domingo, 20 de marzo de 2016

Volumen 10 Capítulo 10

Volumen 10 Capítulo 10
Todium
Traducido por Klokin
Corregido por DaniR y Tars
Editado por AM y Tars

¡Había llegado el día del que el vampiro Tori había hablado! A primera hora de la mañana, los geomchis, Pale, Irene, Seechwi, Mapan y el resto del grupo llegaban al pueblo de Morata. “Así que esto es Morata.” Mapan había alcanzado el nivel Intermedio en [Comercio] y, gracias a sus nuevas habilidades, ahora podía comerciar con metales valiosos y gemas. Además, disponía de una de las pocas bendiciones de los mercaderes, un carro muy lujoso. Se trataba de un gran carromato tirado por ocho caballos y con gran capacidad de carga. Como añadido, cualquier consumible que transportase aguantaba mejor el paso del tiempo. “¡Compro comida! ¡Compro suministros de batalla!” Mapan compró los suministros que él creyó necesarios para Todium. Dio vueltas por el pueblo de Morata comprando bienes a los lugareños y a los aventureros, apilándolos después en su carro. Mientras tanto, Weed se colocó en la entrada del pueblo, consiguiendo dinero rápido. “¡Vendo esculturas talladas exquisitamente! ¡Cada una es única y da beneficios de estadísticas!” ¡Esculturas fabricadas por Weed, el gran escultor! Casi todos los turistas que visitaban Morata querían un souvenir, así que había una larga fila de personas deseosas de comprar. “Señor, me llevaré la que se parece a la Torre de Luz.” – dijo una niña pequeña. “Son 10 monedas de oro.” – respondió Weed, sonriendo alegremente. “¡Ehh! Es muy caro. No puedo comprarlo.” “...” La niña se marchó convencida de que querían timarla. El siguiente cliente, una anciana con el pelo blanco, se acercó a Weed. “Saludos, joven. Me gustaría la figura con la forma de la Torre de Luz que hay en las montañas rocosas.” “Está bien. Son 9 monedas de oro.” – Weed le estaba haciendo un pequeño descuento, ¡las ancianas eran su punto débil! “¿Qué?” “8 monedas de oro…” “¿Qué clase de escultura vale tanto dinero? No estarás intentando timar a esta pobre anciana, ¿verdad?” “No, por supuesto… ¿qué tal… 5 monedas de oro?” “Las personas mayores no tenemos tanto dinero. ¡Mi oferta son 2 monedas de plata!” “Eso ni se acerca al precio real…” – suspiró Weed. – “Es suya, señora.” “Deberías haber empezado por ahí.” De los ojos de Weed empezaron a caer lágrimas mientras veía cómo su escultura se alejaba. ¡Su habilidad innata para la adulación no funcionaba en estos casos! Según su punto de vista, los precios de las esculturas eran razonables. ‘Mierda. Es tan difícil hacer dinero con la escultura.’ Había conseguido más dinero de lo esperado vendiendo las armas y armaduras fabricadas con la habilidad de [Herrería]. Pero comprar una escultura era un lujo que la mayoría no podía permitirse. No era algo común comprarla como regalo para alguien, ya que su precio era alto debido a su rareza. Las próximas clientas eran unas señoras entradas en años. Lo abordaron directamente con una serie de preguntas: “Si encargo una escultura, ¿me haces un descuento en otra?” “Eso...” “Las creas a partir de pedazos de madera que pueden encontrarse en cualquier lado. ¿No es demasiado caro para el nivel de servicio que ofreces?” ¡Los clientes pensaban que las esculturas se producían en serie y venían con descuentos similares a los 2 x 1 de los supermercados! La gente aún veía a las esculturas como souvenirs, una situación de la que Weed no podía salir. ‘¡La escultura es una profesión horrible!’ Weed se veía forzado a negociar, lo que le hacía ganar menos dinero. Gracias a su [Fama] tenía la suerte de ganar una media de 5 monedas de oro por estatua. Mientras, Yurin pintaba cerca de Weed. “¡Haced una fila!” Junto a Yurin se reunía un montón de gente, tantos como alrededor de Weed. ¡La diferencia estaba en que todos ellos eran hombres! “¿Qué quieres que pinte?” “Tranquila… solo escríbeme tu número de teléfono, por favor.” “Eso no puedo hacerlo. En cambio, te pintaré algo genial.” “Gracias.” Había ciertos clientes que venían una y otra vez. “Esta es ya la tercera vez que le veo, señor cliente.” “Llámame Hans.” “Entonces… Hans, ¿qué tipo de pintura quieres que te haga?” “Me gustaría que Yurin dibuje algo con su corazón. Si quieres puedes dejar el lienzo en blanco.” “Oh, gracias. Como soy pintora tengo poco de dinero…” “¿Tienes problemas económicos? Puedo darte 7 monedas de oro.” Otros clientes le daban objetos. “He pensado que podrías necesitar unos guantes de cuero…” “Creo que es un buen momento para que estrenes un sombrero.” Los hombres se amontonaban como locos para ver a su hermana pequeña, ¡la hermosa Yurin! Era mucho más popular que las esculturas de Weed. Weed tenía que hacer unas obras enormes o utilizar materiales caros para conseguir que dieran buenos aumentos de estadísticas. ¡Las mejores esculturas ayudaban al desarrollo de ciudades y reinos! Sin embargo y debido a su tamaño, las esculturas pesaban demasiado y nadie compraba esculturas tan grandes. Con las de tamaño pequeño no podía hacer mucho dinero, a menos que fueran obras maestras o magnas. ¡Para crear estas grandes piezas se necesitaba pasión pura y una gran dedicación! Un verdadero artista escogería la profesión de escultor. Pero a Weed en cambio, su profesión le desesperaba. ‘Si hubiera sabido que las cosas eran así, habría sido mejor ser un pintor.’ ¡Sumergirse completamente en un proyecto y el orgullo de verlo acabado le brindaba una sensación de realización! Aun así, esto no se podía comparar con la sensación de pasar de uno en uno, con el dedo, los billetes de un gran fajo de wons. ¡Era un escultor que solo pensaba en el dinero! Incluso parecía más fácil vender comida a las personas que hacían cola que intentar venderles esculturas. Finalmente, Mapan consiguió reunir todos los suministros, así que se acercó a Weed. “Weed, estoy preparado.” “¿Y el Maestro? ¿Y los geomchis?” “Nos esperan en un solar vacío, en el centro del pueblo.” “Bueno, vayamos entonces.” Weed empezó a recoger el puesto que había montado. “A todas las personas que estáis esperando en la cola: estoy cerrando, el próximo día os haré un descuento en las esculturas.” “¡Eh! Hemos esperado veinte minutos para nada.” “Tenía muchas ganas de comprar una.” Ofrecía sus disculpas a la gente que esperaba en la fila para conseguir una escultura, lo que hizo que sus caras de anhelo se transformaran en decepción. “Mapan, espera aquí un momento por favor.” “¿Eh? ¿Qué? Vale.” Tras pedirle a Mapan que le esperara, Weed entró a un granero para ponerse la Armadura de Tallock. Era una brillante armadura fabricada en mithril. Cuando Weed se equipó la armadura, ésta le otorgaba buenas bonificaciones a sus estadísticas. Vestía todo de negro: armadura negra y capa negra, ¡parecía un caballero negro! Gracias a su nivel Intermedio en [Herrería], podía equiparse con armaduras de otras clases, aun siendo un escultor. Weed salió del granero, emergiendo a las calles de Morata equipado con su armadura completa.
* * *
“Estás de broma.” “Es en serio.” “Pero, ¿cómo?” “Es imposible.” Weed estaba siendo un poco exagerado, llevaba una armadura de nivel alto fabricada en hierro negro y mithril. “Una armadura como esa tendrá unos requisito de nivel altísimos.” “Debe de tener un alto nivel.” La manera en la que el resto de las personas miraban a Weed cambió. Se había pasado los últimos días en una esquina con un cuchillo de tallar y un trozo de madera o piedra. Y ahora era el centro de toda la atención y la envidia. Weed anduvo entre los viandantes hasta el lugar en el que Mapan le estaba esperando. “¿He tardado mucho? Vamos.” “¿Eh? Sí.” Mapan caminó a su lado hasta donde Yurin los esperaba. ‘Lo que Weed está haciendo tiene que tener un significado oculto.’ Podía sentir las frías miradas de envidia dirigidas a su armadura, fabricada de un material que absorbía la luz. El camino le pareció eterno. Llevaba un objeto especial y lujoso que solo algunos aventureros tenían; el simple acto de ver uno ya era raro. “Debe de ser una persona increíble.” “En serio, ¿quién diablos es él?” “¿No os parece que se parece al escultor de antes?” “No, tienen un cierto parecido pero…” “Sí que se parecen.” “Es el escultor Weed.” La gente apenas podía reconocer la cara de Weed, ¡esa cara que decía ‘soy pobre y necesitado’! Weed tenía un rostro bastante ordinario, así que esperaba que no lo reconocieran. Pero los transeúntes reaccionaron de una manera diferente. “Esa armadura tiene que ser falsa.” “Seguro. Debe de estar bañada en mithril o algo.” “No tiene tan buen aspecto.” Weed y Mapan ignoraron las reacciones de la gente a su paso y fueron hacia Yurin. “Yurin, vamos.” Yurin estaba pintando cuando levantó la cabeza. “¡Sí, hermanito! Pero, tus ropas...” “¿Ein?” Weed observó su equipo detenidamente. “¿Por qué dices eso? ¿Es porque llevo la Armadura de Tallock?” “Oh, no es nada. Simplemente es que parece… bastante única…” “…” ¡Lucía su armadura con descaro! En realidad, Weed llevaba la armadura únicamente para que su hermana se sintiera orgullosa de él. Weed, Mapan y Yurin anduvieron hacia el centro del pueblo, donde escucharon a la gente comentar: “¿Has visto el solar en el centro? ¿A dónde se estarán preparando para ir de caza?” “El grupo tiene un orco, un mercader de alto nivel y geomchis... ¿Qué clase de misión será?” “He oído que el escultor Weed también participa.” Habían visto la batalla contra el dragón, ya que se había trasmitido por la televisión. Unos cuantos hombres musculosos habían luchado juntos en un grupo, básicamente usando espadas; los geomchis eran conocidos. Muchos se habían hecho famosos por ir retando a la gente, siguiendo el camino de las artes marciales. La atención de todo el mundo se iba centrando ahí, ya que todos los geomchis se habían reunido en Morata y se preparaban para ir a algún lugar. “¡Eso es un montón de suministros!” “¿Ha aparecido una nueva zona de caza cerca de Morata?” “No lo sé, quizá.” Aquel que había venido al Norte hasta el poblado de Morata no era un novato. Así que la mayoría se dio cuenta rápidamente de que algo pasaba, interpretando las señales que ocurrían en el pueblo: ¡una importante recolección de suministros y la reunión de los geomchis! Por no hablar del llamativo grupo de Pale, equipado con buenas armas y armaduras. Pero la tercera señal era, de lejos, la que más llamaba la atención: un sujeto de la nueva especie, ¡un orco! Los orcos hablaban la lengua de los humanos y podían viajar, pero era la primera vez que veían uno. “Es muy feo.” “Mirad su trasero. A cada paso que da, se bambolea. Es muy gracioso.” “¡Es más grande que mi cabeza!” Seechwi estaba encantada. Se sentía mucho más cómoda ahora que la gente se le acercaba fácilmente. Ya no tenía que parecer fría y glamurosa, como una reina de hielo. “¡Mirad esto! ¡Chwichwik! ¡Chwiik!” “¡Menudos ruidos que hace con la nariz!” Weed, Mapan y Yurin llegaron al solar del centro y vieron que se encontraba abarrotado por miles de espectadores curiosos. Debido a los rumores, todo tipo de