡el pueblo estaba habitado por humanos! Su perímetro se encontraba vallado formando una barrera, mientras que varios caballeros y sacerdotes lo vigilaban. Minorue dijo apenada: “Este grupo de humanos fanáticos nos ha estado acechando.” “¿Tienen algo que ver con la desaparición de Roserinie?” “Sí. Ellos creen en su Dios como idiotas. Secuestran a los imberbes de nuestro clan cada noche y los queman en la hoguera. Echa un vistazo más de cerca.” Minorue señaló un lugar cercano a la entrada del pueblo donde había pilares de madera clavados en el suelo. Colgaban a los vampiros atados con cuerdas a una cruz. Mientras que, debajo de ellos, amontonaban madera y aceite, así como otros materiales. “Se supone que quemarán a mi amiga Roserinie esta noche. Por favor, expulsad a todos los fanáticos que se han juntado aquí y salvad a mi amiga. ¡Ding!

Nueva misión: [Rescata a la vampiresa].
¡Estamos amenazados por los miembros de un culto religioso, sacerdotes y paladines! No podemos beber su sangre porque están armados con objetos píos; y han bendecido sus terrenos para que no podamos acercarnos a ellos.
Nos atacaron mientras jugábamos, y alegaron que debían capturar a Roserinie en el nombre de la justicia y el deber. Sin embargo, les va a salir muy caro haber intentado hacerse con nuestra Reina.
Dificultad: B.
Recompensa:
Pociones de vampiros.
Muñeca maldita de Roserinie.
Restricciones:
Cuentas con tres meses desde el día en que capturaron a Roserinie hasta el día en que van a quemarla en la hoguera.
La misión vencerá en el momento de su muerte.
¡Era una misión muy inusual! Una misión encargada por un vampiro. Weed vaciló ligeramente ante la idea de luchar contra los humanos, pero los geomchis ya lo habían decidido. “¿Tienen una mujer que se llama Roserinie cautiva aquí?” “¡Te ayudaremos, nena!” “Venga. ¡No les dejaremos opción!” “No os preocupéis, nosotros nos encargamos.” Por la belleza de Roserinie, la Reina Vampiresa, los geomchis aceptaron la misión sin dudarlo. Y Weed tuvo que acabar cediendo a regañadientes. “Salvaremos a Roserinie.”

Has aceptado la misión.

La [Fe] disminuye en 15 puntos.
La [Fama] disminuye en 200 puntos.
La [Suerte] disminuye en 3 puntos.
La [Apariencia] aumenta en 15 puntos.

Seguir este camino te llevará hacia el lado oscuro.