gente había venido a Morata. Todo tipo de gente estaba esperando para ver a dónde iban; aventureros, viajeros, guerreros, cazadores, clérigos o bardos. Surka se sentía incómoda con toda esta atención. “Esta gente nos está mirando demasiado.” Se apartó y se escondió detrás de Irene. Nunca había podido soportar que tanta gente la estuviera mirando. “Aún son menos que en Rosenheim, pero su cantidad aumenta rápido.” Todos estuvieron de acuerdo en eso. “Sí, ¿no es emocionante explorar una nueva parte del Continente?” ¡Morata era el asentamiento clave del Norte! Más de mil personas aparecían por allí cada día y siempre se aventuraban a nuevos lugares de caza. Mucha gente exploraba activamente el Norte y su número iba en aumento. Sobre todo, llegaban desde el Centro del Continente y pronto habría en el Norte la misma cantidad de gente que en el resto de lugares. Ahora mismo, había aproximadamente 50.000 jugadores en el Norte. Debido al enorme tamaño del continente, las zonas remotas estaban básicamente inexploradas. Mucha gente creaba grupos para cazar, hacer misiones y vivir aventuras en estos lugares. Muchos otros se reunían en las ciudades para compartir información. Y otros venían a Morata a hacer turismo. Mirando a su alrededor, Weed preguntó. “¿Estáis todos preparados para partir?” “Sí.” “¡Claro!” – respondieron Hwaryeong y Zephyr con seguridad. Pale acarició ligeramente el hombro de Maylon. “Da igual qué peligros nos encontremos, yo te protegeré.” “Siempre confiaré en ti.” Romuna, Irene y Surka también estaban preparadas. Habían ido muchas veces con Weed a cazar; la sensación de estar sin aliento y sentir la emoción en sus corazones. Los ojos de Irene centelleaban. ‘Cada vez que vas de caza con Weed ocurre algo interesante.’ Cuando alguien moría, Irene sentía un dolor en el pecho por no haber logrado que un compañero escapase a la muerte. Como la velocidad de caza de Weed era dos o tres veces la normal, era muy probable que esto ocurriera. Aun así, cazar tan rápido siempre era gratificante. ‘Tengo que cumplir con mi parte... para que nadie muera.’ En cambio, los geomchis no parecían para nada nerviosos. “¡Ejem! La salida se está tomando su tiempo.” “Como está tardando, ¿comemos algo?” Weed negó con la cabeza. “Ahora no. Es el momento de partir.” Estaban a punto de irse. Los curiosos esperaban a ver qué iban a hacer, con sus ojos expectantes. Entonces, el Anciano de Morata apareció corriendo hacia Weed. “¡Conde!” – el Anciano se dirigía a Weed. “¿Ha dicho Conde?” “¿Le ha llamado ‘Conde’?” Los presentes se escandalizaron: ¡un jugador era el Conde de Morata! Pero se sorprendieron aún más al ver que Weed era ese Conde. “¡No me lo puedo creer!” “Ningún escultor ha conseguido ser Barón ni Vizconde… y él es Conde.” “Si es el Conde de Morata, significa que es el gobernador de toda la provincia.” Mirando alrededor, Weed respondió: “Anciano, si armas tanto alboroto darás trabajo a los guardias del pueblo.” Dramáticamente, Weed decidió usar la personalidad de un personaje histórico. Los Condes eran considerados como una de las más altas noblezas, tenían mayor autoridad que casi cualquiera del Reino. “El pueblo está casi sin comida.” – dijo el Anciano. “…” “Debido a la cantidad de turistas y de viajeros, no hay suficiente espacio, por lo que tenemos que expandirnos. Tiene que construir un puesto de comercio para el comercio de telas y unos almacenes para la comida.” Weed escuchaba lo que decía y se dio cuenta de que estaban avanzando hacia un tema peligroso; solo podía llegar a una conclusión. ‘¡Dinero! ¡Me está pidiendo dinero!’ El Anciano era un mar de lágrimas. “Necesitamos dinero. Tiene que haber más fondos para invertir en reparaciones y construir nuevas casas en el pueblo.” Zephyr y Pale se sintieron mal por el Anciano. ‘Será difícil sacarle dinero a Weed de esa manera.’ ‘Es imposible. Tienes más probabilidades de encontrar una ballena en un pozo que de sacarle dinero a Weed.’ En vez de lo que había hecho, habría sido mejor si el Anciano hubiese hablado con Mapan sobre el asunto. Habitualmente, los comerciantes tenían dinero y podían permitirse invertir unas 10.000 monedas de oro. Pero entonces ocurrió lo impensable. “¡Oh! Si solo necesitas dinero, ¿por qué no lo has dicho desde el principio?” Weed dejó escapar un largo suspiro mientras abría su mochila. Entonces sacó todo su dinero. Ahorrando su dinero gastando lo mínimo posible, había conseguido ahorrar 30.000 monedas de oro. Al vender los tesoros de oro y plata del Imperio Niflheim había conseguido otras 230.000 monedas de oro, por lo que en total tenía 260.000 monedas de oro. Le dio todas y cada una de las monedas al Anciano. “Gasta todo lo que necesites en los residentes.” “¿De verdad? ¿En serio es lo que debo hacer? Esto es muchísimo dinero…” “Por supuesto. Es tu responsabilidad juzgar las necesidades de Morata.” “Gracias. Muchísimas gracias.” ¡Ding!
La provincia de Morata
Has hecho una inversión a gran escala en la provincia de Morata.
¡Esto permitirá a Morata florecer hasta su esplendor en los tiempos del Imperio Nifleheim! Su gloria pasada se la llevó el tiempo, y la dejo vacía y hambrienta.
Solo quedaban sus residentes y unas frágiles casas. Pero ahora está inversión conseguirá financiar el esfuerzo de los residentes por volverla grande una vez más.
Durante tres meses la productividad aumentará un 30%.
El pueblo expandirá sus dominios.
Ahora es posible utilizar el castillo.
Aumenta la proporción de crecimiento de la población.



La provincia de Morata
Se construirán los siguientes edificios según las características de la provincia:
Bar:
Aumenta la recaudación de impuestos y la satisfacción de los residentes, pero afecta negativamente a la seguridad pública.
Herrería:
Aumenta la tecnología del pueblo y la productividad de os residentes.
Puesto de comercio:
Un lugar en el que comerciar con mercancías. Aumenta la recaudación de impuesto y provee al pueblo de sus necesidades.
Posada:
Un lugar para que los viajeros descansen. La llegada de viajeros hará más animado el pueblo.
Fábrica de textiles:
Lugar para la creación de tela y cuero. Al ser la especialidad de Morata, aumenta las misiones relacionadas con el cuero y los textiles.
Organización de vigilantes:
Permite a los residentes formar grupos para proteger la seguridad pública. No podrán luchar contra monstruos pero serán suficientes para atrapar a ladrones. La mejora de la seguridad pública aumenta el desarrollo comercial.
Gremio de mercenarios:
Investiga los alrededores del pueblo y da misiones diarias para combatir a los monstruos. Se financia en su mayoría mediante impuestos. Cuando tenga éxito, aumentará la seguridad pública y la fama.
Pequeña Iglesia de Freya:
Un lugar en el que los creyentes pueden rezar. No se podrá construir edificios sacrílegos en la ciudad.
Análisis del Presupuesto:
Aumenta el desarrollo urbano, que permite construir más tipos de edificios: comerciales, militares, tecnológicos, de vigilancia o sociales.
Una vez que el pueblo tenga suficientes edificios se pueden establecer los impuestos, y las políticas de comercio, poder militar, tecnología y seguridad pública en el presupuesto.
En este momento el 50% del presupuesto se ha establecido en desarrollo regional y presupuesto de estado. El resto se distribuirá.
Puedes ceder fondos de la parte del presupuesto que tú controlas y ponerlos en inversión.
Mejora y aumenta la provincia para ganar más poder y control.
Se han generado las estadísticas (los atributos) que afectan a las políticas locales.
Después de la primera fase de desarrollo, puedes aumentar los impuestos.
Una inversión excesiva en bienestar o seguridad aumentarán la satisfacción de los residentes, pero si la insatisfacción del pueblo crece, el puesto del Conde podría verse comprometido.
Gracias a la bendición de Freya, se aumentará la producción de las cosechas.

Weed había invertido una suma considerable para crear un desarrollo a gran escala en Morata. Era un componente esencial para un pueblo como ese, algo que ya poseían todas las ciudades del Continente Central. Emocionado, el Anciano del pueblo dijo: “Mi Señor, como sabéis ya se ha gestionado la inversión de la mitad del dinero. La pregunta es: ¿qué quiere hacer con las 130.000 monedas de oro restantes? Primero: ¿cuánto desea gastar en el mantenimiento del pueblo?” Ese dinero se usaba para la construcción y el mantenimiento de edificios y calles del pueblo. Si no se construyen los edificios básicos, la satisfacción de los residentes, el comercio y la seguridad pública descendían. Desarrollar estas instalaciones era básico. Weed hizo una estimación de lo que costarían dichos edificios. “¡10.000 monedas de oro!”


La provincia de Morata
Se han invertido 10.000 monedas de oro para el mantenimiento del pueblo.


Todavía contaba con 130.000 monedas de oro con las que trabajar y sabía que si las dejaba en sus manos, el Anciano del pueblo gastaría todo el dinero de manera inadecuada. ‘100 monedas de oro para cada casa serán suficientes.’ – pensaba que era suficiente inversión en los residentes por el momento. Utilizar el dinero que había ahorrado le puso enfermo. El Anciano hizo una nueva pregunta: “¿Cuánto dinero quiere invertir en seguridad?” La seguridad disminuía la cantidad de crímenes en el pueblo. Producía un gran impacto, ya que afectaba a la satisfacción de los residentes. Además, si ocurrían muchos crímenes, disminuía el desarrollo comercial y la producción. En emergencias nacionales, tales como una guerra, se podía movilizar a los ciudadanos. Había un cierto número de factores que afectaban a la seguridad pública y, si los residentes sufrían por una alta cantidad de crímenes, no trabajarían de forma adecuada. “300 monedas de oro.” – respondió Weed cauteloso.


La provincia de Morata
Se han invertido 300 monedas de oro en seguridad.

¡Una tímida inversión! La cantidad era pequeña, pero como la Iglesia de Freya patrullaba Morata, no era una mala elección. “¿Cuánto dinero quiere invertir en el poder militar?” El poder político y militar aumentaba a medida que la región ampliaba territorio. El ejército se encargaba de los asuntos de Morata: entrenaba soldados y caballeros para defender el Reino de monstruos y de otros Reinos, eran leales al pueblo. Mantener una gran fuerza militar era costoso, pero al final se traducía en un aumento del territorio. Weed, simplemente, dijo: “¡0 monedas de oro!” El Anciano lo comprobó cuidadosamente. “¿Me está diciendo que no quiere invertir en poder militar?” “Sí.”


La provincia de Morata
No se ha invertido nada de dinero en poder militar.

El rostro del Anciano del pueblo de volvió más cauteloso. “Por favor, fije la cantidad que desea invertir en Arte.” Con el desarrollo del Arte, los ciudadanos se volvía más felices. Libre imaginación y creatividad son las bases del crecimiento cultural… Weed no tuvo ni que pensarlo. “¡0 monedas de oro!” “¿Me está diciendo que no quiere invertir en Arte?” “Sí.”


La provincia de Morata
No se ha invertido nada de dinero en Arte.

Preferiría estar muerto antes que invertir en el Arte. ¡El Arte no traía dinero! Solo quedaba un área. “Por favor, especifique la cantidad de dinero que quiere invertir en el desarrollo comercial, divisible en diferentes áreas.” Con el crecimiento de la productividad y el desarrollo comercial, aumentaba el ingreso de impuestos. Ayudaba a la cría de ganado y a la agricultura, así como al desarrollo tecnológico del pueblo. Se usaba también para construir minas y edificios, aumentando la productividad general. El aumento de los almacenes de alimentos incrementaba la cantidad de bienes disponibles para el comercio en los puestos de venta. El desarrollo de la herrería aumentaba la calidad y producción de armas, armaduras y herramientas. La productividad de la especialidad de la ciudad aumentaba. “¡119.700 monedas de oro!” – respondió Weed categórico. “¿Desea hacer una inversión tan importante en el desarrollo comercial? Me inquieta que estéis demasiado preocupado por el desarrollo económico.” “Por favor, invierte 119.700 monedas de oro en el desarrollo comercial.”
La provincia de Morata
Se han invertido 119.700 monedas de oro en el desarrollo comercial.

Mapan se quedó boquiabierto. ‘¡Así que este lado de Weed existe!’ Desde el primer momento había pensado que era una persona realmente mezquina. ‘No sabíamos cómo era de verdad durante todo este tiempo.’ Una vez más, era un momento para juzgar el liderazgo de Weed. Pero la verdad no era la que se imaginaban, el pensamiento de Weed era el siguiente: ‘Morata va a ser una ciudad importante en el Continente del Norte.’ ¡El número de viajeros aumentaría! Morata estaba a salvo bajo la protección de la Iglesia de Freya por otro año, así que no había riesgo de que los residentes o el pueblo sufrieran ataques de monstruos. Otros jugadores podrían atacar Morata, pero no se atreverían debido al poder e influencia de la Iglesia de Freya. Los paladines de la Iglesia de Freya eran conocidos por ser uno de los grupos más poderosos de guerreros y por no olvidar jamás una afrenta. ‘Así que la zona será segura por lo menos durante un año.’ La dirección que iba a tomar Morata iba encaminada al puro desarrollo. Así, en el futuro, ¡podría recuperar el dinero que había invertido mediante una explotación brutal! Ciertamente, ¡era el sueño de un codicioso Señor Feudal!
* * *
Mientras el Anciano del pueblo presentaba sus cuestiones, Pale, Mapan y los geomchis esperaban. Cuando acabó, Weed dijo: “Ya he acabado. ¡Salgamos del pueblo ahora mismo!” “Por fin, vamos.” – dijo Surka sonriendo y tomando la delantera. Mapan subió al pescante. Cada vez que el carro avanzaba, dejaba profundas huellas en la tierra. Esto se debía a que el carromato iba hasta los topes de distintos tipos de telas y cueros, joyería, montañas de comida, suministros de combate y otros productos. Si lo hubiesen sobrecargado, no podrían moverlo, pero todo estaba calculado y todos y cada uno de los objetos estaban colocados meticulosamente para poder albergar la máxima cantidad. “Se van.” “Sigámosles.” “¡No quiero perderme a donde van!” Los curiosos les seguían de cerca. Y a partir del momento que habían descrito a Weed como Conde de Morata, su ansiedad había crecido. ¡Parecía factible que les siguieran hasta el mismísimo infierno si hacía falta! Weed puso rumbo hacia un cañón ubicado en la zona oeste. “¿Esa zona está inexplorada?” “No lo sé. Hay muchas mazmorras y zonas de caza que aún no han sido descubiertas.” Los espectadores estaban perplejos, pero aun así les siguieron. Habían visto la gran cantidad de suministros que llevaban con ellos. El grupo de Weed se dirigió al bosque brumoso del cañón occidental. Los densos y grandes árboles tapaban el cielo y era difícil ver entre toda la bruma, así que la visibilidad era mala. ¡Bzzzzzzzzzzzzz! Un enjambre de insectos zumbaba molestamente. No podían ver ningún monstruo debido a la bruma del bosque, pero la luz del día iba menguando y los sonidos se escuchaban cada vez más cerca. “Está bien.” “Hay una salida en el otro lado, así que solo tenemos que esperar a que lleguen allí.” Casi todos ellos bordearon el bosque en vez de entrar en él. Solo un grupo se internó en el bosque mientras los demás lo evitaban. La gente esperaba mientras Weed y su grupo se internaban en la bruma. Esperaron una hora… dos horas… pero no tuvieron noticia de ellos. “Aunque se muevan despacio debido al carromato, debería ser suficiente tiempo para cruzar.” “No tiene sentido que no salgan.” “Vayamos de nuevo a la entrada.” Algunos esperaron en la salida, mientras que otros volvieron a la entrada. Pero ninguno de ellos pudo encontrar ni rastro de Weed y su grupo.
* * *
¡Se encontraban aproximadamente en la zona este del Bosque de la Bruma! El vapor de agua ascendía desde el suelo y los árboles se veían agitados por un viento salvaje. ¡Hwaak! ¡Hwaak! Un aura extraña emanaba del lugar, haciendo que todo pareciera desagradable. Weed invocó a Tori precisamente ahí. “¡Invoco al Señor vampiro Tori!” ¡Chatringtring! Escucharon un sonido mientras la tierra temblaba. ¡Apareció un enjambre de murciélagos negros voladores! Tenían los ojos rojos e inyectados en sangre y unos caninos largos y sobresalientes. Había gran cantidad de murciélagos vampiro flotando entre la bruma. Pero no atacaron a Weed, ni al grupo de Pale, ni a los geomchis. Aletearon y empezaron a volar más bajo, algunos se colgaron boca abajo en los árboles y en el carro. Si se miraba de cerca, cada uno de ellos tenía los rasgos de la Nobleza de la Noche: los colmillos salientes y las elegantes alas. Maylon, Irene, Romuna y Surka se vieron rodeadas por 200.000 murciélagos vampiro. “¡Oh, Dios mío! Mirad esos colmillos.” “Mira lo monos y adorables que son.” Surka y Romuna demostraban una felicidad que nadie más podía entender. Para la mayoría, los murciélagos eran criaturas feas, pero ellas los encontraban ‘adorables’. Irene se acercó lentamente y un murciélago se posó en su mano. “Bonitas alas.” “…” Irene también tenía gustos raros. Quizá le gustaban porque no tenía que preocuparse porque la atacaran y se la comieran. El Señor vampiro Tori se arrodilló respetuosamente. “Maestro, he venido para llevarte a Todium.” – Tori se dirigía a Weed del modo más respetuoso. Weed asintió complacido. “Sí, vayámonos ahora mismo.” – a Tori también le alegraba oír eso, ¡por fin podría librarse de la despiadada tiranía de Weed! Tori se acercó al grupo. “Tened cuidado cuando lleguemos al Reino si… por casualidad, volvemos a encontrarnos.” “¿Se supone que eso es una amenaza?” “Más bien, un aviso...” Weed le propinó una suave palmada a Tori en el hombro. “¿Quieres que te de una paliza?” “No, en absoluto.” “A partir de ahora, vivirás tu vida con alegría y orgullo, ¿verdad?” “Sí, eso estaría bien.” “Entonces, ¿quieres que te de una paliza?” “…” Weed volvía a intimidar a Tori con la idea de pegarle una paliza aquí, donde no encontraría ningún médico que pudiera curar sus heridas. Los geomchis, Irene y el resto del grupo esperaban quietos, para no gastar [Aguante]. ‘¡Es como ir en un coche con los frenos rotos! El hecho de cometer un solo error puede significar la muerte en cualquier momento.’ De acuerdo con la filosofía de Weed, si no se daban suficientes palizas, las mascotas se volverían rebeldes. Había que deshacer su espíritu rebelde a golpes. Recibir palizas constantes creaba la ansiedad de poder recibir una en cualquier momento. Y debido a que el tiempo entre las palizas era corto, pronto empezaban a actuar de manera complaciente. Justo como actuaba el Caballero de la Muerte, Van Hawk. Weed se mantuvo firme a sus creencias y amenazó a Tori en sus últimos momentos juntos. “¡Vayámonos, Maestro!” “Sí.” Weed, liderando la marcha, fue el primero en ser rodeado por los murciélagos vampiro. En ese momento, empezó a elevarse lentamente hacia el cielo. ¡Los humanos y el carro estaban volando! Los murciélagos vampiro se habían amontonado debajo del carro para elevarlo.
* * *
Una chamán con el pelo largo y liso, llevando una túnica de color violeta entró caminando en Morata. Miró alrededor y pensó: ‘¿Este es el lugar en el que está Weed? Espero haber llegado a tiempo.’ Su nombre era Da’in. ¡Era la mujer que en Lavias había jugado con los monstruos con sus bendiciones, maldiciones, ataques, curaciones y magia! Ahora se centraba en recorrer el Continente de Versalles y unirse a grupos de misiones de caza. Había oído rumores sobre el pueblo de Morata y su increíble Torre de Luz. Se decía que era Weed el que la había esculpido. ‘Quizá sea el Weed que yo conozco.’ Da’in recordaba que Weed era un escultor, además de un gran guerrero. Las esculturas que había hecho eran pobres ya que su habilidad de [Escultura] era baja. Algunas de estas piezas no un tanto toscas representaban monstruos. ‘Debe de haber mejorado muchísimo.’ Al oír el rumor, Da’in dedujo que éste era el Weed que estaba buscando. Muchos jugadores se llamaban Weed, pero era poco común que también fueran escultores. Así que había venido al Continente del Norte y llegado hasta Morata.
* * *
Gaston y Pavo llegaron al pueblo de Morata. “Ahí está.” “¡Qué difícil ha sido! Es aún más duro para gente como nosotros con poco [Aguante].” “Es cierto. Si no llega a ser por esos amables mercaderes que nos llevaron hacia la mitad del camino, no habríamos llegado.” Pavo echó la mirada atrás y empezó a recordar: durante la expedición al Norte fueron aniquilados por el aliento del dragón. Creía que había quedado claro, su único destino en una situación así era la muerte. “Me arrepiento de verdad. No debería haber tenido unas expectativas tan altas. ¿Qué podían hacer un arquitecto y un pintor en una batalla de ese calibre? Recorrimos todo el camino, sufrimos todo tipo de dificultades y no pudimos ni verlo como Dios manda.” “Sí. Fue más difícil para nosotros ir al combate debido al poco poder que tenemos.” ¡Un arquitecto y un pintor! Echaban todo tipo de pestes acerca de su profesión. Cuando encendieron la televisión, pudieron ver que la expedición al Norte había sido un éxito, pero ellos se habían visto renacer en la Ciudadela de las Artes, Rhodium. Se habían perdido la oportunidad de conseguir [Fama] y el resto de sabrosas recompensas. “Sí, parece que hay un límite de cuánto podemos mejorar en Rhodium, Pavo.” “Estoy de acuerdo. Nuestra reputación no aumentará en un sitio como este.” Era una característica de los artistas, trabajar repetidamente en un sitio daba menos [Fama]. Al principio, el cambio era mínimo, pero la diferencia entre el primer y el décimo trabajo era considerable. Una leve luz brillaba en los ojos de Gaston. “¿Por qué no vamos a conocer otras ciudades?” “¿Otras ciudades? ¿Te refieres a asentarnos en otra ciudad?” “Déjame explicarte por qué merece la pena. Es difícil para los pintores y arquitectos encontrar trabajo en Rhodium, pero tenemos el resto del Continente de Versalles. No hay nada que nos retenga aquí.” “Entiendo lo que quieres decir. ¿A qué ciudad pretendes ir?” Gaston ya tenía un lugar en mente. “Quiero ir a Morata.” “¿El pueblo del escultor Weed? Eso me hace recordar los malos momentos que pasé en el Norte.” “Yo también estuve allí, y hubo veces en las que me lo pasé bien.” “Mmm, tienes razón. Pero, ¿podremos llegar?” Para los jugadores comunes, era complicado acceder a sitios nuevos, algo que se complicaba especialmente para las clases de producción. Gaston suspiró. “Al menos podemos intentarlo. Hay que ser positivos.” Tras decidirse, estos dos hombres de mediana edad pasaron por varios retos hasta llegar a Morata: tuvieron que atravesar zonas infestadas de monstruos, fueron perseguidos por abejas… ¡Escaparon por los pelos varias veces, hasta que consiguieron llegar a un pueblo! Al llegar a dicho pueblo, se tumbaron en medio de la calle, derrotados, hasta que un mercader que pasaba por allí les ofreció su ayuda. Gaston agitó la cabeza. “Es realmente difícil arreglárselas para gente con nuestra profesión.” Pavo sonrió. “Pero hemos llegado sanos y salvos.” Seguramente habrían muerto si no hubiera sido por la habilidad [Cavar]. Cavaban un agujero y se escondían en él hasta que los monstruos se iban. Y esto no habría sido posible si no veían a los monstruos de antemano. Gracias a las habilidades de Gaston no tuvieron ningún problema con la nieve, podían hacer un agujero y esconderse donde fuera. Los pintores y arquitectos tenían poca capacidad supervivencia, pero tenían sus maneras de compensarlo. Aun así, si ese mercader no los hubiera llevado, no habrían sobrevivido. Todo fue gracias a que se encontraron con él en la zona central del Continente del Norte, que es una zona relativamente segura. Gaston miró sus ropas. “¡Guau! Mi ropa está muy sucia.” “No las has limpiado ni una vez en todo el viaje.” Gaston y Pavo vestían básicamente con harapos, pero a la gente de su alrededor no parecía importarles: “Deben de ser viajeros que acaban de llegar al pueblo.” “Mira cuánto han sufrido.” Había sido difícil para miles de personas llegar a Morata, muchos de los que llegaban parecían no haberse lavado en días. Gaston se sorprendió con Morata mientras se lavaba la cara. ‘La ciudad está muy viva.’ Pavo pensaba lo mismo. ‘Hay mucha gente. Juzgando por lo que veo, debe de haber 3.000 personas en el pueblo.’ Sabían que esto solo era el principio y, además, mucha gente fluía por el pueblo a diario. Había bastante gente dando vueltas por la calle, había mercaderes vendiendo a los transeúntes en sus puestos y cocineros que vendían su comida. “Pavo, creo que ha sido una buena idea venir a Morata.” “¡Todo un nuevo horizonte se nos abre en esta ciudad en desarrollo! No sé si habrá algo para nosotros aquí, pero será divertido.” De repente ocurrió algo, un residente de Morata se acercó súbitamente y se dirigió a Pavo: “¿Tienes habilidad para la arquitectura?” Pavo respondió, tanteándolo. “Sí, soy arquitecto.” “¡Genial! Mi mujer se ha quedado embarazada. El niño nacerá pronto y necesitamos una nueva casa. Yo estoy ocupado y no tengo tiempo para construirla. Por favor, ayúdanos, ¡no te arrepentirás!” ¡Ding!

Nueva misión: [Una casa en el pueblo para la pareja].
Un aldeano quiere que le construyas una casa para su mujer y su futuro bebé. Alivia sus preocupaciones construyendo una casa duradera lo más rápido posible.
Quiere que le construyas una casa para tres personas en uno de los solares vacíos al oeste de los manzanos.
Puedes usar madera y piedra como materiales de construcción.
Dificultad: D
Restricciones:
Solo personas con clase Arquitecto.
Recompensas:
Entre 26 y 309 monedas de oro, dependiendo del tamaño de la casa y los materiales usados en la construcción de la misma.
Pavo asintió. “Déjamelo a mí. Construiré una casa robusta que aguantará muchas tormentas.”

Has aceptado la misión.
Gran parte del pueblo excavaba la piedra con el fin de obtener materiales para las nuevas viviendas de los residentes. Incluso se había empezado a construir una zona comercial. Pero la calidad de los edificios no era excesivamente buena y esto afectaba a la satisfacción de los residentes, a la seguridad pública e incluso a la productividad. Aunque había gente de sobra echando una mano, necesitaban la ayuda de un arquitecto experto. Querían crear un Reino y para eso ya se había construido un gran muro alrededor de todo el pueblo, trayendo seguridad y estabilidad. Ahora querían ampliarlo y había mucha gente interesada en participar. Se decía que querían construir otro pueblo extramuros. El pueblo de Morata aún estaba subdesarrollado, se necesitaba crear nuevos campos e infraestructuras para la distribución de agua. Pero la inversión a gran escala que se había hecho en Morata cambiaba por completo la pobre situación anterior. Y el más indicado para este tipo de trabajo era un arquitecto; ¡tendría la oportunidad de participar en el desarrollo de una ciudad! Pavo se arremangó la camisa. “¡Necesito trabajar rápido! La mano de obra es escasa, necesito más gente que me ayude.” “¡Ja, ja, ja! Yo te ayudaré.” Gaston no podía ocultar su envidia mientras veía a Pavo trabajar. Sufrir los problemas de la propia clase era de lo más triste. Normalmente había muy pocas misiones y se ganaba poco dinero con ellas, así que se acababa hambriento. Sin embargo, en Morata existía gran necesidad de arquitectos. Había innumerables misiones para alguien como él. ‘La arquitectura es mucho mejor, nunca voy a conseguir reconocimiento siendo un artista.’ Sin embargo, las cosas cambiaron también para Gaston. Un residente se le acercó. “¿Puedes ayudarme? Necesito un letrero para una tienda que voy a abrir.” No era un trabajo difícil de hacer. Más tarde se le acercó el Anciano del pueblo. “Quiero que hagas un dibujo en los portones de la entrada para que sea nuestro símbolo.” Diversas oportunidades aparecían ante Gaston. También se le pidió que dibujara un mapa con los monstruos de los alrededores. Una vez que estuviera completo, se pondría a la venta y él ganaría [Fama] con cada venta. También se le pidió hacer cuadros para decorar el castillo. “Nuestro Señor es un amante del Arte. Creo que él desearía que apoyemos a los artistas del pueblo.” – dijo el Anciano. Gran parte de la inversión que Weed había hecho se usó para desarrollar el pueblo. Además de las donaciones pertinentes a la Iglesia de Freya, el Anciano utilizó una importante cantidad para desarrollar el Arte y la cultura en general.
* * *
Weed y el resto del grupo volaban gracias a los murciélagos. “¡Kyyyaaah!” – gritó Surka, que padecía de vértigo. Los murciélagos no tenían tanta fuerza como los wyverns, que eran mucho más grandes. ¡Plaff! ¡Ploff! ¡Chass! ¡Choss! Cada vez que sus ojos hacían contacto con el suelo el miedo la invadía. Era verdaderamente aterrador. “Así que esta es la forma en que empieza mi aventura...” Era un grandioso comienzo para la mejor historia de su vida. Este era el tipo de aventura con la que había soñado Maylon. Pale estaba sin palabras. “Maylon.” “¿Sí?” “¿No te dan miedo los murciélagos?” “Bueno…” “Teniendo en cuenta que vamos al Reino de los vampiros, volar sobre murciélagos parece adecuado.” Maylon estaba de acuerdo. No era lo que esperaba, ¡pero tampoco es que normalmente se pueda tener la oportunidad de volar sobre murciélagos! Era increíble pensar que había gente volando en el aire sostenida por murciélagos. ‘Así que estas son el tipo de aventuras en las que participa Weed.’ Pale pensaba del mismo modo. Este iba a ser el único sitio al que iba con Weed desde la Ciudad del Cielo, Lavias. Había pasado mucho tiempo haciendo misiones y viviendo aventuras por su cuenta. Los murciélagos volaron durante largo tiempo, hasta perder de vista Morata. Las montañas y los lagos se fueron alejando, hasta hacerse más pequeños que una uña. Volaban a tal altura que Morata apenas era un punto lejano. Finalmente, ¡el vuelo se detuvo! Los murciélagos aleteaban pero se mantenían en el mismo lugar. Tras esperar un rato, Weed preguntó: “¿Te has perdido, Tori?” “No, Maestro.” – respondió Tori con voz relajada. “¿Cuánto nos queda para llegar?” “Nada, ya estamos en el lugar.” “Entonces… ¿qué?” “Maestro, Todium, el Reino de los vampiros, es el Reino de la Nobleza de la Noche. ¡No podemos entrar durante el día!” “Así que…” “Tenemos que esperar a que anochezca.” Se quedaron flotando en el aire, escuchando el sonido del viento. Weed dejó escapar un profundo suspiro al oír a Tori decir eso con tanta naturalidad. ‘He traído a todo mi grupo, ¡desperdiciando un día entero por culpa de este bastardo ignorante!’ Weed se arrepentía muchísimo, ya que había perdido un día completo. “Tori.” “¿Por qué me miras así?” “Ven, acércate.” “No quiero acercarme.” Tori al fin se había dado cuenta, Weed tenía una gran sonrisa. “¿No has dicho que nos llevarías a mí y a mí grupo allí lo más rápido posible?” “Sí.” Tori enseñó sus colmillos y sonrió, haciendo una mueca. “Creo que esta será la última oportunidad que tendré de decirte adiós. ¿No te gustaban las esculturas que hago?” “¿Tus esculturas dices, Maestro? ¡Las esculturas del Maestro son preciosas!” Tori se acercó, en su cara no había ningún tipo de sospecha. ‘Eres un crédulo.’ Weed entrecerró los ojos y empezó a propinarle golpes. ¡Plas, plas, plas! Un sonido frío y vívido sonaba en el aire. Esta era la escena que Mapan recordaba haber visto. Pale y Yurin solo observaban. Los ojos de Hwaryeong empezaron a brillar. ‘Menuda fuerza. Es tan increíble…’ Golpeaba con firmeza por todas partes, con movimientos certeros. Geomchi hizo un gesto de asentimiento. ‘Parece que le he enseñado bien.’ El resto de los geomchis simpatizaban con las acciones de Weed. “Los golpes son con la mano abierta, no son puñetazos.” Geomchi3 tenía un hormigueo en las manos. “Yo también quiero pegarle.” Geomchi4 estaba de acuerdo. “Estaría bien tener un vampiro para poder golpearlo.” “Geomchi4, a ver si tenemos la oportunidad de conseguir uno.” “Ojalá.” Irene se vio obligada a presenciar en primera fila el espectáculo. ¡La manera de pensar que tenía esta gente no era normal! ‘¡Uno solo piensa en dinero y los otros son estrechos de miras y violentos!’ Era justo lo que Irene esperaba de la filosofía de Weed, pero aun así se compadecía de Tori. Weed podía sentir la paliza que estaba dando. Usaba gran cantidad de ataques en rápida sucesión, que creaban un eco grande y fuerte. ¡Weed había refinado su técnica golpeando a Tori! Su habilidad con la espada había mejorado, y por lo tanto también la cantidad de sus golpes. Cada vez que usaba las habilidades de forma correcta, hacía gran daño. Pero si el ataque no era preciso o se perdía el ritmo de los golpes, la habilidad se reiniciaba. Era necesario activar y usar las habilidades de combate apropiadamente. Esta era una de las cosas más importantes en Royal Road. Surka estaba impresionada. ‘¡Está dando puñetazos en el orden correcto!’ Comprobaba si podía aprender cualquier cosa de Weed. Debido a su clase, observaba si había alguna manera de hacer más daño que pudiera aprender. Así pasó el día y llegó la noche, abriéndose la puerta a Todium. ¡De repente se vieron con los pies en la tierra en vez de en el aire! ¡Kurururang! Se adentraron en las profundidades del misterioso pantano que había aparecido. “¡Esta es la entrada al Reino de Todium!” – dijo Tori. Tras decir estas palabras, se hundió en un agujero y desapareció. “¡Kyaaaah!” – Surka gritó para dar su toque femenino. Casi al mismo tiempo, se oyó una voz sinuosa: “¡El Reino de la Nobleza de la Noche! ¡Bienvenidos a Todium! ¡Kuehuehuehuehue!”